El juez se nie­ga a ex­car­ce­lar a Ignacio Gon­zá­lez por­que te­me que se fu­gue a Su­da­mé­ri­ca

Ale­ga que el po­lí­ti­co tu­vo un «pa­pel de­ci­si­vo» en la tra­ma Le­zo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Ignacio Gon­zá­lez se­gui­rá en la cár­cel de ma­ne­ra pre­ven­ti­va, al me­nos to­da­vía por un buen pe­río­do de tiem­po. El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Ma­nuel Gar­cía-Cas­te­llón ha re­cha­za­do la pe­ti­ción de sus abo­ga­dos de ex­car­ce­lar­lo —o cuan­do me­nos de im­po­ner­le una fian­za— por­que, ale­ga el ins­truc­tor, exis­te un al­to ries­go de que el ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño se fu­gue al ex­tran­je­ro. Pe­ro no solo. El juez re­ve­la que la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Le­zo so­bre el sa­queo del Ca­nal de Isa­bel II, le­jos de ex­cul­par al ex­po­lí­ti­co del PP, es­tá des­cu­brien­do más prue­bas con­tra él, si­tuán­do­lo con un «pa­pel de­ci­si­vo» en el en­tra­ma­do co­rrup­to.

La pa­sa­da se­ma­na Gon­zá­lez ha­bía pe­di­do su ex­car­ce­la­ción por­que ase­gu­ra­ba que los más de tres me­ses que lle­va en la cár­cel ma­dri­le­ña de So­to del Real, en la que in­gre­só el pa­sa­do 21 de abril, le ha­bían pro­vo­ca­do un im­por­tan­te «de­te­rio­ro fí­si­co y psí­qui­co» y que la pri­va­ción de li­ber­tad, además, es­ta­ba afec­tan­do a su «in­te­gri­dad mo­ral». Sus le­tra­dos, además, in­sis­tie­ron en que las ra­zo­nes pa­ra de­cre­tar la pri­sión pre­ven­ti­va (ries­go de fu­ga, des­truc­ción de prue­bas u obs­ta­cu­li­za­ción de la Jus­ti­cia) ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do una «va­ria­ción sus­tan­cial».

Pe­ro Gar­cía-Cas­te­llón no lo ve así. Es más, al con­tra­rio. El ins­truc­tor di­ce abier­ta­men­te que te­me que Gon­zá­lez se fu­gue a Su­da­mé­ri­ca si lo li­be­ra aho­ra. Di­ce el juez que es evi­den­te que el pre­so for­ma par­te de «una tra­ma cri­mi­nal que ha ope­ra­do en di­fe­ren­tes países, ha­bien­do re­co­no­ci­do el pro­pio Ignacio Gon­zá­lez en con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas su in­ten­ción de co­men­zar una nue­va Gon­zá­lez, du­ran­te el re­gis­tro de su des­pa­cho, el pa­sa­do abril.

vi­da de ne­go­cios en Su­da­mé­ri­ca», don­de pre­ci­sa­men­te exis­ten varias ope­ra­cio­nes in­ves­ti­ga­das en el mar­co de la pre­sen­te ins­truc­ción. Y no solo eso. Tam­bién el ries­go de fu­ga es to­da­vía ma­yor si se le su­ma «la exis­ten­cia de di­ne­ro de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta» fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal.

Pa­pel de­ci­si­vo

El ti­tu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 6 de la Au­dien­cia Na­cio­nal des­ta­ca que, con­for­me avan­za la in­ves­ti­ga­ción, las co­sas se es­tán po­nien­do ca­da vez más feas pa­ra el ex­di­ri­gen­te po­pu­lar. El au­to afir­ma que Gon­zá­lez, por lo ins­trui­do ya, pu­do ha­ber te­ni­do «un pa­pel de­ci­si­vo y ne­ce­sa­rio» en la ex­ten­sa re­la­ción de de­li­tos que se in­ves­ti­gan en es­te cau­sa.

Se­gún Gar­cía Cas­te­llón, solo las al­tas pe­nas que con­lle­van es­tos de­li­tos jus­ti­fi­ca­rían de so­bra la me­di­da de pri­sión pre­ven­ti­va, pe­ro in­sis­te en que ca­da vez las prue­bas con­tra el re­clu­so son más se­rias. «Asis­ti­mos a una cris­ta­li­za­ción pro­gre­si­va de los in­di­cios ra­cio­na­les de cri­mi­na­li­dad co­mo con­se­cuen­cia de las di­li­gen­cias

que se es­tán prac­ti­can­do», re­cal­ca.

El juez tam­bién va­lo­ra otro «ries­go», el de «ac­ce­so a las fuen­tes de prue­bas» por par­te del acu­sa­do. O sea, la ca­pa­ci­dad de Gon­zá­lez de in­ten­tar ha­cer des­apa­re­cer las prue­bas que lo se­ña­lan. Gar­cía-Cas­te­llón no des­car­ta que el ex­pre­si­den­te pu­die­ra en li­ber­tad lle­var a ca­bo «coac­cio­nes o ac­tua­cio­nes ten­den­tes a evi­tar la ocul­ta­ción, al­te­ra­ción o des­truc­ción de prue­bas».

Co­mo con­se­cuen­cia de todo ello, Gar­cía-Cas­te­llón con­clu­ye que se man­tie­nen todos los ele­men­tos que lle­va­ron a de­ci­dir la pri­sión de Ignacio Gon­zá­lez y que el avan­ce de la in­ves­ti­ga­ción, de una for­ma rá­pi­da y ágil, pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por man­te­ner la me­di­da adop­ta­da, y que no es es­te el mo­men­to pro­ce­sal pa­ra va­riar­la, pues las nue­vas prue­bas re­ca­ba­das des­de que se acor­dó «pa­ten­ti­zan la exis­ten­cia de im­por­tan­tes ries­gos de ac­ce­so a las fuen­tes de prue­ba, des­truc­ción de do­cu­men­tos re­le­van­tes que pon­drían en pe­li­gro la in­ves­ti­ga­ción en cur­so y la re­cu­pe­ra­ción de ac­ti­vos.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.