«Un ro­ce in­ci­den­tal», la sen­ten­cia que es­can­da­li­za a los me­xi­ca­nos

Un juez ab­suel­ve a un jo­ven que re­co­no­ce que to­có las par­tes ín­ti­mas de una me­nor sin su con­sen­ti­mien­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - LAU­RA G. DEL VALLE RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«Ro­ce o fro­ta­mien­to in­ci­den­tal»: To­car­le a una me­nor los se­nos con­tra su vo­lun­tad, me­ter­le las ma­nos de­ba­jo de la fal­da e in­tro­du­cir sus de­dos en la va­gi­na de la jo­ven. Es el dic­ta­men de un juez de Mé­xi­co que ayer de­cla­ró que Die­go Cruz, im­pli­ca­do en el ca­so de abu­sos se­xua­les a Daph­ne Fernández por el que fue cap­tu­ra­do ha­ce dos me­ses en Ma­drid y ex­tra­di­ta­do a Mé­xi­co, se­ría ab­suel­to al no ha­ber co­me­ti­do el de­li­to de pe­de­ras­tia por el que fue­ra acu­sa­do dos años an­tes, jus­to en el mo­men­to en el que en el país del te­qui­la se ini­ció una po­lé­mi­ca que ha ido in cres­cen­do has­ta al­can­zar, ayer, su co­ta más al­ta.

«No doy cré­di­to», co­men­ta­ba ayer Bea­triz Pi­ñei­ro, de la aso­cia­ción Mu­lle­res en Igual­da­de, de Pon­te­ve­dra. «Se agre­dió a esa chi­ca tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo psi­co­ló­gi­co, in­va­dien­do su in­ti­mi­dad y ac­tuan­do con­tra su con­sen­ti­mien­to». So­bre to­do, a Pi­ñei­ro le lla­ma la aten­ción que la au­sen­cia de pe­ne­tra­ción, que pa­ra el juez de­mues­tra que no se apre­ció «in­te­rés por sa­tis­fa­cer pla­ce­res se­xua­les» sea un exi­men­te. «Un vio­la­dor co­me­te una agre­sión por mu­chí­si­mas cir­cuns­tan­cias, da igual cua­les sean si la cues­tión de fon­do es que la mu­jer no está de acuer­do», co­men­ta Pi­ñei­ro. Pe­ro el juez man­tie­ne que Fernández pu­do ha­ber­se cam­bia­do de asien­to en el co­che y, aun­que re­co­no­ce que hu­bo to­ca­mien­to, «no ex­pre­só pa­la­bra al­gu­na» so­bre una «in­ten­ción las­ci­va».

El abo­ga­do Die­go Re­bo­re­do, por su par­te, acla­ra que «la in­ten­ción las­ci­va va im­plí­ci­ta; es una cues­tión de sen­ti­do co­mún. No ha­ce fal­ta de­cir na­da». Ade­más, di­ce, a ni­vel le­gal se dis­tin­gue en­tre «el ele­men­to ob­je­ti­vo, que se­ría el con­tac­to cor­po­ral y el ele­men­to sub­je­ti­vo, que se­ría lo que en­ten­de­mos por áni­mo li­bi­di­no­so, es de­cir, el pro­pó­si­to de ob­te­ner una sa­tis­fac­ción se­xual, pe­ro en cual­quier ca­so hay de­li­to». Es­te de­li­to co­bra­ría un ca­riz di­fe­ren­te si se hu­bie­se pro­du­ci­do con vio­len­cia o, efec­ti­va­men­te, si hu­bie­ra ha­bi­do pe­ne­tra­ción que, re­cuer­da Re­bo­re­do, pue­de ser con «cual­quier ins­tru­men­to, no so­lo el pe­ne».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.