El ac­ti­vis­ta que es fe­liz pi­san­do al­deas per­di­das

Bus­ca cas­ca­das y pa­ra­jes ig­no­tos, char­la con ma­yo­res de lu­ga­res re­cón­di­tos y lue­go lo cuen­ta en blogs

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

La en­tre­vis­ta po­dría ti­tu­lar­se des­mon­tan­do a Ela­dio To­rres. No por­que se tra­te de sa­car­le los co­lo­res con res­pec­to a su tra­yec­to­ria, ni mu­cho me­nos. Sino por­que la in­ten­ción es via­jar con la con­ver­sa­ción por sus fa­ce­tas más des­co­no­ci­das. Por­que Ela­dio es un per­so­na­je pú­bli­co, so­bre to­do, por su con­di­ción de ac­ti­vis­ta en la Plataforma de Os Pra­ce­res, la que lu­chó con­tra la co­lo­ca­ción de los pa­sos a ni­vel en me­dio de esa lo­ca­li­dad pon­te­ve­dre­sa y los re­lle­nos del puer­to de Ma­rín en Es­tri­be­la. O tam­bién por sus pi­ni­tos po­lí­ti­cos, ya que in­ten­tó sin éxi­to con­ver­tir­se en con­ce­jal de Pon­te­ve­dra. Pe­ro re­sul­ta que hay una par­te de su vi­da en la que Ela­dio pier­de hasta su nom­bre y se con­vier­te en Xoán Arco da Ve­lla, que es su apo­do en las re­des so­cia­les. En dis­tin­tos blogs, pá­gi­nas de Fa­ce­book y demás va­cía to­do lo que apren­de a pie de al­dea. Lle­va des­de los años ochen­ta pa­tean­do Ga­li­cia en bus­ca de au­ten­ti­ci­dad. Di­ce que tie­ne «ga­li­de­pen­den­cia». Y, al me­nos una vez a la se­ma­na, se po­ne la mo­chi­la y bus­ca cas­ca­das ig­no­tas, re­co­rre is­las po­co vi­si­ta­das, char­la con pai­sa­nos de lu­ga­res re­cón­di­tos, gra­ba con su cá­ma­ra dan­zas an­ces­tra­les o, sim­ple­men­te, es un hom­bre fe­liz pa­sean­do por un ca­mino hon­do, de ár­bo­les al­tas y sue­lo mo­ja­do.

Él quie­re em­pe­zar ha­blan­do de to­do lo que des­cu­bre en el ma­pa gallego. Y es di­fí­cil apear­le de su idea, por­que tie­ne el don de la pa­la­bra. Ha­bla, por ejem­plo, de que em­pe­zó a re­co­rrer Ga­li­cia en los años ochen­ta. Y que lo pri­me­ro que se le me­tió en­tre ce­ja y ce­ja fue pi­sar to­das las is­las e is­lo­tes. Tie­ne gra­ba­dos en la me­mo­ria los días que pa­só en No­ro. «Es­te illo­te é un­ha mo­le de gra­ni­to e ten un mon­tón de ga­le- Ela­dio To­rres sa­le a re­co­rrer Ga­li­cia to­das las se­ma­nas y lue­go cuen­ta en blogs su ex­pe­rien­cia.

rías, así que o mar ao pe­tar ne­la fai moi­tí­si­mo ruí­do. Es­tan­do alí en­ten­dín que na zo­na de Agui­ño e Ri­bei­ra a len­da di­ga que aí vi­ve a San­ta Com­pa­ña», ex­pli­ca. Lue­go, po­co a po­co, Ela­dio, que cuan­do ha­bla mue­ve mu­cho los bra­zos y la lar­ga co­le­ta que lle­va sin cor­tar des­de el año 2000, se de­ja pre­gun­tar so­bre su pa­sa­do para en­ten­der có­mo na­ció en él esa cu­rio­si­dad por Ga­li­cia.

Hi­jo de Es­pe­ran­za, «a Ca­rra­cha»

Ela­dio na­ció don­de vi­ve y don­de tie­ne pre­vis­to que­dar­se para siem­pre: en Ou­tei­ro, en Lou­ri­zán, que di­ce que es de Pon­te­ve­dra y no de Ma­rín por un «ac­ci­den­te po­lí­ti­co». Es hi­jo de Es­pe­ran­za, a Ca­rra­cha. De pe­que­ño se acuer­da de «en­re­dar moi­to na praia que en­tón che­ga­ba on­da a igre­xa». Y de que en la es­cue­la no ha­bía agua po­ta­ble e iban a bus­car­la a un po­zo al que ca­si al­can­za­ba la ma­rea. Tam­bién cuen­ta que su pa­dre se mu­rió cuan­do él era ni­ño. Y, aun­que lo ex­pli­ca con son­ri­sa, la voz se le en­tris­te­ce cuan­do re­cuer­da que su ma­dre, ma­ris­ca­do­ra, co­ti­zó du­ran­te años y años con una ilu­sión: la ju­bi­la­ción. «E deu­lle un in­far­to aos 59 anos e nun­ca co­brou nada», di­ce. La ne­ce­si­dad hi­zo que él se subie­se a un bar­co con des­tino al Gran Sol con 16 años. Apun­ta que el mar no es fá­cil, que «o mar é in­men­so», y que no en­tien­de la pa­ra­do­ja del Gran Sol:

