Ga­yo­so sa­le de la cár­cel y de­be­rá ser­vir desa­yu­nos y acom­pa­ñar a in­di­gen­tes en Ér­gue­te

Re­co­no­ce el da­ño que ha cau­sa­do con su «re­pro­cha­ble con­duc­ta»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - A. BAL­SEI­RO, L. C. LLE­RA, L. PENIDE

El ex­co­pre­si­den­te de No­va­cai­xa­ga­li­cia Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so, con­de­na­do a dos años de cár­cel co­mo co­la­bo­ra­dor ne­ce­sa­rio en un de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da en la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, sal­drá de for­ma in­mi­nen­te de la pri­sión pon­te­ve­dre­sa de A La­ma, en la que es­tá re­clui­do des­de el pa­sa­do 15 de enero. Así lo acor­dó ayer el juez de Vi­gi­lan­cia Pe­ni­ten­cia­ria de la Au­dien­cia Na­cio­nal José Luis Cas­tro, en un au­to en el que, co­mo con­tra­par­ti­da, im­po­ne al ex­ban­que­ro la obli­ga­ción de desa­rro­llar tra­ba­jos so­cia­les «de for­ma al­truis­ta y sin con­tra­pres­ta­ción eco­nó­mi­ca» en la Fun­da­ción Ér­gue­te de Vi­go.

Pre­si­di­da por Car­men Aven­da­ño, la en­ti­dad se de­di­ca fun­da­men­tal­men­te a la reha­bi­li­ta­ción de ex­to­xi­có­ma­nos y tra­ba­ja en el cam­po de la pre­ven­ción y la re­in­ser­ción so­cial de an­ti­guos pre­sos. Aven­da­ño ex­pli­có ayer a La Voz que Ga­yo­so, de 85 años, ten­drá que desa­rro­llar tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad en­tre cua­tro y cin­co me­ses.

Acom­pa­ña­mien­to a in­di­gen­tes

«Se­rá de 9 a 13 ho­ras y ten­drá que rea­li­zar acom­pa­ña­mien­to a per­so­nas in­di­gen­tes y sin re­cur­sos, lle­ván­do­los al mé­di­co o sir­vién­do­les el desa­yuno», se­ña­ló la pre­si­den­ta. «Tam­bién co­la­bo­ra­rá en la con­ta­bi­li­dad de la fun­da­ción ase­so­rán­do­nos en te­mas de au­di­to­rías o cual­quier cues­tión eco­nó­mi­ca, aun­que hay un equi­po de per­so­nas que se de­di­can a ello y en trein­ta años nun­ca he­mos te­ni­do nin­gún pro­ble­ma con las cuen­tas ni nun­ca ha ha­bi­do un des­liz», acla­ra. Ga­yo­so ya ha cum­pli­do una cuar­ta par­te de su pe­na.

Aven­da­ño se­ña­ló que aún no sa­be exac­ta­men­te en qué fe­cha se va a in­cor­po­rar el ex­pre­si­den­te de la an­ti­gua ca­ja ga­lle­ga a es­tas ta­reas, por­que hay que se­guir unos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos cuyos pla­zos no es­tán de­fi­ni­dos.

La pre­si­den­ta de Ér­gue­te apun­tó que fue el abo­ga­do de Ga­yo­so el que pro­pu­so al juez Cas­tro que su clien­te po­dría lle­var a ca­bo ta­reas so­cia­les en al­gu­na oe­ne­gé y su­gi­rió que fue­se Ér­gue­te o el Ban­co de Ali­men­tos. «Nos lo pro­pu­sie­ron y, tras de­ba­tir­lo,

nos pa­re­ció bien. Cree­mos que va a re­sul­tar po­si­ti­vo pa­ra él y pa­ra no­so­tros». Aven­da­ño pu­so de re­lie­ve que, cuan­do era pre­si­den­te de la ca­ja de aho­rros, Ga­yo­so siem­pre co­la­bo­ró con la fun­da­ción que ella pre­si­de y que han man­te­ni­do una bue­na re­la­ción pro­fe­sio­nal.

No per­noc­ta­rá en su do­mi­ci­lio

Mien­tras lle­ve a ca­bo es­tos tra­ba­jos so­cia­les pa­ra con­mu­tar par­te de la pe­na —el pa­sa­do 15 de ju­lio cum­plió seis me­ses, es de­cir, un cuar­to de los dos años de cár­cel que le im­pu­sie­ron—, el ex­ban­que­ro ten­drá que per­noc­tar en el cen­tro de in­ser­ción so­cial de Vi­go, per­te­ne­cien­te a Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias y que lle­va pre­ci­sa­men­te el nom­bre de Car­men Aven­da­ño.

Pa­ra la adop­ción de esta me­di­da, el juez, de acuer­do con la Fis­ca­lía, ha te­ni­do en cuen­ta fac­to­res co­mo la avan­za­da edad y el de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud de Ga­yo­so, el es­cri­to vo­lun­ta­rio que en­vió el 19 de abril asu­mien­do el de­li­to co­me­ti­do y ma­ni­fes­tan­do arre­pen­ti­mien­to, y es­pe­cial­men­te el he­cho de que ha­ya abo­na­do la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil a la que fue con­de­na­do jun­to con los de­más ex­di­rec­ti­vos de la en­ti­dad, y que as­cen­día en to­tal a 10,4 mi­llo­nes de eu­ros, que de­bían pa­gar so­li­da­ria­men­te. De he­cho, no ha­ber­la cos­tea­do an­tes fue uno de los fac­to­res que más pe­so tu­vo en la de­ci­sión de la Au­dien­cia de en­viar­los a pri­sión.

Ga­yo­so, que pa­gó la mul­ta de 70.000 eu­ros im­pues­ta en la sen­ten­cia, apor­tó tam­bién 2,5 mi­llo­nes en ac­ti­vos —1.050.000 eu­ros co­rres­pon­dien­tes a la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil de Gre­go­rio Go­rria­rán y 1.450.000 de la de José Luis Pe­go—, por lo que el juez Cas­tro con­clu­ye que la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil «es­tá abo­na­da». Pe­ro en el au­to hace cons­tar al res­pec­to una «va­lo­ra­ción po­si­ti­va», se­ña­lan­do que el ex­ban­que­ro «no ha pues­to obs­tácu­lo al­guno en cu­brir di­cha res­pon­sa­bi­li­dad, más bien lo con­tra­rio, su con­duc­ta en todo mo­men­to y es­pe­cial­men­te du­ran­te la eje­cu­to­ria ha es­ta­do di­ri­gi­da a fa­ci­li­tar que se hi­cie­ra efec­ti­vo el pa­go de di­cha res­pon­sa­bi­li­dad».

Con el tra­ba­jo so­cial en Ér­gue­te y con el abono de la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, el ma­gis­tra­do en­tien­de que el con­de­na­do «po­drá dar cum­pli­mien­to a la fi­na­li­dad res­tau­ra­ti­va de la pe­na, pues a tra­vés de las la­bo­res de asis­ten­cia a per­so­nas des­fa­vo­re­ci­das po­drá, en cier­ta me­di­da, re­sar­cir a la so­cie­dad del da­ño cau­sa­do por su ac­ción de­lic­ti­va». Y aña­de que, al te­ner «am­plios co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros po­drá, me­dian­te la co­la­bo­ra­ción con Ér­gue­te, de­vol­ver a la so­cie­dad la con­fian­za ro­ta por el da­ño cau­sa­do».

BENITO OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.