Mé­len­chon re­cha­za unir­se a Ha­mon y el so­cia­lis­ta se hun­de aún más en las en­cues­tas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALEXANDRA F. COEGO

La pro­fun­da frac­tu­ra en el seno del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés (PS) ha he­cho su pri­mer crac. El apo­yo pú­bli­co de Ma­nuel Valls a Em­ma­nuel Ma­cron ha di­vi­di­do aún más si ca­be a la iz­quier­da. El ex pri­mer mi­nis­tro y hom­bre de Es­ta­do so­cia­lis­ta jus­ti­fi­có su de­ci­sión alu­dien­do al apo­geo de la ex­tre­ma de­re­cha, pe­ro lo cierto es que tras la cri­sis po­lí­ti­ca de la agru­pa­ción se li­bra una ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca en­tre fac­cio­nes irre­con­ci­lia­bles. Los so­cia­lis­tas, a fal­ta de un líder, se ven atra­pa­dos en­tre dos iz­quier­das: la reac­cio­na­ria, utó­pi­ca y de opo­si­ción de Jean-Luc Mé­len­chon y la prag­má­ti­ca, glo­ba­li­za­da y cen­tris­ta de Ma­cron. La pri­me­ra, con po­cas op­cio­nes de pa­sar a la se­gun­da vuel- ta y la se­gun­da con una opor­tu­ni­dad de go­ber­nar.

En me­dio, Be­noît Ha­mon, con un tí­mi­do 10 % de in­ten­ción de vo­to que le de­ja en el quin­to pues­to en los son­deos y al que un 53 % de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas le pi­den que aban­do­ne. De- ma­sia­do a la iz­quier­da pa­ra el gus­to de la ma­yo­ría fiel al go­bierno de Ho­llan­de y, aún así, le­jos de Mé­len­chon. Tras la trai­ción de Valls, Ha­mon ha to­ca­do fon­do y pi­dió una vez más que el «in­su­mi­so» unie­se sus fuer­zas pa­ra pre­sen­tar una coa­li­ción úni­ca. Sin em­bar­go, vol­vió a en­con­trar­se con otra ne­ga­ti­va. Ayer du­ran­te un mi­tin en Li­lle, Mé­len­chon lo ca­li­fi­có co­mo un «acuer­do im­pro­ba­ble» y de­cla­ró que ya no se en­cuen­tra en «en com­pe­ti­ción» con el can­di­da­to so­cia­lis­ta, si no con Fra­nçois Fi­llon. Con un 15 % de la in­ten­ción de vo­to es­tás más cer­ca del con­ser­va­dor, a tan so­lo tres pun­tos.

Con el can­di­da­to so­cia­lis­ta con­de­na­do a que­dar­se en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes, la úni­ca opor­tu­ni­dad de que la iz­quier­da go­bier­ne es a tra­vés de Ma­cron. Fuen­tes cer­ca­nas al go­bierno con­fe­sa­ron la se­ma­na pa­sa­da que la cues­tión no se­ría si apo­ya­rían al líder de En Mar­cha o no, sino cuan­do: an­tes o des­pués de la se­gun­da vuel­ta.

Si Ma­ri­ne Le Pen, quien se­gún Fra­nçois Ho­llan­de es sub­es­ti­ma­da en los son­deos, acu­mu­la una gran ven­ta­ja so­bre Ma­cron, pa­sa­rá re­for­za­da a la se­gun­da vuel­ta. No obs­tan­te, dar su apo­yo an­tes de la pri­me­ra vo­ta­ción es vis­to co­mo una trai­ción al can­di­da­to le­gí­ti­mo de las pri­ma­rias, tal co­mo lo de­mues­tra la aco­gi­da a de­ci­sión de Valls.

Si bien con bue­na in­ten­ción, el ex pri­mer mi­nis­tro ha cau­sa­do más da­ño que bien a la cam­pa­ña de Ma­cron. El be­ne­plá­ci­to de Valls, su­ma­do al del mi­nis­tro de De­fen­sa Jean-Yves Le Drian, es pa­ra los afi­nes a Fra­nçois Fi­llon la con­fir­ma­ción de que el pro­gra­ma de su ri­val no apor­ta nin­gún cam­bio al ho­llan­dis­mo. «Valls es el be­so de la muer­te pa­ra Ma­cron», opi­nó Va­lé­rie Pé­cres­se, fiel al can­di­da­to con­ser­va­dor. «En Mar­cha es una má­qui­na pa­ra re­ci­clar el so­cia­lis­mo y pa­ra per­mi­tir que to­dos los que han go­ber­na­do con Ho­llan­de se man­ten­gan en el po­der», acu­só en un co­mu­ni­ca­do Bruno Re­tai­lleau, su ac­tual coor­di­na­dor de cam­pa­ña. Mé­len­chon ga­na apo­yos. Ha­mon no lo­gra su­mar vo­tos. Ma­cron, op­ción so­cia­lis­ta. or high­way»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.