«No se pue­de tra­zar una ba­rre­ra pa­ra el eu­ca­lip­to en­tre cos­ta e in­te­rior»

MA­NUEL FRAN­CIS­CO MAREY IN­GE­NIE­RO DE MON­TES, PRO­FE­SOR DE LA USC Y PRO­PIE­TA­RIO

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - DO­LO­RES CE­LA

El investigador sos­tie­ne que la eu­ca­lip­ti­za­ción es el re­sul­ta­do del des­man­te­la­mien­to ru­ral de Ga­li­cia

El pro­fe­sor de Pro­yec­tos de In­ge­nie­ría de la Po­li­téc­ni­ca de Lu­go e in­ge­nie­ro fo­res­tal Ma­nuel Marey es, ade­más, pro­pie­ta­rio de mon­tes en Cas­tro­ver­de, don­de pre­si­de una aso­cia­ción que aglu­ti­na a ve­ci­nos de es­te ayun­ta­mien­to lu­cen­se y de Ba­ra­lla. De he­cho, el co­lec­ti­vo se creó co­mo reac­ción al bo­rra­dor de de­cre­to que di­vi­de Ga­li­cia en dos zo­nas di­fe­ren­cia­das a la ho­ra de plan­tar eu­ca­lip­tos. En esa lí­nea di­vi­so­ria 29 con­ce­llos de Lu­go, en­tre otros es­tos dos, se que­da­rían sin la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar sus pro­pie­da­des pa­ra ese cul­ti­vo. El de­cre­to to­da­vía no ha vis­to la luz, co­mo tam­po­co el Plan Fo­res­tal de Ga­li­cia que anun­ció el pre­si­den­te de la Xun­ta en una reunión en Lu­go con em­pre­sa­rios de la ma­de­ra que lle­ga­ría al con­se­llo fo­res­tal a fi­na­les de ju­nio. —¿Qué no­ti­cias tie­nen de que pue­da apli­car­se el de­cre­to? —No sa­be­mos na­da de na­da. La es­pa­da de Da­mo­cles si­gue ahí. Con­ti­nua­mos en una si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que no es po­si­ti­va pa­ra na­die, que es­tá ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes con­tra­dic­to­rias. Al­gu­nos pro­pie­ta­rios es­tán re­tra­san­do sus in­ver­sio­nes has­ta que no se acla­re la Xun­ta, con lo que ello con­lle­va, y otros, por el con­tra­rio, es­tán plan­tan­do eu­ca­lip­tos don­de no se pue­de ha­cer y co­rrien­do ries­gos. Real­men­te es bas­tan­te preo­cu­pan­te que ha­ya gen­te que es­té re­ti­ran­do es­pe­cies fron­do­sas

pa­ra plan­tar eu­ca­lip­tos. —¿A qué cree que obe­de­ce es­ta me­di­da? —La eu­ca­lip­ti­za­ción de Ga­li­cia es el re­sul­ta­do de la des­truc­ción del te­ji­do ru­ral y del des­man­te­la­mien­to del sec­tor agra­rio, que no fue acom­pa­ña­do de una po­lí­ti­ca de reor­de­na­ción. Ha­ce cin­cuen­ta o se­sen­ta años no exis­tía es­te pro­ble­ma. Las op­cio­nes que ha­bía eran la ce­sión de fin­cas o su uso co­mo apro­ve­cha­mien­to fo­res­tal. El eu­ca­lip­to en la cos­ta fue bien por su ren­di­mien­tos y por la de­man­da de la in­dus­tria. Ga­li­cia lle­va eu­ca­lip­ti­za­da mu­chos años, no es al­go de aho­ra, en al­gu­nas zo­nas cre­ció de for­ma des­or­de­na­da y an­te es­to hu­bo una de­ja­dez to­tal. En Ga­li­cia tenemos tres pro­ble­mas, que es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos: la eu­ca­lip­ti­za­ción, los in­cen­dios y el aban­dono a los que hay que bus­car una so­lu­ción con­jun­ta.

