Cro­nis­ta y ros­tro de los már­ge­nes del sue­ño ame­ri­cano

Au­tor de re­la­tos, guio­nes y pie­zas tea­tra­les, el tam­bién ac­tor fa­lle­ció a los 73 años, en­fer­mo de es­cle­ro­sis la­te­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - X. F.

El sue­ño ame­ri­cano ha te­ni­do quien en­sal­ce sus gran­de­zas. Tam­bién es­tán los que han in­da­ga­do en sus már­ge­nes, en los lí­mi­tes fí­si­cos y vir­tua­les de esa gran ilu­sión, un te­rri­to­rio es­pi­ri­tual por don­de se mue­ven los ex­clui­dos o los que han pre­fe­ri­do una vi­da me­nos con­for­mis­ta. Sam She­pard, na­ci­do en Illi­nois en 1943 y fa­lle­ci­do ayer en Ken­tucky a cau­sa de com­pli­ca­cio­nes de la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca que su­fría, se con­ta­ba en­tre esos ras­trea­do­res de lo que se que­da fue­ra del dis­cur­so co­mún es­ta­ble­ci­do. Lo hi­zo co­mo es­cri­tor —de obras tea­tra­les, de na­rra­ti­va, de guio­nes— y tam­bién co­mo ac­tor y di­rec­tor. In­clu­so co­mo mú­si­co, una ac­ti­vi­dad po­ro­sa que se tras­la­da­ba a sus otras fa­ce­tas.

She­pard lle­gó a la crea­ción a tra­vés de una fi­gu­ra muy nor­te­ame­ri­ca­na, la del dro­pout, el alumno que de­ja sus es­tu­dios, pa­ra en­ro­lar­se en una com­pa­ñía tea­tral am­bu­lan­te. Re­ca­ló en Nue­va York, en cu­ya es­ce­na tea­tral al­ter­na­ti­va —el Off Off Broad­way— re­ca­ló pa­ra fir­mar las pri­me­ras de las ca­si cin­cuen­ta obras que es­cri­bi­ría a lo lar­go de su ca­rre­ra. Una vez asen­ta­do con una re­si­den­cia en el Ma­gic Thea­tre la es­cri­tu­ra co­men­zó a fluir y lle­ga­ron los éxi­tos, co­mo el Pu­lit­zer de 1979 por Bu­ried Child. Del Off Off Broad­way fue es­ca­lan­do al Off Broad­way y, fi­nal­men­te, a Broad­way.

En esta épo­ca tam­bién co­men­zó a ac­tuar: su de­but an­te la cá­ma­ra fue con Te­rren­ce Ma­lick en Días del cie­lo. Se­gui­rían Ele­gi­dos pa­ra la glo­ria —con una can­di­da­tu­ra al Ós­car co­mo ac­tor se­cun­da­rio—, Mag­no­lias de ace­ro, El in­for­me Pe­lí­cano o Black Hawk de­rri­ba­do, en­tre otras, en una fil­mo­gra­fía

que tam­bién lo pu­so a las ór­de­nes del es­pa­ñol Ma­teo Gil en el wés­tern Blackt­horn.

Al mis­mo tiem­po, otros di­rec­to­res co­men­za­ron a adap­tar sus obras, co­mo Ro­bert Alt­man con Fool for Lo­ve, que además con­tó con She­pard en el pa­pel pro­ta­go­nis­ta. Su éxi­to se ci­men­tó aun más con Pa­ris, Te­xas, el guion que fil­ma­ría Wim Wen­ders y que se ba­sa­ba en frag­men­tos de su obra na­rra­ti­va más co­no­ci­da, Cró­ni­cas de mo­tel. Sus tra­ba­jos en te­le­vi­sión lle­ga­rían hasta la era Net­flix, con un pa­pel en la se­rie Blood­li­ne.

Al mis­mo tiem­po, She­pard nun­ca de­jó de in­vo­lu­crar­se en la mú­si­ca. Su re­la­ción sen­ti­men­tal con Patti Smith —tam­bién con­vi­vió du­ran­te años con la ac­triz Jes­si­ca Lan­ge, con quien tu­vo dos hi­jos— se pro­lon­gó en una amis­tad que in­clu­yó co­la­bo­ra­cio­nes del es­cri­tor en sus dis­cos. Además, com­pon­dría a me­dias una can­ción con Bob Dy­lan, Brown­vi­lle Girl, del dis­co Knoc­ked Out Loa­ded. De la amis­tad de am­bos emer­ge­ría otro tí­tu­lo me­mo­ra­ble de She­pard, su crónica de la gi­ra Ro­lling Thun­der Re­view de 1975.

LARRY BUSACCA AFP

She­pard, en Sun­dan­ce en el 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.