Lo­res vi­si­ta un ban­co... de sen­tar­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - Ser­xio Ba­rral

pa­lo, me han re­ga­la­do un pa­lo!», era el gri­to eu­fó­ri­co de un ni­ño en un anun­cio de te­le­vi­sión que cau­só fu­ror en el año 2013. Pues ayer, el al­cal­de de Pon­te­ve­dra, Mi­guel An­xo Fernández Lo­res, po­día ha­ber gri­ta­do al­go así co­mo «¡un ban­co, fi­xe­mos un ban­co!». No, no es que se ha­ya lan­za­do al ne­go­cio fi­nan­cie­ro. Es un ban­co pa­ra sen­tar­se cla­ro. Y en ple­na Fe­rre­ría.

El ca­so es que el cro­nis­ta tie­ne en men- te que la cum­bre de las vi­si­tas/inau­gu­ra­cio­nes su­rrea­lis­tas de la his­to­ria re­cien­te del Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra fue aque­lla vez en que el al­cal­de acu­dió al puen­te de Eduar­do Pon­dal ba­jo la ave­ni­da de Vigo pa­ra com­pro­bar el re­sul­ta­do del so­te­rra­mien­to de un trans­for­ma­dor de Fe­no­sa. Co­rría sep­tiem­bre del 2011, y cuan­do los pe­rio­dis­tas lle­ga­ron al lu­gar se en­con­tra­ron con... un tro­zo de ace­ra. Cla­ro, el trans­for­ma­dor ha­bía des­apa­re­ci­do ba­jo tie­rra y aque­lla vi­si­ta era pa­ra ver exac­ta­men­te eso, un pe«¡Un da­zo de ace­ra. Gran­de, eso sí, pe­ro ace­ra al fin y al ca­bo.

Ayer no se al­can­zó aquel ni­vel, pe­ro ca­si. El al­cal­de acu­dió a la pla­za de A Fe­rre­ría a ver «o re­sul­ta­do do ban­co co­rri­do no mu­ro de pe­che do xar­dín de Cas­to Sampedro», se­gún con­tó el pro­pio Con­ce­llo. Tal vez era de­ma­sia­do abo­chor­nan­te de­cir que acu­día a inau­gu­rar un ban­co, y se uti­li­zó el eu­fe­mis­mo de «vi­si­tar a obra», o de «ver o re­sul­ta­do».

Y que cons­te que no se tra­ta de cues­tio­nar la obra rea­li­za­da, que es to­do un acier­to. El ban­co co­rri­do, con asien­to de ma­de­ra si­mi­lar a los que se ins­ta­la­ron en la pla­za pea­to­nal fren­te al Hos­pi­tal, era ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio y se­rá un éxi­to se­gu­ro.

Lo que tras­lu­ce la vi­si­ta/inau­gu­ra­ción de Lo­res al ban­co es que no hay de­ma­sia­das obras que lle­var­se a la bo­ca en es­tos mo­men­tos —y no se­rá por anun­cios de pro­yec­tos—, y por eso tie­ne que con­for­mar­se con acu­dir a «ver o re­sul­ta­do do no­vo ban­co». Es lo que tie­nen es­tos años que que­dan un po­co des­co­nec­ta­dos de las ci­tas elec­to­ra­les. Se pro­gra­ma, se anun­cia, se pro­yec­ta... pe­ro to­do que­da pa­ra más ade­lan­te, pa­ra vi­si­tar/inau­gu­rar más cer­ca de los co­mi­cios. Y cla­ro, aho­ra hay que con­for­mar­se con un ban­co. O con un pa­lo, co­mo el ni­ño del anun­cio.

RA­MÓN LEI­RO

Lo­res, ayer, en el nue­vo ban­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.