La ma­yo­ría de los co­le­gios de Ga­li­cia op­tan por se­pa­rar a los ge­me­los

Los psi­có­lo­gos afir­man que ir a cla­ses dis­tin­tas les per­mi­te desa­rro­llar su iden­ti­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TA­MA­RA MONTERO

Han com­par­ti­do nue­ve me­ses en el úte­ro. Na­cie­ron a la vez. Cre­cie­ron jun­tos. Y aho­ra em­pie­zan el co­le­gio al mis­mo tiem­po. Pe­ro lo más pro­ba­ble es que lo ha­gan en au­las se­pa­ra­das. Es lo que les ha ocu­rri­do a dos ge­me­las de Vi­vei­ro cu­yos pa­dres pre­fie­ren que es­tén en la mis­ma cla­se. Pe­ro la ma­yo­ría de los cen­tros es­co­la­res pú­bli­cos de Ga­li­cia op­tan por que los ge­me­los es­tén en au­las di­fe­ren­tes. ¿Es una de­ci­sión ar­bi­tra­ria? Pa­ra na­da. Más bien al con­tra­rio.

«Un­ha das mo­ti­va­cións que ten é o fei­to de dar­lles o seu es­pa­zo, a súa au­to­no­mía, e que non ha­xa com­pe­ten­cia nin com­pa­ra­ción». Lo ex­pli­ca el pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va y de la Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­da­de da Coruña Eduar­do Bar­ca, que, en prin­ci­pio, com­par­te ese cri­te­rio ma­yo­ri­ta­rio en los cen­tros es­co­la­res de la co­mu­ni­dad. Un cri­te­rio que de­ci­den con to­tal li­ber- tad los co­le­gios, se­gún re­mar­có ayer la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción, que pun­tua­li­za que se tra­ta de una de­ter­mi­na­ción que «to­man moi­tos cen­tros de en­sino».

¿Se pue­de cam­biar ese cri­te­rio? Se pue­de. La je­fa te­rri­to­rial de Edu­ca­ción in­for­mó a los pa­dres de Vi­vei­ro de que tie­nen la op­ción de acu­dir a sus re­pre­sen­tan­tes en el con­se­llo es­co­lar pa­ra que se de­ba­ta en él. Tam­bién los ex­per­tos creen que a ese cri­te­rio ge­ne­ral hay que ha­cer las ex­cep­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias. Pe­ro que tie­nen que es­tar jus­ti­fi­ca­das. «Po­de ser por pro­ble­mas emo­cio­nais», ex­pli­ca Bar­ca. O in­clu­so porque un her­mano ha­ce de apo­yo de otro re­cién adop­ta­do, por ejem­plo. Bar­ca, sin em­bar­go, re­cal­ca que de­be ser per­so­nal es­pe­cia­li­za­do el que re­co­mien­de no se­guir la pau­ta ge­ne­ral.

De la mis­ma opi­nión es el psi­có­lo­go edu­ca­ti­vo Hi­pó­li­to Puen­te, vi­ce­de­cano del Co­le­xio de Psi­co­lo­xía de Ga­li­cia, que ha­ce una di­fe­ren­cia­ción en­tre los ge­me­los idén­ti­cos y los me­lli­zos o her­ma­nos de dis­tin­tas eda­des que Bar­ca no con­tem­pla. «A cues­tión dos ir­máns xe­mel­gos é que ca­se sem­pre un é do­mi­nan­te e o ou­tro vi­ve a ex­pen­sas», lo que lle­va a que uno de ellos «ca­re­za de iden­ti­da­de pro­pia». Él mis­mo ha lle­ga­do a diag­nos­ti­car ca­sos de pro­ble­mas de apren­di­za­je, de so­cia­li­za­ción y de in­ter­ac­ción porque uno de los ge­me­los «é un apén­di­ce do ou­tro». Pe­ro, co­mo con to­do, siem­pre pue­den ha­cer­se ex­cep­cio­nes: «Po­de ha­ber cir­cuns­tan­cias es­pe­ciais, ana­li­za­das, que acon­se­llen ob­viar ese prin­ci­pio», co­mo que es­tén pa­san­do un mal mo­men­to o que ha­ya una en­fer­me­dad.

En el ca­so de los me­lli­zos o de her­ma­nos de dis­tin­tas eda­des, el vi­ce­de­cano del Co­le­xio de Psi­co- lo­xía de Ga­li­cia cree que la si­tua­ción es la con­tra­ria: pue­den es­tar en la mis­ma cla­se sal­vo que ha­ya si­tua­cio­nes, co­mo la de­pen­den­cia emo­cio­nal en­tre her­ma­nos, que re­co­mien­den que es­tén se­pa­ra­dos. «Nes­tes ca­sos non hai o pro­ble­ma da per­da de iden­ti­da­de que se dá nos xe­mel­gos», afir­ma Puen­te.

¿Y si no se adap­tan?

Tam­bién pue­de ocu­rrir que no se acos­tum­bren a es­tar se­pa­ra­dos. «Hai que ter en con­ta un pe­río­do de adap­ta­ción», di­ce Hi­pó­li­to Puen­te, que re­cuer­da que te­ner jun­tos o se­pa­ra­dos a los her­ma­nos es una cues­tión or­ga­ni­za­ti­va del cen­tro en la que se tie­nen en cuen­ta mu­chas va­ria­bles. Si pa­sa­do un tiem­po pru­den­cial los pe­que­ños llo­ran, bajan en su ren­di­mien­to o re­pi­ten que no quie­ren ir a cla­se, hay que abor­dar otras es­tra­te­gias, co­mo de­jar que es­tén jun­tos de nue­vo. Aun­que, sub­ra­ya Eduar­do Bar­ca, con la vi­sión pues­ta en vol­ver a dar­les su es­pa­cio el cur­so si­guien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.