De Olof Pal­me a Aman­cio Or­te­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VALDÉS

Re­cor­da­ba la anéc­do­ta ha­ce años en Cla­rín, el gran dia­rio bo­nae­ren­se, mi que­ri­do Fer­nan­do Sa­va­ter. Vi­si­ta­ba la Sue­cia de Olof Pal­me, fi­gu­ra de una so­cial­de­mo­cra­cia en­ton­ces fuer­te, uno de los per­so­na­jes más po­lé­mi­cos de la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les, el mi­li­tar iz­quier­dis­ta Ote­lo Sa­rai­va, quien, al ser pre­gun­ta­do por Pal­me so­bre los ob­je­ti­vos de aquel 25 de abril que ha­bía de­vuel­to la li­ber­tad a Por­tu­gal, con­tes­tó con su usual ro­tun­di­dad: «Que­re­mos aca­bar con los ri­cos». El pre­si­den­te sue­co, ase­si­na­do lue­go de un ti­ro por la es­pal­da cuan­do vol­vía a ca­sa sin es­col­ta, no tar­dó, to­do sen­sa­tez, en res­pon­der: «Es cu­rio­so. No­so­tros as­pi­ra­mos a aca­bar con los po­bres».

El diá­lo­go ex­pre­sa la muy di­fe­ren­te forma de en­ten­der la igual­dad y la jus­ti­cia de la so­cial­de­mo­cra­cia re­for­mis­ta, que tan­to ayu­dó a ha­cer­las efec­ti­vas, y del iz­quier­dis­mo de sa­lón, ra­di­cal e in­ser­vi­ble so­cial­men­te. Pe­ro ex­pre­sa tam­bién dos con­cep­cio­nes muy dis­tin­tas so­bre el pa­pel de la ri­que­za in­di­vi­dual y el mun­do em­pre­sa­rial. Porque, se­gún lo sub­ra­ya­ba el pro­pio Sa­va­ter, fren­te a los «ri­cos de­pre­da­do­res e in­so­li­da­rios» es­tán aque­llos que con­tri­bu­yen con su ini­cia­ti­va a la ri­que­za ge­ne­ral y asu­men una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Aman­cio Or­te­ga des­ta­ca en es­te segundo gru­po de em­pre­sa­rios, que cual­quier país que­rría mul­ti­pli­car y del que la in­men­sa ma­yo­ría de sus con­ciu­da­da­nos se sien­ten or­gu­llo­sos. Las mar­cas co­mer­cia­les que for­man par­te de In­di­tex dan tra­ba­jo en me­dio mun­do a de­ce­nas de mi­les de per­so­nas, con­tri­bu­yen anual­men­te a la me­jo­ra del em­pleo, apor­tan a las ar­cas pú­bli­cas en im­pues­tos una can­ti­dad in­gen­te de di­ne­ro y se han con­ver­ti­do, por de­re­cho pro­pio, en se­ña de iden­ti­dad de es­te país con su pres­ti­gio­sa pre­sen­cia en cien­tos de ciu­da­des del planeta.

Ayer se hi­zo pú­bli­co que, a tra­vés de su Fun­da­ción, Or­te­ga do­na­rá 320 mi­llo­nes de eu­ros (¡más de 53.000 mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas!) a nues­tra sa­ni­dad pú­bli­ca pa­ra la com­pra de apa­ra­tos de de­tec­ción y tra­ta­mien­to de tu­mo­res. Si a esa im­pre­sio­nan­te do­na­ción se le su­man otras de la Fun­da­ción des­de co­mien­zos de es­te si­glo, la ci­fra de sus apor­ta­cio­nes so­cia­les se acer­ca a 500 mi­llo­nes de eu­ros, lo que con­vier­te a Or­te­ga en el pri­mer me­ce­nas del país. So­lo hay que ha­ber via­ja­do un po­co por Es­ta­dos Uni­dos pa­ra sa­ber has­ta qué pun­to sin el me­ce­naz­go se­ría in­com­pren­si­ble su gran­de­za.

En res­pues­ta a la do­na­ción de la Fun­da­ción Or­te­ga que ayer se ha­cía pú­bli­ca, de­ce­nas de in­ter­nau­tas ex­pre­sa­ban en La Voz su gra­ti­tud por el gran be­ne­fi­cio que ob­ten­drán de­ce­nas de mi­les de pa­cien­tes. Una lec­to­ra afir­ma­ba: «Co­mo ciudadana, mu­chas gra­cias, Sr. Or­te­ga. Que cun­da el ejem­plo». (CRME7673 des­de A Coruña). No ten­go du­da de que ese es el sano sen­ti­mien­to de mi­llo­nes de per­so­nas en Es­pa­ña, de nor­te a sur y de es­te a oes­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.