Un mé­to­do de cálcu­lo crea­do en Ga­li­cia aba­ra­ta el di­se­ño de puentes y edi­fi­cios

Mi­ni­mi­za el error de las ma­que­tas so­me­ti­das a re­sis­ten­cia en los tú­ne­les de vien­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

Puentes, ras­ca­cie­los, to­rres de co­mu­ni­ca­cio­nes, ae­ro­ge­ne­ra­do­res... To­das son gran­des y cos­to­sas in­fra­es­truc­tu­ras. Y en to­das de­be pri­mar un as­pec­to esen­cial: la seguridad. A la ho­ra de cons­truir­las no solo hay que te­ner en cuen­ta el te­rreno en el que se­rán ubi­ca­das, sino que su re­sis­ten­cia al vien­to es otro de los fac­to­res esen­cia­les. De­ben es­tar pre­pa­ra­das pa­ra so­por­tar con­di­cio­nes ex­tre­mas. Pa­ra ello, mu­cho an­tes de que se pon­ga la pri­me­ra pie­dra, se di­se­ña una ma­que­ta que re­pro­du­ce con la ma­yor fia­bi­li­dad po­si­ble la es­truc­tu­ra real y se es­tu­dia en un tú­nel de vien­to. Pe­ro ocu­rre que el mo­de­lo nun­ca es exac­ta­men­te igual a co­mo se­rá el ori­gi­nal. Las des­via­cio­nes os­ci­lan en­tre el 10 % y el 15 % e, in­clu­so en al­gu­nos ca­sos, pue­den exis­tir di­fe­ren­cias de hasta el 25 %. Los in­ge­nie­ros son cons­cien­tes de es­tos fa­llos, por lo que apli­can un coe­fi­cien­te de co­rrec­ción. Por ejem­plo, si las prue­bas in­di­can que un edi­fi­cio pue­de aguan­tar ra­chas de 180 o 200 ki­ló­me­tros por ho­ra, se de­ja un mar­gen de 30 o 50 ki­ló­me­tros más, lo que tam­bién su­po­ne un so­bre­cos­te en la cons­truc­ción.

Es­to es lo que ocu­rre aho­ra. Pe­ro ¿po­dría ha­cer­se de otra for­ma? Fue la pre­gun­ta que se plan­teó Mi­guel Cid Mon­to­ya, in­ves­ti­ga­dor pos­doc­to­ral en el gru­po de Me­cá­ni­ca de Es­truc­tu­ras de la Es­cue­la de In­ge­nie­ros de Ca­mi­nos, Ca­na­les y Puer­tos de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña (UDC), du­ran­te su es­tan­cia de seis me­ses en el 2014, co­mo be­ca­rio de la Fun­da­ción Ba­rrié, en la Uni­ver­si­dad Oc­ci­den­tal de On­ta­rio, en uno de los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­na­les más re­co­no­ci­dos en el cam­po de la in­ge­nie­ría de vien­to. El equi­po cuen­ta con uno de

los tú­ne­les más so­fis­ti­ca­dos, don­de de for­ma re­gu­lar se prue­ba la re­sis­ten­cia de las ma­que­tas a es­ca­la de gran­des in­fra­es­truc­tu­ras.

Pe­ro tam­po­co se ajus­ta­ban del todo a la reali­dad. «Vi —ex­pli­ca Cid— que te­nían erro­res en el di­se­ño, aun­que me di­je­ron que era lo ha­bi­tual, que siem­pre se ha­bía he­cho así». Fue en­ton­ces cuan­do pro­pu­so desa­rro­llar un mé­to­do nu­mé­ri­co que mi­ni­mi­za­se la des­via­ción. Al prin­ci­pio no se lo tuvieron muy en cuen­ta, pe­ro cuan­do lle­gó con los cálculos todo cam­bió y de­ci­die­ron pro­bar­lo en una to­rre de un puen­te.

«El error de las res­pues­tas di­ná­mi­cas de la ma­que­ta fue siem­pre in­fe­rior al 1%», apun­ta el in­ves­ti­ga­dor ga­lle­go. Ya no solo que­da­ron des­pe­ja­das las du­das, sino que el nue­vo sis­te­ma de cálcu­lo se pu­bli­có en Jour­nal of Wind En­gi­nee­ring & In­dus­trial Ae­rody­na­mics, la re­vis­ta cien­tí­fi­ca más in­flu­yen­te en el área, en un tra­ba­jo en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ron

sus dos di­rec­to­res de te­sis, San­tia­go Her­nán­dez Ibá­ñez y Fé­lix Nie­to, así co­mo otros dos in­ves­ti­ga­do­res ca­na­dien­ses. «El sis­te­ma nu­mé­ri­co —apun­ta Cid— ga­ran­ti­za que las ma­que­tas re­pro­du­cen exac­ta­men­te el com­por­ta­mien­to de las es­truc­tu­ras reales».

Ma­yor pre­ci­sión

Tan­to es así que a par­tir de aho­ra se uti­li­za­rá de for­ma ru­ti­na­ria en el tú­nel de vien­to que la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña pon­drá en fun­cio­na­mien­to a par­tir de septiembre. La pri­me­ra ma­que­ta que se so­me­te­rá a la re­sis­ten­cia ae­ro­elás­ti­ca

se­rá la de un ae­ro­ge­ne­ra­dor, por en­car­go de una im­por­tan­te com­pa­ñía ener­gé­ti­ca.

«Una ma­yor pre­ci­sión per­mi­te un me­jor di­se­ño de las ma­que­tas y, por tan­to, un ma­yor aho­rro en la cons­truc­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras que, de­pen­dien­do de có­mo sean, pue­de cos­tar mi­llo­nes de eu­ros», ex­pli­ca el ca­te­drá­ti­co de Me­cá­ni­ca de Es­truc­tu­ras San­tia­go Her­nán­dez Ibá­ñez, quien des­ta­ca la ini­cia­ti­va y la pre­pa­ra­ción de su pu­pi­lo. «Es un re­co­no­ci­mien­to pa­ra la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña que un jo­ven in­ge­nie­ro lle­gue a Ca­na­dá y les di­ga no solo que es­to se pue­de ha­cer me­jor, sino que tam­bién les di­ga có­mo ha­cer­lo», di­ce.

El mé­to­do nu­mé­ri­co tie­ne apli­ca­ción en pro­yec­tos in­dus­tria­les en los que se mi­da la re­sis­ten­cia ae­ro­elás­ti­ca, lo que abar­ca des­de puentes a gran­des edi­fi­cios, pa­san­do por ae­ro­ge­ne­ra­do­res o to­rres de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. En todos se aho­rra­rá cos­tes.

Mi­guel Cid, que desa­rro­lló el mé­to­do du­ran­te su es­tan­cia en Ca­na­dá, en el an­ti­guo tú­nel de vien­to de la UDC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.