Ma­du­ro ace­le­ra ha­cia la dic­ta­du­ra

El Su­pre­mo, con­tro­la­do por el cha­vis­mo, retira las com­pe­ten­cias al Par­la­men­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) ve­ne­zo­lano dio ple­nos po­de­res al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra ejer­cer fun­cio­nes ju­di­cia­les, al tiem­po que se arro­gó pa­ra la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal del po­der ju­di­cial, o pa­ra «quien es­ta dis­pon­ga» la fa­cul­tad de dic­tar le­yes. La sen­ten­cia es la nú­me­ro 57 que el TSJ emi­te con­tra la Asam­blea Nacional, y se­gún los pro­pios dipu­tados cons­ti­tu­ye un «gol­pe de Es­ta­do».

Ocu­rre, ade­más, ape­nas dos días des­pués de que con 20 vo­tos a fa­vor, la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos co­men­za­ra a dis­cu­tir la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na al Go­bierno de Ve­ne­zue­la.

El pre­si­den­te de la Asam­blea Nacional, Ju­lio Bor­ges, ca­li­fi­có de «ba­su­ra» la sen­ten­cia, anun­ció que el Par­la­men­to «des­co­no­ce al Tri­bu­nal Su­pre­mo» y agre­gó que Ma­du­ro «pre­ten­de se­guir en­deu­dan­do al país y otor­gan­do con­ce­sio­nes pe­tro­le­ras sin te­ner que pa­sar por la Asam­blea. Por eso ad­ver­ti­mos que un fu­tu­ro Go­bierno de Ve­ne­zue­la des­co­no­ce­rá cual­quier com­pro­mi­so con­traí­do en ta­les con­di­cio­nes». Va­rios dipu­tados de la Asam­blea que fue­ron a de­nun­ciar la sen­ten­cia a la se­de del al­to tri­bu­nal fue­ron gol­pea­dos por la Guar­dia Nacional. Una pe­rio­dis­ta re­sul­tó he­ri­da.

La de­ci­sión del TSJ res­pon­de a una so­li­ci­tud de in­ter­pre­ta­ción so­bre si el Go­bierno ve­ne­zo­lano pue­de es­ta­ble­cer em­pre­sas mix­tas pe­tro­le­ras sin con­tar con el Par­la­men­to porque es­te se en­cuen­tra en un su­pues­to «desaca­to», ya que el mis­mo Su­pre­mo, en di­ciem­bre del 2015, re­fu­tó a tres dipu­tados que le da­ban a la opo­si­ción la «su­per­ma­yo­ría» ne­ce­sa­ria pa­ra des­ti­tuir a los ma­gis­tra­dos del TSJ y nom­brar a un nue­vo Con­se­jo Nacional Elec­to­ral.

Se­gún el abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta li­ga­do al cha­vis­mo, Oleg Oro­pe­za, la ca­pa­ci­dad de le­gis­lar de Ma­du­ro se li­mi­ta al área pe­tro­le­ra; pe­ro pa­ra Eglée Gon­zá­lez, pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria de De­re­cho, la re­dac­ción de la sen­ten­cia es tan la­xa que «ha­bi­li­ta a Ma­du­ro pa­ra re­for­mar cual­quier ley».

Ade­más, una sen­ten­cia pre­via li­mi­ta la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria y en la prác­ti­ca, ha­bi­li­ta a Ma­du­ro pa­ra es­ta­ble­cer jui­cio mi­li­tar por trai­ción a la Pa­tria a los dipu­tados opo­si­to­res por ha­ber apo­ya­do la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na de la OEA. Di­cha sen­ten­cia, ade­más, per­mi­te al man­da­ta­rio aban­do­nar cual­quier con­ve­nio in­ter­na­cio­nal sus­cri­to por Ve­ne­zue­la.

JUAN BARRETO AFP

Pe­leas en las

ca­lles. Tras la re­so­lu­ción del Par­la­men­to, los in­ci­den­tes se mul­ti­pli­ca­ron en las ca­lles de to­do el país. En la fo­to, la dipu­tada opo­si­to­ra Ame­lia Be­li­sa­rio es su­je­ta­da tras ser agre­di­da por las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.