«¿Co­mo se lle po­de cha­mar así a un si­tio on­de eu nun­ca vin aso­mar o sol?». Tar­dó cua­tro años en vol­ver a asen­tar­se en tie­rra. A los vein­te em­pe­zó a tra­ba­jar en En­ce, a la que él le lla­ma «a fá­bri­ca», y en la que si­gue ac­ti­vo. A los 25 se ca­só con una mu­jer a la que de­fi­ne co­mo «a me­llor que po­do ter ao meu la­do» y a la que en­con­tró en un bai­le en O Sei­xo. Tie­ne dos hi­jos de los que ha­bla con en­tu­sias­mo y di­ce que, cuan­do se tra­ta de cues­tio­nes de dig­ni­dad, no pue­de mi­rar para otro la­do. «Can­do me me­tín no da plataforma do tren fi­xen moi­tos inimi­gos. Moi­tos pre­gun­tá­ban­se ca­les eran os meus in­tere­ses, por­que den­de a mi­ña ca­sa non ve­xo o tren. E non en­ten­dían que o que me mo­vía era o aten­ta­do con­tra a dig­ni­da­de», in­di­ca.

Lue­go, vuel­ve por los fue­ros de sus re­co­rri­dos por Ga­li­cia. Sa­le una vez a la se­ma­na, mu­chas ve­ces acom­pa­ña­do de es­tu­dian­tes de Tu­ris­mo u otras per­so­nas que le pi­den que les guíe. Se pier­de por O Cou­rel, por la sie­rra de O Suído o por al­deas en las que lo mis­mo des­cu­bre có­mo se co­me el co­ci­do den­tro de una fi­lloa que re­ci­be una lec­ción de sos­te­ni­bi­li­dad: «En­cán­ta­me can­do me con­tan o ci­clo das cou­sas. Que a tra­di­ción é que se plan­ta­ran eu­ca­lip­tos para pa­gar as co­mu­ñóns dos fi­llos, cas­ta­ños para pa­gar as vo­das e car­ba­llos para os en­te­rros. O ci­clo da vi­da tal cal».

La mis­ma in­sis­ten­cia que mos­tró en su vi­da de ac­ti­vis­ta la po­ne cuan­do sa­le de gar­beo por el ma­pa gallego. Fue tres ve­ces al río Quiroga para in­ten­tar dar con una cas­ca­da de la que so­lo to­pó una fo­to. E irá una cuar­ta. Quie­re en­con­trar­la, so­bre to­do des­de que un pai­sano le di­jo que, si se me­tía en­tre un tú­nel de ma­le­za lar­go, la to­pa­ría. Se em­pa­pa del pai­sa­na­je en ta­ber­nas o en las ca­sas que le van abrien­do las puer­tas, aun­que ten­ga que re­cha­zar el va­so de vino que le ofre­cen por­que es abs­te­mio. Di­ce que la Ga­li­cia in­ma­te­rial, la sa­bi­du­ría que que­da en las al­deas, es in­fi­ni­ta. Y cuen­ta qué es lo pri­me­ro que le pre­gun­tan cuan­do apa­re­ce por los ca­mi­nos con la mo­chi­la: «O pri­mei­ro que pen­san ao ver­me coa cá­ma­ra é que son do ca­tas­tro, un­ha vez que lles di­go que non xa se tran­qui­li­za to­do o mun­do. O de le­var co­le­ta xa non asus­ta nada... un­ha se­ño­ri­ña dí­xo­me un día que os que saían nos te­le­dia­rios ían to­dos con tra­xe e rou­ba­ban moi­to». Con la dé­ca­da de los cin­cuen­ta ca­si ago­ta­da, se deses­tre­sa a par­tes igua­les con sus ex­cur­sio­nes y en un huer­to en el que pue­de pa­sar­se dos ho­ras plan­tan­do ocho to­ma­tes y que abo­na con com­post. Se que­da pen­sa­ti­vo al pre­gun­tar­le si es fe­liz. Y aca­ba di­cien­do: «Pois si, ser fe­liz é moi ba­ra­to».

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.