El Club Acuá­ti­co Umia, pre­mia­do en la ga­la anual de la FESSGA

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes -

El Club Acuá­ti­co Umia ob­tu­vo va­rios re­co­no­ci­mien­tos en la ga­la anual de la Fe­de­ra­ción de Sal­va­men­to y Socorrismo de Ga­li­cia ce­le­bra­da el pa­sa­do sá­ba­do en Cer­ce­da, que sir­vió para pre­miar a los me­jo­res de­por­tis­tas y clu­bes de la pa­sa­da tem­po­ra­da.

En­tre los pre­mia­dos, ca­be des­ta­car a la cal­den­se An­tía García, que re­ci­bió el pre­mio al mé­ri­to de­por­ti­vo en re­co­no­ci­mien­to a sus gran­des re­sul­ta­dos no so­lo con su club, sino tam­bién re­pre­sen­tan­do a la se­lec­ción es­pa­ño­la al­can­zan­do co­tas nun­ca an­tes vis­tas en el sal­va­men­to gallego. Ade­más, tam­bién fue­ron ga­lar­do­na­dos Marta Troi­ti­ño y el téc­ni­co del club Die­go López.

Con so­lo 15 años, y tras ape­nas cua­tro años ju­gan­do al squash, Marta y Ma­ría Do­mín­guez ya se han for­ja­do un pal­ma­rés que las con­vier­te en dos de las más fir­mes pro­me­sas de un de­por­te en el que Ga­li­cia es to­da una po­ten­cia, con el san­tia­gués Bor­ja Go­lán y la vi­gue­sa Xi­se­la Aran­da co­mo gran­des fi­gu­ras na­cio­na­les. Ha­ce me­nos de dos se­ma­nas, es­tas dos her­ma­nas se en­fren­ta­ron en la fi­nal del cam­peo­na­to de Ga­li­cia sub-17, vol­vien­do a cum­plir­se el guion ha­bi­tual en el que Marta su­pera a su Ma­ría. Y es que el pro­ble­ma de ser me­lli­zas y de­can­tar­se por un mis­mo de­por­te es que, cuan­do am­bas al­can­zan un al­to ni­vel, tu her­ma­na se con­vier­te tam­bién en tu gran ri­val.

Sus ini­cios en el mun­do del squash lle­ga­ron por ca­sua­li­dad cuan­do con­ta­ban con so­lo 11 años. Hasta en­ton­ces, es­tas dos her­ma­nas vi­gue­sas se ha­bían de­can­ta­do por el fút­bol, pe­ro un día fue­ron a ver a su pa­dre en un par­ti­do de squash y, tras le­sio­nar­se su ri­val, se ani­ma­ron a sal­tar a la pis­ta. «Nos pu­si­mos a ha­cer un po­co el ton­to, por­que ca­si no sa­bía­mos ni dar­le a la bo­la, pe­ro cuan­do nos vio el pre­si­den­te del Vi­go Squash le di­jo a mi pa­dre que ju­gá­ba­mos bien y que te­nía que apun­tar­nos al club. Así que fui­mos a pro­bar un día y hasta hoy», cuen­ta Marta.

Des­de en­ton­ces, la evo­lu­ción de am­bas ha si­do im­pa­ra­ble, aun­que cu­rio­sa­men­te con es­ti­los de jue­go muy dis­tin­tos. «Ella juega muy bien atrás, me­tien­do mu­cho rit­mo, mien­tras que a mí me gus­ta más ju­gar de­lan­te y ha­cer de­ja­das —ex­pli­ca Marta—. Te­ne­mos un ti­po de jue­go dis­tin­to, ca­da una tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas y sus vir­tu­des», aña­de.

Es­ta tem­po­ra­da, las dos her­ma­nas cam­bia­ron de club y aho­ra mi­li­tan en el Squash Pon­te­ve­dra, don­de ase­gu­ran sen­tir­se muy a gus­to. «Es­ta­mos muy con­ten­tas, hay un am­bien­te muy cá­li­do», afir­ma Ma­ría. Y si ellas es­tán sa­tis­fe­chas, lo mis­mo su­ce­de con el res­pon­sa­ble de su nue­vo club, Mi­guel No­ve­gil, que se des­ha­ce en elo­gios ha­cia sus nue­vas ju­ga­do­ras. «Las dos tie­nen bue­nas cua­li­da­des y una gran pro­yec­ción —apun­ta—. Son fuer­tes, tie­nen bue­na es­ta­tu­ra y son muy tra­ba­ja­do­ras. Da gus­to en­tre­nar­las», aña­de.

A por el cam­peo­na­to de España

Des­pués de su úl­ti­mo éxi­to, am­bas par­ten hoy ha­cia Va­len­cia a dispu­tar el cam­peo­na­to de España sub-17. Marta, con cua­tro tí­tu­los au­to­nó­mi­cos, tres na­cio­na­les, tres vic­to­rias en Co­pas de España con­se­cu­ti­vas, y tras ha­ber si­do cuar­ta en un cam­peo­na­to de España ab­so­lu­to, par­te co­mo fa­vo­ri­ta. Pe­ro Ma­ría, que tam­bién cuen­ta en su ha­ber con un tí­tu­lo de cam­peo­na ga­lle­ga sub-15 y va­rios sub­cam­peo­na­tos en tor­neo en los que ca­yó an­te su her­ma­na, se mues­tra dis­pues­ta a cam­biar la ten­den­cia de una vez por to­das.

«A ve­ces es frus­tran­te en­tre­nar y con­vi­vir to­dos los días con ella, y ver que siem­pre te ga­na ha­cien­do lo mis­mo que tú —ad­mi­te Ma­ría—. Pe­ro des­pués, cuan­do es­ta­mos en ca­sa, nos lle­va­mos bien y nos ale­gra­mos ca­da una de las vic­to­rias de la otra», acla­ra. Marta, por su par­te, re­co­no­ce que no le es gra­to te­ner que ju­gar­se los tí­tu­los con su me­lli­za. Pe­ro, al sal­tar a la pis­ta, el amor fra­terno que­da a un la­do. «Me gus­ta que mi her­ma­na lle­gue a la fi­nal pe­ro no me gus­ta ga­nar­le a ella, pre­fe­ri­ría ga­nar­le a otra per­so­na», ex­pli­ca. Y a la vez re­co­no­ce que su her­ma­na se lo es­tá po­nien­do ca­da día más di­fí­cil. «Ca­da vez nos co­no­ce­mos me­jor, có­mo ju­ga­mos, y la ver­dad es que me cues­ta más ga­nar­le», afir­ma. En to­do ca­so, aun­que no coin­ci­dan en el or­den que les gus­ta­ría ocu­par, sí lo ha­cen en el de­seo de lle­gar jun­tas lo más le­jos po­si­ble. «Oja­lá po­da­mos su­bir las dos al po­dio», afir­ma Ma­ría.

Una vez dis­pu­ten es­te cam­peo­na­to, Marta y Ma­ría ya se mar­can nue­vos re­tos, y en es­to sí coin­ci­den ple­na­men­te. «Nos gus­ta­ría vol­ver al Dutch Ju­nior Open, en Ho­lan­da, al que ya fui­mos el año pa­sa­do. Y tam­bién ir al Bri­tish, que es el tor­neo más im­por­tan­te, para ju­gar con­tra las me­jo­res ju­ga­do­ras», cuen­ta Ma­ría. «Y tam­bién al Eu­ro­peo, que ju­gar con España mo­la», aña­de Marta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.