Ga­li­cia prohí­be los ani­ma­les sal­va­jes en el cir­co y las mu­ti­la­cio­nes es­té­ti­cas

La nue­va ley pe­na­li­za el trans­por­te en ma­le­te­ros o el sa­cri­fi­cio in­con­tro­la­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - J. CAPEÁNS

Ga­li­cia ha pues­to al día su ley de pro­tec­ción de ani­ma­les do­més­ti­cos, un tex­to le­gal que sus­ti­tu­ye al de 1993 y que, co­mo mí­ni­mo, afec­ta «a me­dio mi­llón de ga­le­gos», tal co­mo se en­car­gó de re­cor­dar el pre­si­den­te de la Xun­ta. Se re­fe­ría a los pro­pie­ta­rios de mas­co­tas re­gis­tra­das en la co­mu­ni­dad, una ci­fra que cre­ce de forma sos­te­ni­da y que, jun­to al res­to de la po­bla­ción, de­be­rá te­ner es­pe­cial­men­te pre­sen­te una nor­ma­ti­va que no in­ci­de en la cuan­tía de las mul­tas —des­de 100 eu­ros las más le­ves a 30.000 las más gra­ves— pe­ro que sí am­plía las obli­ga­cio­nes.

De forma ge­né­ri­ca, la ley va a prohi­bir el uso de ani­ma­les sal­va­jes en los cir­cos que ven­gan a Ga­li­cia, una me­di­da que ya ha­bían to­ma­do por su cuen­ta se­ten­ta mu­ni­ci­pios. Y res­pec­to a las mas­co­tas, hay no­ve­da­des co­mo la prohi­bi­ción de he­rra­mien­tas de li­mi­ta­ción del mo­vi­mien­to, las mu­ti­la­cio­nes por cues­tio­nes es­té­ti­cas, ha­bi­tua­les en de­ter­mi­na­das ra­zas, o el trans­por­te en ma­le­te­ros que ca­rez­can de ven­ti­la­ción. Con ca­ra de sor­pre­sa, el pre­si­den­te Fei­joo ad­vir­tió que atar a un ani­mal a un vehícu­lo en mar­cha tam­bién es­ta­rá pe­na­li­za­do en la nue­va ley, que ini­cia aho­ra sus trá­mi­tes par­la­men­ta­rios. El ob­je­ti­vo, ex­pli­có, es erra­di­car el su­fri­mien­to en ani­ma­les —no es apli­ca­ble a los des­ti­na­dos al apro­ve­cha­mien­to pro­duc­ti­vo o

los even­tos tau­ri­nos—, cues­tión que tam­bién afec­ta­rá al ti­po de ca­de­nas que se uti­li­cen pa­ra su re­ten­ción, que de­be­rán adap­tar­se a sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas.

La nor­ma busca la re­duc­ción de los aban­do­nos ani­ma­les, que es­tán ori­gi­nan­do gra­ves pro­ble­mas en los cen­tros mu­ni­ci­pa­les de re­co­gi­da, y pa­ra ello se po­ten­cia la adop­ción en los mis­mos, de forma que el sa­cri­fi­cio sea el último de los re­cur­sos. En to­do ca­so, cual­quier so­lu­ción drás­ti­ca que com­pro­me­ta la vi­da de un ani­mal de­be­rá es­tar ava­la­da por un pro­fe­sio­nal ve­te­ri­na­rio.

En el ca­so de los ani­ma­les po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos, ade­más de es­ta­ble­cer su con­cep­to y con­cre­tar­se las ra­zas de pe­rro que tie­nen tal con­si­de­ra­ción, se fi­ja la obli­ga­ción de con­tar pre­via­men­te con una li­cen­cia municipal pa­ra te­ner una mas­co­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, que tam­bién de­be­rá ins­cri­bir­se en el re­gis­tro municipal de ani­ma­les po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos y, co­mo el res­to, lle­var el mi­cro­chip iden­ti­fi­ca­dor. Por último, se pon­drá en mar­cha un Re­xis­tro Ga­le­go de Aso­cia­cións, que la Xun­ta con­si­de­ra­rá «co­la­bo­ra­do­ras» por la im­por­tan­cia de su la­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.