Jean­ne Mo­reau, luz de la «nou­ve­lle va­gue» y mu­jer in­de­pen­dien­te

La ac­triz, fa­lle­ci­da a los 89 años, in­ter­pre­tó pa­pe­les arries­ga­dos de gran com­ple­ji­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - X. F.

Una es­po­sa que pla­nea con su aman­te el ase­si­na­to de su ma­ri­do (As­cen­sor pa­ra el ca­dal­so, Louis Ma­lle). Una mu­jer que en­car­na el de­sen­can­to del ma­tri­mo­nio (La noche, An­to­nio­ni). Una se­duc­to­ra que hu­mi­lla a un no­ve­lis­ta por su di­ne­ro (Eva, Jo­seph Lo­sey). El vér­ti­ce de un trián­gu­lo amo­ro­so (Ju­les y Jim, Truf­faut). La sir­vien­ta ru­ral que vi­ve las ex­cen­tri­ci­da­des de sus pa­tro­nos (Dia­rio de una ca­ma­re­ra, Bu­ñuel). La es­cri­to­ra Mar­gue­ri­te Du­ras (Cet amour-là, Jo­sée Da­yan).

La ca­rre­ra de Jean­ne Mo­reau, na­ci­da en Pa­rís en 1928 y fa­lle­ci­da ayer en esta mis­ma ciu­dad, se ca­rac­te­ri­zó por una ga­le­ría de per­so­na­jes com­ple­jos y arries­ga­dos, cu­ya in­ter­pre­ta­ción siem­pre su­pu­so un re­to pa­ra la ac­triz, quien lle­vó a la gran pan­ta­lla la mis­ma li­ber­tad e in­de­pen­den­cia de la que hi­zo ga­la en su vi­da per­so­nal. Su le­ma po­dría re­su­mir­se en una fra­se que caía co­mo una sen­ten­cia la­pi­da­ria en sus en­tre­vis­tas: «Vi­vir es arries­gar­se».

Su ca­rác­ter se for­jó a par­tir del cho­que en­tre su pa­dre, un res­tau­ra­dor fran­cés, y su ma­dre, una bai­la­ri­na in­gle­sa. El de­seo pa­terno pa­sa­ba por­que fue­se una es­po­sa o, en el me­jor de los ca­sos, fun­cio­na­ria. La fal­ta de apoyo se tra­du­jo en una ma­yor de­ter­mi­na­ción y en una aver­sión al con­trol con­yu­gal y so­cial. Una im­po­si­bi­li­dad a la do­mes­ti­ca­ción que pro­pul­só su vi­da y que so­bre­vo­la­ba ca­da una de sus in­ter­pre­ta­cio­nes.

An­tes de cum­plir los vein­te fue ad­mi­ti­da en la Co­mé­die Fra­nçai­se. Fue en­ton­ces cuan­do Louis Ma­lle la vio en La ga­ta so­bre el te­ja­do de zinc y le abrió la puer­ta a una nue­va vi­da en el ci­ne con As­cen­sor pa­ra el ca­dal­so. La frial-

dad de su per­so­na­je y la mú­si­ca de Mi­les Da­vis cho­ca­ban en una at­mós­fe­ra elec­tri­zan­te. A par­tir de en­ton­ces ilu­mi­nó con sus ac­tua­cio­nes a to­da una ge­ne­ra­ción, la de la nou­ve­lle va­gue, con cuyos ex­po­nen­tes —Truf­faut, Go­dard— ro­da­ría, a la vez que la

re­cla­ma­ban Or­son We­lles, An­to­nio­ni, Elia Ka­zan o Jo­seph Lo­sey. Fue We­lles quien la calificó co­mo «la me­jor ac­triz» con la que ha­bía tra­ba­ja­do. Y Bu­ñuel sub­ra­yó que la in­tér­pre­te no ne­ce­si­ta­ba fin­gir sus per­so­na­jes, sino que los vi­vía.

Tres per­so­na­jes. Mo­reau, en tres gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes: «As­cen­sor pa­ra el ca­dal­so» (arri­ba), «Ju­les y Jim» (iz­quier­da) y «Eva».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.