El Go­bierno de The­re­sa May re­cu­rre a En­ri­que VIII pa­ra trans­fe­rir las le­yes co­mu­ni­ta­rias al de­re­cho bri­tá­ni­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - RITA A. TUDELA

No han pa­sa­do 24 ho­ras des­de la ac­ti­va­ción del ar­tícu­lo 50 y las di­fi­cul­ta­des de la ne­go­cia­ción del brexit ya han que­da­do al des­cu­bier­to. Pa­ra los lí­de­res eu­ro­peos, la car­ta que The­re­sa May en­tre­gó a Bru­se­las te­nía una lí­nea ro­ja: la ame­na­za de de­jar de co­la­bo­rar en te­mas de se­gu­ri­dad con la Unión Eu­ro­pea si no se con­si­gue un acuer­do co­mer­cial.

En Lon­dres, le­jos de dar­se por alu­di­dos, in­ten­ta­ron qui­tar hie­rro al asun­to. «En tér­mi­nos de se­gu­ri­dad, un fra­ca­so a la ho­ra de al­can­zar un acuer­do se tra­du­ci­ría en el de­bi­li­ta­mien­to de nues­tra coope­ra­ción en la lu­cha con­tra el cri­men y el te­rro­ris­mo», es­cri­bió May en la mi­si­va, que ten­só el am­bien­te na­da más ac­ti­var­se la sa­li­da. Pa­ra el mi­nis­tro bri­tá­ni­co del brexit, Da­vid Da­vis, esas lí­neas no son «una ame­na­za», sino un ar­gu­men­to que cons­ta­ta el he­cho de que se­ría per­ju­di­cial pa­ra am­bas par­tes que no se lle­gue a un acuer­do. Su­bra­yan­do el es­pí­ri­tu «po­si­ti­vo» y de coope­ra­ción del tex­to, Da­vis re­co­no­ció que los po­lí­ti­cos eu­ro­peos con los que ha ha­bla­do tras la en­tre­ga de la car­ta le tras­la­da­ron que el tono de la mi­si­va «es bueno».

La mi­nis­tra de In­te­rior, Am­ber Rudd, re­cor­dó que Lon­dres es el ma­yor con­tri­bu­yen­te de la Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Po­li­cía (Eu­ro­pol). Pa­ra ella, la se­gu­ri­dad tie­ne que ser ob­je­to de ne­go­cia­cio­nes, co­mo el res­to de los pun­tos del acuer­do fi­nal. Al­go que no com­par­te el li­be­ral­de­mó­cra­ta Brian Pad­dick, an­ti­guo co­mi­sa­rio ad­jun­to de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Lon­dres, pa­ra quien la car­ta en­via­da a la UE es «una ame­na­za im­plí­ci­ta» a los 27 so­cios.

En me­dio de la po­lé­mi­ca, el Reino Uni­do co­men­zó a dar los pri­me­ros pa­sos pa­ra re­cu­pe­rar la ju­ris­dic­ción de sus le­yes. El me­ca­nis­mo se­rá la co­no­ci­da co­mo Ley de la Gran De­ro­ga­ción. Pa­ra adap­tar las nor­ma­ti­vas co­mu­ni­ta­rias al de­re­cho bri­tá­ni­co, re­cu­rri­rá a un de­cre­to co­no­ci­do co­mo los po­de­res de En­ri­que VIII.

El ob­je­ti­vo es ase­gu­rar­se que no se pro­du­ce un sal­to le­gis­la­ti­vo al va­cío den­tro de dos años. A par­tir de la apro­ba­ción de ese ins­tru­men­to, se irán exa­mi­nan­do una a una to­das esas le­yes eu­ro­peas pa­ra ir en­men­dán­do­las o de­ro­gán­do­las. Pa­ra Da­vis, con es­ta ac­ción «se pon­drá fin a la su­pre­ma­cía» de la le­gis­la­ción de la UE en el Reino Uni­do. Ade­más, ase­gu­ró que esa ley «pro­por­cio­na­rá cla­ri­dad y cer­te­za a em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res y con­su­mi­do­res en to­do el Reino Uni­do».

Los pla­nes del Go­bierno des­pier­tan re­ce­lo en­tre la opo­si­ción, porque da­rán a los mi­nis­tros, ade­más de a los Go­bier­nos re­gio­na­les de Es­co­cia, Ir­lan­da del Nor­te y Ga­les, la po­tes­tad, du­ran­te un breve pe­río­do de tiem­po, de cam­biar esas le­yes eu­ro­peas, re­cu­rrien­do al me­ca­nis­mo de 1539 que usó En­ri­que VIII pa­ra le­gis­lar por pro­cla­ma­ción, sin te­ner en cuen­ta al Par­la­men­to.

Lon­dres nie­ga un chan­ta­je a la Unión en vin­cu­lar la se­gu­ri­dad con el acuer­do co­mer­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.