Un día pa­ra pa­sar a la his­to­ria

El Pa­zo da Gol­pe­llei­ra ofre­ce en un mis­mo re­cin­to los más mo­der­nos ser­vi­cios de res­tau­ra­ción y un en­torno se­ño­rial con 6.000 me­tros de jar­di­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Reportaje - D.F.

VI­LA­GAR­CÍA

La ma­jes­tuo­si­dad y so­lem­ni­dad del en­torno son dos ele­men­tos sus­tan­cia­les a la ho­ra de do­tar de gran­de­za y es­pec­ta­cu­la­ri­dad a una bo­da. En el ca­so del pa­zo da Gol­pe­llei­ra, en Vi­la­gar­cía, esos dos as­pec­tos vie­nen da­dos por la re­le­van­cia his­tó­ri­ca y por el pri­vi­le­gia­do en­cla­ve en el que se ubi­ca es­te em­ble­má­ti­co y se­ño­rial edi­fi­cio, una es­plén­di­da cons­truc­ción del si­glo XVI que fue en su ori­gen for­ta­le­za y que, tras ser reha­bi­li­ta­do y do­ta­do de los más mo­der­nos ser­vi­cios, al­ber­ga tam­bién aho­ra la ce­le­bra­ción de even­tos de la mano de Sens Res­tau­ra­ción, quien lo ges­tio­na en ex­clu­si­va.

Más allá de su no­ble ar­qui­tec­tu­ra el Pa­zo da Gol­pe­llei­ra cuen­ta con nu­me­ro­sos en­can­tos que lo con­vier­ten en un es­pa­cio idó­neo pa­ra la ce­le­bra­ción de bo- das o even­tos so­cia­les.

En­tre sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos des­ta­can, por ejem­plo, sus 6.000 me­tros cua­dra­dos de jar­di­nes de tra­za geo­mé­tri­ca fran­ce­sa con lla­ma­ti­vos rin­co­nes ro­mán­ti­cos, co­mo su ce­na­dor, el es­tan­que, el pa­tio de ar­mas o el in­ver­na­de­ro in­glés. Unos jar­di­nes en lo que hoy es po­si­ble dis­fru­tar de una gran va­rie­dad de es­pe­cies ve­ge­ta­les, des­de las tra­di­cio­nal­men­te ga­lle­gas, has­ta las exó­ti­cas pal­me­ras, mag­no­lios, ca­me­lios y ár­bo­les pro­pios de re­gio­nes tro­pi­ca­les que has­ta A Gol­pe­llei­ra fue­ron lle­van­do a lo lar­go de los tiem­pos sus di­ver­sos pro­pie­ta­rios.

Un en­torno tan sin­gu­lar, des­bor­dan­te de ar­te e his­to­ria co­mo el que el pa­zo da Gol­pe­llei­ra ofre­ce, se con­vier­te ade­más en un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do a la ho­ra de aco­ger la ce­re­mo­nia,

tan­to si es­ta se ce­le­bra al ai­re li­bre co­mo ba­jo cu­bier­to.

Los no­vios pue­den es­co­ger pa­ra la ce­le­bra­ción de la ce­re­mo­nia en­tre es­pa­cios tan sin­gu­la­res y be­llos co­mo el pa­tio de ar­mas, la ca­pi­lla con­sa­gra­da o el pro­pio jar­dín. To­dos ellos

son ade­más de­co­ra­dos y ador­na­dos pa­ra la oca­sión con in­fi­ni­dad de de­ta­lles de ex­qui­si­to gus­to, lo que los con­vier­te en idó­neos a la ho­ra de real­zar co­mo co­rres­pon­de el emo­ti­vo mo­men­to en el que la pa­re­ja se­lla­rá su unión.

El pa­zo del si­glo XVI, ubi­ca­do a cin­co mi­nu­tos a pie del cen­tro de Vi­la­gar­cía, cuen­ta con unos es­pec­ta­cu­la­res jar­di­nes de tra­za fran­ce­sa

El pa­zo dis­po­ne de di­ver­sos es­pa­cios pa­ra aco­ger la ce­re­mo­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.