El Cas­ti­ga­dor hace aguas en Fi­li­pi­nas

Du­ter­te usa la lu­cha con­tra las dro­gas pa­ra ocul­tar sus ca­ren­cias co­mo pre­si­den­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, F. E.

Al pre­si­den­te fi­li­pino Ro­dri­go Du­ter­te solo hay al­go que le es­ti­mu­le más que los fo­cos me­diá­ti­cos de me­dio mun­do: apli­car su po­der. Jun­to a otros lí­de­res con tin­tes au­to­ri­ta­rios co­mo Er­do­gan, Trump, Pu­tin o Xi Jin­ping, Du­ter­te es una pie­za más den­tro del au­ge del po­pu­lis­mo y del odio a los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos más ele­men­ta­les a es­ca­la glo­bal.

Ayer, el pro­pio por­ta­voz de la po­li­cía fi­li­pi­na, Ro­nald de la Ro­sa, ta­cha­ba de «ad­ver­ten­cia» el ase­si­na­to de un al­cal­de y 14 per­so­nas du­ran­te una ope­ra­ción an­ti­dro­ga en el sur del país. Du­ter­te Harry (en re­fe­ren­cia a Harry el Su­cio), tam­bién apo­da­do el Cas­ti­ga­dor, ha de­mos­tra­do que no iba de fa­rol en cam­pa­ña elec­to­ral. Du­ter­te es más que fan­fa­rro­ne­ría y ex­cen­tri­ci­dad. Ya lo de­mos- tró en sus 22 años co­mo al­cal­de de Da­vao, la ter­ce­ra ciu­dad del país, en don­de hu­bo 1.400 ase­si­na­tos atri­bui­dos a los es­cua­dro­nes de la muer­te que él mis­mo apo­ya­ba.

Un año des­pués de su apa­bu­llan­te vic­to­ria elec­to­ral, más de 7.000 per­so­nas han muer­to en las ope­ra­cio­nes con­tra la dro­ga. De ellas, 3.119 a ma­nos de la po­li­cía, in­ves­ti­ga­da por el Se­na­do por aban­do­nar ca­dá­ve­res en los hos­pi­ta­les. El res­to de las víc­ti­mas co­rres­pon­den a gru­pos de vi­gi­lan­tes anó­ni­mos en bus­ca de re­com­pen­sa: 60.000 eu­ros por un nar­co­tra­fi­can­te, 1.000 por un ca­me­llo o un con­su­mi­dor co­rrien­te.

La gue­rra con­tra las dro­gas no solo ha su­pues­to mi­les de muer­tos. Pa­ra Du­ter­te, el éxi­to de su po­lí­ti­ca que­da re­fle­ja­do en las clí­ni­cas de des­in­to­xi­ca­ción des­bor­da­das o en las cár­ce­les re­ple­tas de re­clu­sos. Con una ca­pa­ci­dad má­xi­ma de 20.399 per­so­nas, las pri­sio­nes fi­li­pi­nas al­ber­gan a más de 132.000 de­te­ni­dos con­fi­na­dos a la es­pe­ra de jui­cio. Mien­tras, en las ca­lles el con­su­mo de sha­bu, la dro­ga lo­cal, no ha dis­mi­nui­do: se­gún la Agen­cia de Con­trol de Dro­gas de Fi­li­pi­nas, su pre­cio ha ba­ja­do des­de la lle­ga­da de Du­ter­te.

Un par­che con­tra la reali­dad

Hasta aho­ra, la es­tra­te­gia de Du­ter­te le ha re­por­ta­do im­por­tan­tes co­tas de apoyo so­cial: al­re­de­dor de un 75 % de la po­bla­ción ava­la sus mé­to­dos. El pro­pio Donald Trump le te­le­fo­neó per­so­nal­men­te pa­ra fe­li­ci­tar­le y así de pa­so evi­tar el dis­tan­cia­mien­to que se ha­bía pro­du­ci­do con Oba­ma, al que Du­ter­te lla­mó «hi­jo de pu­ta» en pú­bli­co.

Sin em­bar­go, más allá de su en­fo­que an­ti­dro­ga, el ba­lan­ce de su pri­mer año es de­sola­dor: sin acuer­do con las gue­rri­llas maoís­tas, ad­ver­ti­do ayer por la ONU por las vio­la­cio­nes de los de­re­chos de los in­dí­ge­nas, con el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios in­jus­ti­fi­ca­dos en au­men­to y con la re­for­ma fe­de­ral pa­ra­li­za­da por el yiha­dis­mo. La to­ma el pa­sa­do 23 de ma­yo de la ciu­dad de Ma­ra­wi por el gru­po yiha­dis­ta Mau­te, afín al Es­ta­do Is­lá­mi­co, le lle­vó a de­cre­tar la ley mar­cial en Min­da­nao, una is­la acos­tum­bra­da des­de hace 40 años a la pro­li­fe­ra­ción de con­flic­tos ar­ma­dos. Los com­ba­tes en­tre los is­la­mis­tas y el Ejér­ci­to ya han oca­sio­na­do más de 550 muer­tos y 400.000 des­pla­za­dos.

Con la opo­si­ción mer­ma­da y las pro­cla­mas de las oe­ne­gés ig­no­ra­das, Du­ter­te bus­ca ro­dear­se de más po­de­res am­plian­do la ley mar­cial hasta di­ciem­bre. Todo con tal de ca­mu­flar su ne­gli­gen­cia y la­mi­nar la de­mo­cra­cia en Fi­li­pi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.