Un bri­ga­da del Ejér­ci­to es­ta­fó en Ga­li­cia más de un mi­llón de eu­ros en la com­pra de car­ne

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

En cua­tro años de pri­sión ha de­ja­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo la con­de­na por es­ta­fa pa­ra el bri­ga­da Jo­sé Ig­na­cio de Carlos, que es­ta­ba des­ti­na­do en el Re­gi­mien­to In­me­mo­rial del Rey, en el Cuar­tel Ge­ne­ral del Ejér­ci­to en Ma­drid, don­de era res­pon­sa­ble de la com­pra de su­mi­nis­tros de ali­men­ta­ción. En­tre los pro­vee­do­res de car­ne es­ta­ba el gru­po ga­lle­go Co­ren, al cual, des­pués de una pri­me­ra eta­pa de en­tre­gas or­di­na­rias en­tre oc­tu­bre del 2003 y enero del 2005, les hi­zo lle­gar el mi­li­tar que de­bían uti­li­zar tam­bién cá­ma­ras fri­go­rí­fi­cas del Ejér­ci­to en Mer­ca­ma­drid. Fue así co­mo, sin co­no­ci­mien­to del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, el acu­sa­do dio co­ber­tu­ra a la re­cep­ción de car­ne por va­lor de al­go más de un mi­llón de eu­ros que lue­go se ven­día a pre­cios más ba­jos en­tre An­da­lu­cía y Le­van­te.

Juz­ga­dos y con­de­na­dos por es­ta­fa con­ti­nua­da, tan­to el mi­li­tar co­mo la per­so­na aje­na al ejér­ci­to que en al­gún mo­men­to ac­tuó co­mo in­ter­me­dia­rio, Juan Ra­món Sán­chez, pri­me­ro la Audiencia Pro­vin­cial de Ma­drid y aho­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo fi­ja­ron pe­nas de pri­sión y tam­bién in­clu­ye­ron en la con­de­na el pago de 1,1 mi­llo­nes de eu­ros a las em­pre­sas de Co­ren.

La pe­na atri­bu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil sub­si­dia­ria al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, tal y co­mo ha­bía pe­di­do el abo­ga­do Ar­tu­ro Cas­tri­llo Es­co­bar, que fue quien de­fen­dió los in­tere­ses de la fir­ma ga­lle­ga en es­te asun­to.

Apar­te de la deu­da efec­ti­va, co­rres­pon­dien­te a la mer­can­cía ser­vi­da y no pa­ga­da, la sa­la im­po­ne el pago de in­tere­ses des­de el año 2007. La pe­na pa­ra el segundo acu­sa­do es de tres años de pri­sión.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo es­ti­ma que en es­te ca­so ha ha­bi­do un «plan men­daz» por par­te de los dos im­pli­ca­dos pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios ilí­ci­tos. El mi­li­tar ofre­cía la apa­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner el en­ga­ño, mien­tras que el otro acu­sa­do era quien fa­ci­li­ta­ba, con su co­no­ci­mien­to pre­vio del sec­tor, las re­la­cio­nes con los pro­vee­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.