«Non lle dea­des as cos­tas ao mar», de­cía el per­ce­bei­ro que mu­rió en Ra­zo

Los com­pa­ñe­ros lo­ca­li­za­ron al edil de Mal­pi­ca Pa­co Sou­to bo­ca aba­jo en un «re­go»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - CRIS­TI­NA VIU

«Non pui­de­mos fa­cer na­da, es­ta­ba moi gol­pea­do; de­bía le­var un tem­po na au­ga»

«Non lle dea­des as cos­tas ao mar», re­pe­tía una y otra vez Pa­co Sou­to a sus com­pa­ñe­ros per­ce­bei­ros. Era muy pru­den­te, re­cuer­dan, pe­ro ayer en­con­tró la muer­te en San­ta Ma­ri­ña, cer­ca de la car­ba­lle­sa pla­ya de Ra­zo, cuan­do es­ta­ba fae­nan­do. El con­ce­jal del BNG de Mal­pi­ca y ac­ti­vis­ta cul­tu­ral, ade­más de ma­ris­ca­dor, te­nía 54 años, mu­jer y dos hi­jos.

Ayer es­ta­ban tra­ba­jan­do cin­co per­so­nas en la mis­ma zo­na, un con­jun­to de pie­dras cer­ca­das que «aguan­ta moi­to do mar». Fue Mer­ce­des, la úni­ca mu­jer del gru­po, la que avi­só a sus com­pa­ñe­ros, y Oti y Carlos co­rrie­ron ha­cia ella sa­bien­do que al­go ma­lo ha­bía ocu­rri­do. Cuan­do pa­sa­ron al otro la­do de las ro­cas vie­ron a Jorge sos­te­nien­do a Pa­co Sou­to, ya iná­ni­me, por un bra­zo. El per­ce­bei­ro mal­pi­cán fue en­con­tra­do flo­tan­do bo­ca aba­jo en lo que se co­no­ce co­mo un «re­go», un lu­gar en el que el mar en­tra y sa­le. En­tre to­dos lo­gra­ron mo­ver­lo en di­rec­ción a tie­rra con gran­des di­fi­cul­ta­des y co­men­zó la agó­ni­ca ta­rea de re­ani­ma­ción.

Mien­tras los co­le­gas au­xi­lia­ban a Pa­co Sou­to, Oti­lio Fernández Cam­pos, de 36 años y dos de ma­ris­ca­dor, sa­lió co­rrien­do ha­cia su co­che pa­ra lla­mar a emergencias. Un mé­di­co le ins­tru­yó so­bre la me­jor ma­ne­ra de rea­li­zar el ma­sa­je car­día­co y el bo­ca a bo­ca. Pa­ra en­ton­ces, los per­ce­bei­ros ya se ha­bían da­do cuen­ta de que po­co

po­dían ha­cer. Ca­da vez que pre­sio­na­ban el pe­cho del con­ce­jal na­cio­na­lis­ta de Mal­pi­ca oían có­mo el agua se mo­vía en el in­te­rior de sus pul­mo­nes.

Cuan­do el equi­po de Pro­tec­ción Ci­vil de Carballo lle­gó al lu­gar, fue Ja­vier Sou­to el que to­mó el re­le­vo y con­ti­nuó con las la­bo­res de re­ani­ma­ción. Los per­ce­bei­ros se re­ti­ra­ron. «Su­bía la ma­rea y hu­bié­ra­mos si­do mu­chos a res­ca­tar», ex­pli­có Sou­to Fa­cal, res­pon­sa­ble de la agru­pa­ción, que tu­vo que ser re­co­gi­do por un he­li­cóp­te­ro de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo jun­to con el ca­dá­ver. Am­bos fue­ron tras­la­da­dos al ae­ro­puer­to co­ru­ñés de Al­ve­dro

a la es­pe­ra del fo­ren­se y el juez.

Oti­lio Fernández y Carlos Fra­ga re­co­no­cie­ron ayer que des­de el pri­mer mo­men­to su­pie­ron que Pa­co Sou­to ha­bía fa­lle­ci­do. «Non sa­bia­mos se le­va­ba alí dous, cin­co ou dez mi­nu­tos, pe­ro ti­ña un gol­pe moi for­te na ca­be­za e ou­tros moi­tos nos bra­zos, o mar fi­xo

que se de­ra moi­to con­tra as ro­chas. Foi un­ha ima­xe moi du­ra», ex­pli­có Oti­lio Fernández. Carlos Fra­ga asin­tió: «Non pui­de­mos fa­cer na­da, es­ta­ba moi gol­pea­do, de­bía le­var un tem­po na au­ga». Am­bos re­cor­da­ban la pru­den­cia y la ayu­da que les pres­ta­ba ha­bi­tual­men­te Pa­co Sou­to: «Be­rra­ba sem­pre que vi­ña un­ha on­da. Coi­da­ba de nós».

Ade­más de Pro­tec­ción Ci­vil de Carballo, acu­die­ron la Guar­dia Ci­vil (un he­li­cóp­te­ro y una pa­tru­lla) y un ter­cer he­li­cóp­te­ro, del 061, aun­que los sa­ni­ta­rios no pu­die­ron lle­gar has­ta el per­ce­bei­ro. Asi­mis­mo par­ti­ci­pa­ron los bom­be­ros car­ba­lle­ses.

JO­SÉ MA­NUEL CASAL

Carlos Fra­ga y Oti­lio Fernández, dos de los per­ce­bei­ros que res­ca­ta­ron el cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.