«Es­pa­ña es una po­ten­cia dor­mi­da en cuan­to a pro­yec­tos con dro­nes»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - LUIS M. RODRÍGUEZ

Richard Vinuesa (Bur­deos, 1968) es una au­to­ri­dad mundial en tec­no­lo­gía pun­ta y, en es­pe­cial, en dro­nes. Lo ava­la su ex­pe­rien­cia al fren­te de DroneConsultant y su tra­ba­jo co­mo edi­tor en Le Jour­nal du Dro­ne. Fran­cés con raí­ces abu­len­ses, «en ple­na sie­rra de Gre­dos», co­mo asu­me con or­gu­llo, se re­co­no­ce ade­más ad­mi­ra­do por la apues­ta rea­li­za­da en el po­lo tec­no­ló­gi­co lu­cen­se de Ro­zas. Qui­zás por eso se plan­tó sin exi­gir com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca en el Pri­mer Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Dro­nes de Ga­li­cia, que hoy arran­ca en Ou­ren­se, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Gra­dua­dos e En­xe­ñei­ros Téc­ni­cos de Te­le­co­mu­ni­ca­cións. —Es el di­rec­tor téc­ni­co de Expodrónica, una fe­ria es­pe­cia­li­za­da y con gran arrai­go en nues­tro país. Aquí lo de los dro­nes tie­ne ca­la­do. —Es­pa­ña es una po­ten­cia dor­mi­da en cuan­to a pro­yec­tos con dro­nes. Y lo es porque fal­ta le­gis­la­ción, es su úni­co pro­ble­ma. Hay uni­ver­si­da­des con gen­te muy ca­pa­ci­ta­da, in­ge­nie­ros de to­do ti­po pa­ra lle­gar a un pro­duc­to muy vá­li­do. Pe­ro sin le­gis­la­ción no se pue­de ha­cer na­da y, al fi­nal, to­do ese po­ten­cial se irá fue­ra. En cuan­to a un cha­val con un buen pro­yec­to le ha­gan una ofer­ta en Es­ta­dos Uni­dos o Chi­na, no se lo pen­sa­rá mu­cho. Lo he­mos vis­to en Fran­cia. En 2012 se apro­bó la le­gis­la­ción y po­co des­pués lle­gó ca­pi­tal ex­te­rior y nacional. —¿El quid de una nue­va le­gis­la­ción es le­van­tar la prohi­bi­ción de los vue­los en cas­co ur­bano? —Des­de lue­go. Por ci­tar so­lo un ejem­plo, las ins­pec­cio­nes téc­ni­cas que se pue­den rea­li­zar en cual­quier ciu­dad se­rían más ba­ra­tas pa­ra sus ha­bi­tan­tes si se rea­li­za­ran, en mu­chos ca­sos, a tra­vés de dro­nes. Pa­ra ver un te­ja­do, sin ir más le­jos, en vez de mon­tar un an­da­mio con un dron sa­co tres mil fotos en 3D y en ce­ro co­ma reali­zo una ins­pec­ción per­fec­ta. La le­gis­la­ción está es­cri­ta, pe­ro to­da­vía no ha pa­sa­do por las al­tas ins­tan­cias. —¿El aba­ni­co de uti­li­da­des es ca­da vez más am­plio? —Las apli­ca­cio­nes son ca­si in­fi­ni­tas, pe­ro yo in­sis­to en que de­trás de ca­da apli­ca­ción hay un pro­fe­sio­nal. Si es un tra­ba­jo de to­po­gra­fía, el to­pó­gra­fo ya sa­be lo que ne­ce­si­ta. Si es pa­ra un cá­ma­ra de te­le­vi­sión, él sa­be tam­bién lo que quie­re con­se­guir. Y así en to­do, vi­gi­lan­cia, bom­be­ros y una se­rie de pro­fe­sio­nes que con el dron ve­rán fa­ci­li­ta­da su ac­ti­vi­dad dia­ria. —Es tam­bién fun­da­dor y vi­ce­pre­si­den­te del co­lec­ti­vo eu­ro­peo que or­ga­ni­za las ca­rre­ras de dro­nes. Ha­bla­mos de un es­pec­tácu­lo de in­cues­tio­na­ble fu­tu­ro. —Es un de­por­te con dos pla­ta­for­mas, una que se pa­re­ce mu­cho a la Fór­mu­la 1, muy co­mer­cial, don­de mu­chas mar­cas quie­ren dar­se a co­no­cer. Lue­go está la adre­na­li­na, la chis­pa, el es­pec­tácu­lo en sí. Y to­do eso con más se­gu­ri­dad, porque aun­que se rom­pa el dron, el pi­lo­to sa­le vi­vo. Lle­na­mos es­ta­dios y me­ti­mos a 150.000 per­so­nas en los Cam­pos Elí­seos. A raíz de eso, hay un par­que de re­creo pa­ra dro­nes, au­to­ri­za­do por el Ayun­ta­mien­to de Pa­rís. Pe­ro es ver­dad que de­be­mos ves­tir el de­por­te pa­ra el pú­bli­co, porque se dis­tor­sio­na por los dro­nes mi­li­ta­res. —¿Un jo­ven co­mo Lu­ke Ban­nis­ter lle­ga­rá a ser tan fa­mo­so co­mo una es­tre­lla del fút­bol? —Qui­zás tar­de al­gún tiem­po, pe­ro ter­mi­na­re­mos vien­do ca­rre­ras de vai­nas co­mo las de Stars Wars, tri­pu­la­das y no tri­pu­la­das. Lu­ke es el pro­to­ti­po de de­por­tis­ta jo­ven en un mun­do tec­no­ló­gi­co, ape­te­ci­ble pa­ra ser ima­gen pu­bli­ci­ta­ria y co­mo él hay más. Richard Vinuesa.

SANTI M. AMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.