—¿Qué opi­na de lo que ha tras­cen­di­do has­ta aho­ra del bo­rra­dor del de­cre­to? —No se pue­den tra­zar lí­neas so­bre de­ter­mi­na­dos te­rri­to­rios co­mo fi­gu­ra en el an­te­pro­yec­to de de­cre­to que de­ja a 29 ayun­ta­mien­tos de la pro­vin­cia de Lu­go sin la po­si­bi­li­dad de po­der plan­tar eu­ca­lip­tos, y so­bre to­do sin dar al­ter­na­ti­vas via­bles. Si hay zo­nas co­mo al­gún con­ce­llo con el 80 % de su­per­fi­cie de eu­ca­lip­tos, ahí tie­ne un pro­ble­ma. Don­de no lo hay es en aque­llos con un 10 %, En mu­chas zo­nas se su­pe­raron to­dos los lí­mi­tes y es evidente que hay que es­ta­ble­cer me­di­das y al­ter­na­ti­vas, pe­ro no tra­zan­do una ba­rre­ra en­tre el in­te­rior y la cos­ta, sin ri­gor técnico y que pa­guen jus­tos por pe­ca­do­res. —¿Co­mo pro­pie­ta­rios es­tán en contra de esa di­vi­sión? —Sí cla­ro. Que­re­mos te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des que el res­to. Que cons­te que no pe­di­mos ba­rra li­bre pa­ra el eu­ca­lip­to, que es un cul­ti­vo co­mo otro cual­quie­ra, pe­ro nos pa­re­ce in­jus­to que en O Cor­go, que es el ayun­ta­mien­to li­mí­tro­fe con el nuestro, Cas­tro­ver­de, se po­drían plan­tar eu­ca­lip­tos, se­gún el bo­rra­dor de de­cre­to y en nues­tras tie­rras no. ¿En qué se ba­san? ¿Por qué esa lí­nea di­vi­so­ria? ¿Por qué en una mis­ma fin­ca si afec­ta a municipios di­fe­ren­tes se po­drá plan­tar en una parte y no en la otra? Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la le­gis­la­ción ac­tual, si se cum­plie­ra, se­ría su­fi­cien­te pa­ra te­ner un sec­tor fo­res­tal or­de­na­do. En Cas­tro­ver­de ya exis­ten lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos al eu­ca­lip­to a tra­vés del pla­nea­mien­to ur­ba­nís­ti­co. —¿Qué su­gie­re pa­ra fre­nar el avan­ce del eu­ca­lip­to? —Hay que ge­ne­rar otras al­ter­na­ti­vas, ser crea­ti­vos, bus­car ni­chos de mer­ca­do y que otras es­pe­cies sean com­pe­ti­ti­vas. Los pro­pie­ta­rios de tie­rras se que­da­ron con muy po­cas car­tas con las que ju­gar. Tenemos un pro­ble­ma sus­tan­cial con el pino por­que no exis­te una ofer­ta atrac­ti­va y no pue­de com­pe­tir con el eu­ca­lip­to ni­tens. Desde la cri­sis eco­nó­mi­ca del año 2007 de­jó de ser ren­ta­ble y la so­lu­ción pa­ra sec­tor fo­res­tal pa­sa en gran me­di­da por re­cu­pe­rar el mer­ca­do del pino. Tam­bién hay que pen­sar que mu­chas ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras de­man­dan ba­se te­rri­to­rial pa­ra ser sos­te­ni­bles. Ha­bría que avan­zar por ese ca­mino en las zo­nas en las que sea po­si­ble.

«No pe­di­mos ba­rra li­bre pa­ra el eu­ca­lip­to, que es un cul­ti­vo co­mo otro cual­quie­ra»

ÓS­CAR CE­LA

Marey cree que el eu­ca­lip­to cre­ció des­or­de­na­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.