El te­rror cie­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Luís Pou­sa

An­tes de ser uno de los me­jo­res di­rec­to­res de películas de se­rie Z de to­dos los tiem­pos, Aman­do de Os­so­rio fue uno de los cro­nis­tas más in­quie­tos que ha te­ni­do La Voz des­de 1882. Es­cri­bía en los años cin­cuen­ta una sec­ción ti­tu­la­da La­ca­lle y yo, en la que, acom­pa­ña­do por un ilus­tra­dor, prac­ti­ca­ba el ki­ló­me­tro ce­ro del pe­rio­dis­mo: iba a los si­tios, es­cu­cha­ba, pre­gun­ta­ba, to­ma­ba no­ta y lue­go lo con­ta­ba. Una de­li­cia.

En una evo­lu­ción más ló­gi­ca de lo que pue­da pa­re­cer, Os­so­rio pa­só lue­go del pe­rio­dis­mo a las pe­lis de zom­bis. Mi fa­vo­ri­ta se ti­tu­la La no­che del te­rror cie­go (1971), don­de re­la­ta las pe­ri­pe­cias de una pa­re­ja de no­vios, Vir­gi­nia y Ro­ger, de va­ca­cio­nes en Es­to­ril. En un via­je en tren, se en­cuen­tran con Betty, una an­ti­gua com­pa­ñe­ra de in­ter­na­do de Vir­gi­nia con la que Ro­ger no du­da en co­que­tear. De­vo­ra­da por los ce­los, Vir­gi­nia sal­ta del tren en mar­cha. Se en­cuen­tra en me­dio de la na­da, en una her­mo­sa pe­ro de­sér­ti­ca cam­pi­ña por­tu­gue­sa. Al caer la no­che, se re­fu­gia con su sa­co de dor­mir en las rui­nas del mo­nas­te­rio de Bou­zano. Allí re­po­san —mar­ca de la ca­sa— los res­tos de los zom­bis tem­pla­rios, que a me­dia­no­che sa­len de sus tum­bas mon­ta­dos a ca­ba­llo pa­ra aca­bar con la in­tru­sa.

No sé si se­rá por el pa­sa­do pe­rio­dís­ti­co de Os­so­rio, quien tal vez nos es­ta­ba an­ti­ci­pan­do co­sas que los de­más nun­ca ima­gi­na­ría­mos, pe­ro úl­ti­ma­men­te, ca­da vez que pon­go La no­che del te­rror cie­go, veo a paí­ses en­te­ros sal­tar del tren en mar­cha por un sim­ple ata­que de ce­los o de ra­bia. Y, lo que es peor, veo a esas na­cio­nes an­ti­guas y po­de­ro­sas bus­car re­fu­gio en el mo­nas­te­rio de Bou­zano, don­de unos mon­jes fan­tas­ma­les lla­ma­dos Do­nald Trump o The­re­sa May sa­len de sus se­pul­cros pa­ra li­qui­dar­las.

Y es que, a ve­ces, pa­ra en­ten­der la reali­dad, no hay na­da me­jor que una pe­lí­cu­la de zom­bis. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Con­tan­do his­to­rias de Mer­ce­des nos ha lle­ga­do un es­pec­ta­cu­lar mo­de­lo des­de Ávi­la. Allí está do­mi­ci­lia­do es­te ca­mión de los años 60 que fue uti­li­za­do has­ta el año de la caí­da del mu­ro de Ber­lín por los bom­be­ros vo­lun­ta­rios de Vre­den, una lo­ca­li­dad de Re­na­nia. Va­rios vehícu­los de aque­lla flo­ta aca­ba­ron en Es­pa­ña al ser­vi­cio de man­co­mu­ni­da­des que se do­ta­ron así de me­dios pa­ra la ex­tin­ción de in­cen­dios.

Es­te de la ima­gen jun­to a la fa­mo­sa mu­ra­lla abu­len­se per­te­ne­ce a An­to­nio Jesús He­rranz, quien le ha da­do una nue­va vi­da a es­ta má­qui­na que se ha he­cho muy po­pu­lar no so­lo en Ávi­la sino en bue­na par­te de la pro­vin­cia y tam­bién en Sa­la­man­ca. Aquí lle­vó no ha­ce mu­cho a Papa Noel en la ca­bal­ga­ta, ade­más de ser una asi­dua acom­pa­ñan­te de los Re­yes Ma­gos. «Y me lo re­cla­man mu­cho pa­ra fies­tas de ni­ños». Nor­mal, tie­ne un di­se­ño pro­pio de pe­lí­cu­la in­fan­til. Tam­bién en es­te ca­mión aban­do­na­ron la bo­da unos re­cién ca­sa­dos.

An­to­nio se hi­zo con él en el año 2009 en la lo­ca­li­dad de Na­va­les. An­tes el ca­mión ha­bía pa­sa­do una dé­ca­da lar­ga en otro pue­blo sal­man­tino. Real­men­te tu­vo una vi­da muy cor­ta al ser­vi­cio de la man­co­mu­ni­dad de Tie­rra de Al­ba, co­mo de­la­ta su cuen­ta­ki­ló­me­tros, que ape­nas su­pera los 28.000. «Cuan­do lo pu­se en fun­cio­na­mien­to me acom­pa­ña­ba un ami­go ve­te­rano, de 80 años, que me cal­mó cuan­do vi que aque­llo no arran­ca­ba», re­la­ta An­to­nio. Des­cu­brió en­ton­ces que ese ca­mión de Mer- Jun­to a la mu­ra­lla de Ávi­la, An­to­nio He­rranz po­sa jun­to a su ca­mión de más de 50 años y so­lo 28.000 ki­ló­me­tros.

ce­des gas­ta unos ca­len­ta­do­res «muy es­pe­cia­les» y la ma­nio­bra re­que­ría de un po­co de pa­cien­cia. Y arran­có a la pri­me­ra. Y no ha da­do nin­gún dis­gus­to en forma de ave­ría. Y el ca­mión ro­jo si­gue sien­do un re­fe­ren­te vi­sual ca­da vez que atra­vie­sa Ávi­la. Tam­po­co es ra­ro ver­lo en las con­cen­tra­cio­nes de ca­mio­nes en el cir­cui­to del Ja­ra­ma. «Si te vas de fies­ta con él ha­ces más ami­gos que si vas en un Fe­rra­ri», sen­ten­cia An­to­nio, al que in­vi­tan muy a me­nu­do a las fies­tas de dis­fra­ces des­de que tie­ne es­ta jo­ya de Mer­ce­des.

¿Tie­nes un Mer­ce­des con his­to­ria? En­vía un co­rreo a mi­mer­ce­des­his­to­ri­co@la­voz.es

Es un Mer­ce­des CLA 180 Cou­pé, valorado en más de 34.000 eu­ros, y se lo lle­va­rá un lec­tor de La Voz de Ga­li­cia. Es­te do­min­go 2 de abril se en­tre­ga la car­ti­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.