Pri­me­ra mul­ta de Pro­tec­ción de Da­tos con­tra una web de pi­ra­te­ría

Lo­la­bits ce­rró por usar re­fe­ren­cias de los usua­rios sin per­mi­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

Lo­la­bits.es, que se pre­sen­ta­ba en su blog co­mo «la gran fies­ta del al­ma­ce­na­mien­to», se ha con­ver­ti­do en ob­je­to de la pri­me­ra mul­ta im­pues­ta por la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos (AEPD) a «una web de pi­ra­te­ría» y, en con­cre­to, a «uno de los si­tios más ac­ti­vos de pi­ra­te­ría di­gi­tal» que exis­tían has­ta su cie­rre, se­gún la Coa­li­ción de Crea­do­res e In­dus­trias de Con­te­ni­dos.

Pro­tec­ción de Da­tos ha im­pues­to una mul­ta de 5.000 eu­ros a es­te si­tio, se­gún una re­so­lu­ción a la que tu­vo ac­ce­so Efe, y que impu­ta a los pro­pie­ta­rios de la web, Abel­has.Pt Li­mi­ted, ra­di­ca­da en Chi­pre, la in­frac­ción del ar­tícu­lo 22.2 de la ley de Ser­vi­cios de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción y de co­mer­cio elec­tró­ni­co (LSSI), que dis­po­ne que los pres­ta­do­res de ser­vi­cios pue­den re­cu­pe­rar da­tos de los equi­pos ter­mi­na­les de los des­ti­na­ta­rios siem­pre que ha­ya un con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do.

La AEPD con­si­de­ra que Lo­la­bits.es uti­li­zó dis­po­si­ti­vos de al­ma­ce­na­mien­to de re­cu­pe­ra­ción de da­tos (DARD) o co­okies sin que esa con­di­ción se die­ra y de­ci­dió, por tan­to, «im­po­ner» a Abel­has.Pt. Li­mi­ted una mul­ta de 5.000 eu­ros por una in­frac­ción del ar­tícu­lo 22.2 de la ley ti­pi­fi­ca­da co­mo le­ve. La web está ce­rra­da des­de ha­ce un año por usar co­okies sin el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do de los usua­rios.

La de­nun­cia con­tra la web, la in­ter­pu­sie­ron, en fe­bre­ro del 2016, an­te la Agen­cia (AEPD) las en­ti­da­des Age­di, AIE, Ce­dro, Ege­da, Fe­di­ci­ne y SGAE por vul­ne­ra­ción de la ley de Pro­tec­ción de Da­tos. Aun­que Lo­la­bits.es se pu­bli­ci­ta­ba co­mo un ser­vi­cio gra­tui­to de al­ma­ce­na­mien­to si­mi­lar a Drop­box o Goo­gle Dri­ve, y que in­clu­so «abor­dó el seg­men­to de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les me­dian­te una apli­ca­ción An­droid», la reali­dad es que los ar­chi­vos eran pú­bli­cos con car­pe­tas «re­ple­tas de mú­si­ca, películas, li­bros y otros con­te­ni­dos pro­te­gi­dos por de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual», se­gún una no­ta de la Coa­li­ción de Crea­do­res. «Se con­vir­tió en uno de los si­tios más po­pu­la­res pa­ra el ac­ce­so a con­te­ni­dos pi­ra­tea­dos con da­tos de trá­fi­co de 2,9 mi­llo­nes de usua­rios en el mes que se in­ter­pu­so la de­nun­cia», se­ña­lan.

Las de­nun­cian­tes, se­gún el co­mu­ni­ca­do, re­ci­bie­ron la re­so­lu­ción «de ma­ne­ra muy po­si­ti­va» por «el men­sa­je ro­tun­do» que im­pli­ca so­bre las con­se­cuen­cias del in­cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va y porque «cer­ca a los por­ta­les pi­ra­tas re­du­cien­do su ám­bi­to de im­pu­ni­dad».

La re­co­lec­ción de da­tos per­so­na­les es una de las vías ha­bi­tua­les de fi­nan­cia­ción de los si­tios pi­ra­tas, se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Pi­ra­te­ría, que de­ta­lla có­mo un 36,4 % de los usua­rios de esas web tie­ne que re­gis­trar­se y ce­der da­tos de ca­rác­ter per­so­nal, lo que fa­ci­li­ta la crea­ción de ba­ses de da­tos de al­to va­lor en el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.