Mue­re un pon­te­ve­drés de 35 años por un gol­pe de mar al in­ten­tar sal­var a una mu­jer en Te­ne­ri­fe

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MAR­COS GAGO

Un pon­te­ve­drés afin­ca­do en Ca­na­rias, Da­vid Pa­ti­ño Vi­las, de 35 años, fa­lle­ció el miér­co­les por la tar­de arras­tra­do por un gol­pe de mar en Te­ne­ri­fe cuan­do in­ten­ta­ba ale­jar de una zo­na de ries­go a una mu­jer, que tam­bién mu­rió en es­te su­ce­so y por la mis­ma cau­sa.

Se­gún el al­cal­de de San­tia­go del Tei­de, Emi­lio Na­va­rro, el su­ce­so ocu­rrió en torno a las 17.30 ho­ras del miér­co­les. Nu­me­ro­sas per­so­nas es­ta­ban ob­ser­van­do el mar en una zo­na fa­mo­sa por sus pis­ci­nas na­tu­ra­les. Da­vid, que te­nía la tar­de li­bre, y su no­via se acer­ca­ron a es­te pun­to cos­te­ro pa­ra dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo de las olas y el vien­to en el li­to­ral.

Fue en ese mo­men­to cuan­do el pon­te­ve­drés vio que ha­bía una mu­jer ba­ñán­do­se en la pis­ci­na al pie del acan­ti­la­do y per­ci­bió el pe­li­gro. Era una tu­ris­ta de Pa­len­cia de unos 60 años que par­ti­ci­pa­ba de un via­je del Im­ser­so, se­gún apun­ta­ron me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­su­la­res. El al­cal­de ex­pli­có que el pon­te­ve­drés in­ten­tó ad­ver­tir a la mu­jer, sin aban­do­nar nun­ca la par­te ha­bi­tual­men­te se­ca del lu­gar. «Al ver có­mo es­ta­ba el mar qui­so avi­sar­la de que sa­lie­ra del agua», apun­tó el re­gi­dor. En­ton­ces se pro­du­jo la tra­ge­dia: un fuer­te gol­pe de mar ba­rrió la pis­ci­na y su en­torno al­can­zan­do in­clu­so las ro­cas que nor­mal­men­te per­ma­ne­cen en se­co. En gra­ba­cio­nes de tes­ti­gos que han tras­cen­di­do en re­des so­cia­les se ve có­mo las olas es­tu­vie­ron muy cer­ca de lle­var­se a más es­pec­ta­do­res. Las otras per­so­nas que se en­con­tra­ban en es­te lu­gar die­ron avi­so al ser­vi­cio de emergencias del 112 Ca­na­rias, que mo­vi­li­zó a los bom­be­ros de Te­ne­ri­fe y un he­li­cóp­te­ro y em­bar­ca­cio­nes de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo y a la Guar­dia Ci­vil. Sin em­bar­go, no se pu­do ha­cer na­da, sal­vo res­ca­tar am­bos ca­dá­ve­res.

«Es un hé­roe, dio su vi­da»

El al­cal­de tu­vo pa­la­bras de emo­cio­na­do elo­gio pa­ra Da­vid: «Es un hé­roe, lo que hi­zo es de hé­roes, per­der su vi­da pa­ra in­ten­tar sal­var a otra per­so­na». Des­gra­cia­da­men­te, el mar fue in­mi­se­ri­cor­de. El pleno de San­tia­go del Tei­de ce­le­bró ayer por la tar­de un con­mo­ve­dor re­co­no­ci­mien­to a los pro­ta­go­nis­tas de es­ta jor­na­da. Tam­bién hon­ró a uno de sus po­li­cías lo­ca­les, Jo­sé Juan Ca­za­ña, que con ries­go de su vi­da en­tró en el agi­ta­do mar pa­ra in­ten­tar sal­var a los dos. «Se lan­zó al agua, lo in­ten­tó to­do, pe­ro no pu­do ha­cer na­da», aña­dió el re­gi­dor. Hu­bo otro va­lien­te más, un tu­ris­ta ita­liano, de­por­tis­ta de wa­ter­po­lo, que tam­bién se echó al mar pa­ra ayu­dar. Tan­to él co­mo el agen­te lo­gra­ron re­gre­sar a tie­rra, a sal­vo, pe­ro con el sa­bor agrio de no lo­grar su ob­je­ti­vo de sal­var a las dos víc­ti­mas del su­ce­so. Aun­que en un prin­ci­pio, se ha­bló de una per­so­na más arras­tra­da por las olas, no hay in­di­cios de que fal­te na­die más en la is­la.

La no­ti­cia con­mo­cio­nó a la pa­rro­quia pon­te­ve­dre­sa de Lou­ri­zán, de don­de era na­tu­ral el fa­lle­ci­do y don­de su fa­mi­lia es muy co­no­ci­da. Tras la au­top­sia, el ca­dá­ver se tras­la­da­rá a Ga­li­cia, don­de se­rá en­te­rra­do, se­gún in­di­ca­ron fuen­tes ve­ci­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.