Por qué Ro­nal­do se cree in­to­ca­ble

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GONZALO BAREÑO

A CON­TRA­CO­RRIEN­TE

«Si no me lla­ma­ra Cris­tiano Ro­nal­do no es­ta­ría aquí». La fra­se que su­pues­ta­men­te le es­pe­tó ayer Ro­nal­do a la jue­za que lo in­te­rro­ga­ba por un pre­sun­to frau­de fis­cal de 14,7 mi­llo­nes de eu­ros de­mues­tra hasta qué pun­to han per­di­do el sen­ti­do de la reali­dad al­gu­nos fut­bo­lis­tas a los que en­tre todos he­mos con­ver­ti­do en alie­ní­ge­nas que creen ser in­to­ca­bles y ju­rí­di­ca­men­te irres­pon­sa­bles. Al con­ta­rio de lo que él afir­ma, si no se lla­ma­ra Ro­nal­do, y si no es­tu­vie­ra am­pa­ra­do por al­guien que ma­ne­ja co­mo si fue­ra su cor­ti­jo un club con un pre­su­pues­to de 630 mi­llo­nes y que con­tro­la mu­chos me­dios, es­ta­ría sen­ta­do en el ban­qui­llo hace tiem­po, co­mo cual­quier otro que hu­bie­ra eva­di­do pre­sun­ta­men­te esa as­tro­nó­mi­ca can­ti­dad.

Pe­ro Ro­nal­do, Mes­si, Ney­mar y tan­tos otros no son sino ju­gue­tes de un cir­co a los que los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de es­te es­ter­co­le­ro en el que se ha con­ver­ti­do el mun­do del fút­bol han ba­ña­do en oro pa­ra po­der lle­var­se plá­ci­da­men­te su ta­ja­da mien­tras el pue­blo es­tá dis­traí­do con el es­pec­tácu­lo. Pre­ten­der que ju­ga­do­res que ape­nas tie­nen el gra­dua­do es­co­lar mon­ten se­me­jan­tes en­tra­ma­dos de­lic­ti­vos pa­ra bur­lar al fis­co sin el be­ne­plá­ci­to de los clu­bes que les pa­gan suel­dos de oro es de un can­dor ca­si infantil.

Nos in­dig­na­mos todos, con ra­zón, cuan­do un lí­der po­lí­ti­co de­fien­de a un com­pa­ñe­ro de par­ti­do impu­tado por la Jus­ti­cia. Y hasta exi­gi­mos la di­mi­sión. Del impu­tado y de quien lo am­pa­ra. Y, sin em­bar­go, con­si­de­ra­mos nor­mal que el pre­si­den­te de un club no solo ex­pre­se su apoyo y su ad­mi­ra­ción por un fut­bo­lis­ta acu­sa­do de de­frau­dar mi­llo­nes de eu­ros, sino que car­gue con­tra jue­ces, fis­ca­les y me­dios acu­sán­do­los de prac­ti­car una ca­ce­ría con­tra su ído­lo. «No ha ha­bi­do res­pe­to y se le ha pues­to co­mo un de­frau­da­dor». Esa fue la es­tram­bó­ti­ca ocu­rren­cia del pre­si­den­te del Real Madrid, Flo­ren­tino Pé­rez, cuan­do se le pre­gun­tó so­bre las gra­ves acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre Ro­nal­do. «Todos so­mos Leo Mes­si». Esa es la des­ver­gon­za­da cam­pa­ña que pu­so en mar­cha la di­rec­ti­va del Fút­bol Club Bar­ce­lo­na cuan­do el as­tro ar­gen­tino em­pe­zó a ser in­ves­ti­ga­do por la Jus­ti­cia. «No per­mi­ti­re­mos que lo tra­ten co­mo a un de­lin­cuen­te», lle­gó a afir­mar el club ca­ta­lán so­bre un ju­ga­dor que aca­bó sien­do con­de­na­do a 21 me­ses de cár­cel por un frau­de fis­cal mul­ti­mi­llo­na­rio.

Nos es de ex­tra­ñar que, con se­me­jan­tes padrinos, los re­yes del ba­lón con­fun­dan un tri­bu­nal con una rue­da de pren­sa, co­mo hi­zo ayer Ro­nal­do. Tan­to él si es cul­pa­ble, co­mo Mes­si y co­mo cual­quier otro que de­frau­de a Ha­cien­da, de­be­rán de­vol­ver hasta el úl­ti­mo cén­ti­mo y pa­gar la mul­ta co­rres­pon­dien­te. Pe­ro mien­tras su com­por­ta­mien­to y el de sus pro­tec­to­res no solo no me­rez­can el re­pro­che so­cial, sino que sean aplau­di­dos ca­da do­min­go, es­ta­re­mos con­de­na­dos a que el fút­bol es­pa­ñol si­ga sien­do un basurero. No hay me­jor me­tá­fo­ra de ese mu­la­dar, por cier­to, que el he­cho de que la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol es­té pre­si­di­da por al­guien que lle­va do­ce días dur­mien­do en la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.