EE.UU. se ali­nea con Ru­sia y de­ja a los si­rios el fu­tu­ro de Al Asad

Los refugiados a cau­sa de la gue­rra so­bre­pa­san ya los cin­co mi­llo­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA ALON­SO

Es­ta­dos Uni­dos dio ayer un cam­bio ra­di­cal en su po­lí­ti­ca ha­cia Si­ria des­pués de me­ses de se­ña­les am­bi­guas. «El fu­tu­ro del pre­si­den­te [Ba­char] al Asad se­rá de­ci­di­do por el pue­blo si­rio», de­cla­ró ayer el se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se, Rex Ti­ller­son, du­ran­te una com­pa­re­cen­cia en An­ka­ra jun­to a su ho­mó­lo­go tur­co, Me­vlut Ca­vu­so­glu. La caí­da de Al Asad era una de las prin­ci­pa­les exi­gen­cias de la Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma, ba­sán­do­se en la fal­ta de le­gi­ti­mi­dad de un líder que ha ma­sa­cra­do a su pro­pio pue­blo, al con­tra­rio de Ru­sia que de­fen­día que esa de­ci­sión so­lo la po­dían to­mar los si­rios.

La si­tua­ción de Si­ria fue uno de los te­mas que tra­tó ayer Ti- ller­son con las au­to­ri­da­des de Tur­quía, un día des­pués de que se anun­cia­se el fi­nal de la ope­ra­ción tur­ca Es­cu­do del Éu­fra­tes, que des­de agos­to se ha­bía en­fo­ca­do en li­be­rar el nor­te del país de te­rro­ris­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co. La pri­me­ra vi­si­ta de un al­to car­go del Go­bierno de Trump era una prue­ba de fue­go pa­ra atis­bar el rum­bo de la coope­ra­ción en­tre Was­hing­ton y An­ka­ra, da­dos los con­ti­nuos desacuer­dos.

Aun­que Re­cep Tay­yip Er­do­gan está sa­tis­fe­cho con la lle­ga­da de Do­nald Trump al des­pa­cho oval, las ten­sio­nes con Was­hing­ton se man­tie­nen. A las di­fe­ren­cias so­bre la es­tra­te­gia en Si­ria, don­de EE.UU. ope­ra en co­la­bo­ra­ción con la mi­li­cia kur­do­si­ria YPG, con­si­de­ra­do por An­ka­ra un gru­po te­rro­ris­ta, se unen la ne­ga­ti­va a ex­tra­di­tar al clé­ri­go Fe­tu­llah Gü­len, al que acu­sa de es­tar de­trás del in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do; y más re­cien­te­men­te la de­ten­ción en Nue­va York de un di­rec­ti­vo tur­co del ban­co Halk­bank, acu­sa­do Ti­ller­son vi­si­tó el mau­so­leo de­di­ca­do a Ata­türk,.

de co­la­bo­rar con Irán en la vio­la­ción de las san­cio­nes.

Ti­ller­son se en­con­tró con Er­do­gan y el pri­mer mi­nis­tro Bi­na­li Yil­di­rim, an­tes de ci­tar­se con Ca­vu­so­glu. En rue­da de pren­sa, el mi­nis­tró tur­co de­cla­ró que Es­ta­dos Uni­dos ha­bía acep­ta­do que no hay di­fe­ren­cia en­tre el PKK y la mi­li­cia del YPG. Sin em­bar­go, du­ran­te su in­ter­ven­ción, Ti­ller­son úni­ca­men­te con­de­nó los ata­ques del PKK. «Se­ré franco, ha­brá que to­mar de­ci­sio­nes com­pli­ca­das», di­jo. Am­bos paí­ses acor­da­ron re­du­cir la in­fluen­cia de Irán en Orien­te Me­dio.

Ti­ller­son evi­tó re­unir­se con la opo­si­ción a dos se­ma­nas an­tes del re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal.

Uno de los pun­tos dis­cu­ti­dos en la reunión fue la crea­ción de una zo­na se­gu­ra en Si­ria pa­ra que los refugiados pue­dan vol­ver, un te­ma que An­ka­ra de­fien­de, pe­ro que crea se­rias du­das en Eu­ro­pa so­bre su man­te­ni­mien­to sin pre­sen­cia mi­li­tar in­ter­na­cio­nal.

Ac­nur anun­ció ayer que el nú­me­ro de refugiados re­gis­tra­dos su­pera los cin­co mi­llo­nes (el 24 % de la po­bla­ción an­tes de la gue­rra). So­lo en Tur­quía hay más de dos mi­llo­nes de si­rios. El por­ta­voz Fi­lip­po Gran­di re­cla­mó a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal más ayu­da, re­cor­dan­do que so­lo se ha crea­do la mi­tad de las 500.000 pla­zas pro­me­ti­das pa­ra el reasen­ta­mien­to de refugiados. El ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados Eduar­do Cun­ha, el im­pul­sor del jui­cio po­lí­ti­co que lle­vó a la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff, fue con­de­na­do ayer a 15 años y cua­tro me­ses de pri­sión por co­rrup­ción, la­va­do de di­ne­ro y eva­sión de di­vi­sas en el marco del ca­so Pe­tro­bras. El juez Ser­gio Mo­ro ha or­de­na­do que per­ma­nez­ca en pri­sión a pe­sar de que el fa­llo to­da­vía es sus­cep­ti­ble de re­cur­so.

ADEM ALTAN AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.