Un es­tu­dio afir­ma que uno de ca­da cua­tro ga­lle­gos ga­na­rá cin­co ki­los al ter­mi­nar los me­ses es­ti­va­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - LAU­RA G. DEL VA­LLE

En Na­vi­da­des los ex­ce­sos pro­pios de las co­pio­sas co­mi­das no dan tre­gua a la bás­cu­la. En fe­bre­ro las la­co­na­das im­pi­den una tran­si­ción tran­qui­la a la pri­ma­ve­ra en lo que a la ta­lla se re­fie­re, y en se­ma­na san­ta, de nue­vo las xun­tan­zas fa­mi­lia­res ale­jan el pro­yec­to ope­ra­ción bi­ki­ni. Y cuan­do lle­ga el an­sia­do verano, en el que uno se po­ne mo­ra­do a gaz­pa­chos, en­sa­la­das y fru­tas, y cree que es el mo­men­to idó­neo pa­ra man­te­ner la lí­nea, cuál es la sor­pre­sa cuan­do se sube a la bás­cu­la y des­cu­bre que de adel­ga­zar, na­ran­jas de la chi­na.

Se­gún un es­tu­dio de la com­pa­ñía Ao­ra Health, una em­pre­sa es­pa­ño­la de I+D+i que im­pul­sa la ali­men­ta­ción del fu­tu­ro, el 26 % de los ga­lle­gos en­gor­da más de 5 ki­los en verano, y más de la mi­tad de los en­cues­ta­dos re­ve­lan que cam­bian sus ru­ti­nas ali­men­ti­cias en esta épo­ca, y no solo du­ran­te el mes de va­ca­cio­nes. Un da­to preo­cu­pan­te si se tie­ne en cuen­ta que más del 40 % de la po­bla­ción de la co­mu­ni­dad tie­ne so­bre­pe­so.

La con­tro­ver­sia es­tá ser­vi­da. Nun­ca me­jor di­cho, ya que abun­dan las per­so­nas que creen que du­ran­te el pe­río­do es­ti­val tie­nen que adel­ga­zar ca­si sin es­fuer­zo por­que comen me­nos can­ti­dad de co­mi­da y más sa­lu­da­ble que el res­to del año. Si solo se tie­ne en cuen­ta es­te fac­tor es po­si­ble que uno se frus­tre cuan­do vea que los pan­ta­lo­nes co­mien­zan a que­dar­le al­go apre­ta­dos. Sin em­bar­go, si pres­ta aten­ción a la can­ti­dad de ca­ñas y re­fres­cos que ha to­ma­do du­ran­te sus jor­na­das de ocio en­ten­de­rá la res­pues­ta. «En esta épo­ca del año no ne­ce­si­ta­mos tan­tas ca­lo­rías co­mo en in­vierno, y nues­tro cuer­po ya no nos pi­de gui­sos y co­mi­das de es­te es­ti­lo. Sin em­bar­go, in­ge­ri­mos más al­cohol y eso pa­sa fac­tu­ra», comenta la nu­tri­cio­nis­ta Fá­ti­ma Bran­co.

Erro­res de ali­men­ta­ción

No es lo úni­co en lo que nos equi­vo­ca­mos: «Cuan­do va­mos a la pla­ya ten­de­mos a co­mer mu­cha fru­ta y, en al­gu­nos ca­sos, re­nun­cian­do a la pro­teí­na que de­be­ría­mos to­mar al me­dio­día. Es­to es un error por­que ge­ne­ra­mos un des­equi­li­brio en nues­tro cuer­po que nos hace co­mer más a ho­ras más tar­días», ex­pli­ca la ex­per­ta. Pe­ro los mains­tream que si­guen ti­ran­do de tor­ti­lla y fi­le­te ru­so, pue­den que­dar­se tran­qui­los: «Ni en verano ni en nin­gu­na épo­ca del año hay que pres­cin­dir de ali­men­tos, solo com­ple­tar el menú con pro­duc­tos que apor­ten agua y no sean co­pio­sos», afir­ma Bran­co. Eso sí, no hay que caer en eso del so­ta, ca­ba­llo, rey con la le­chu­ga y la cro­que­ta.

Pa­ra com­po­ner un menú per­fec­to, tan­to pa­ra un día ca­se­ro co­mo pa­ra una jor­na­da de pla­ya, el mé­di­co ex­per­to en nu­tri­ción Ma­nuel Viso —que ha com­pues­to los pla­tos si­tua­dos en la par­te su­pe­rior de la pá­gi­na—, man­tie­ne que no hay que re­nun­ciar al sa­bor pa­ra co­mer de ma­ne­ra sa­na. Además, es de los que cree que tam­po­co hay que res­trin­gir pro­duc­tos y abrir la men­te pa­ra des­cu­brir que ali­men­tos co­mo la ave­na o el cus­cús ma­ri­dan per­fec­to con ele­men­tos tan ha­bi­tua­les en nues­tra die­ta co­mo un va­so de le­che o, en el ca­so de la sé­mo­la de trigo, un sal­tea­do de ver­du­ras. Además, acon­se­ja a las fa­mi­lias: «El mo­men­to pla­ya es per­fec­to pa­ra que los ni­ños apren­dan a co­mer, no pue­den ir a la ne­ve­ra y co­ger lo que quie­ran, así que los pa­dres tie­nen que apro­ve­char pa­ra edu­car­los en buenos há­bi­tos de ali­men­ta­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.