Ur­dan­ga­rin pi­de al Su­pre­mo que lo ab­suel­va por­que so­lo era un «ami­ga­ble com­po­ne­dor»

Bus­ca­ba «la sim­bio­sis en­tre de­por­te y tu­ris­mo», di­ce su abo­ga­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MELCHOR SAIZ-PAR­DO

Iña­ki Ur­dan­ga­rin si­gue sin re­co­no­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da. En su re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo por la con­de­na del ca­so Nóos pi­de su ab­so­lu­ción to­tal con los mis­mos ar­gu­men­tos que ha man­te­ni­do desde que en no­viem­bre del 2011 es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo: no hu­bo trá­fi­co de in­fluen­cias ni in­ten­ción de en­ri­que­cer­se con ad­ju­di­ca­cio­nes hin­cha­das y a de­do de la ad­mi­nis­tra­ción ba­lear, que fue­ron las úni­cas por las que fue con­de­na­do. Él so­lo fue un «me­dia­dor sin co­no­ci­mien­tos en de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo» que úni­ca­men­te bus­ca­ba «la sim­bio­sis en­tre de­por­te y tu­ris­mo», co­mo ayer re­su­mió Ma­rio Pas­cual Vi­ves, su abo­ga­do en es­te cau­sa.

Vi­ves fir­ma el vas­tí­si­mo es­cri­to re­mi­ti­do al al­to tri­bu­nal y que ocu­pa 248 pá­gi­nas. En el tex­to de­fi­ne a Ur­dan­ga­rin co­mo un «ami­ga­ble com­po­ne­dor» que se de­di­ca­ba a bus­car el be­ne­fi­cio de las ad­mi­nis­tra­cio­nes gra­cias a sus «con­tac­tos de­por­ti­vos e ins­ti­tu­cio­na­les». La uti­li­za­ción de la fi­gu­ra ju­rí­di­ca del «ami­ga­ble com­po­ne­dor» co­mo ba­se del re­cur­so pro­vo­có cier­to asom­bro en­tre los es­pe­cia­lis­tas del ca­so y en me­dios ju­rí­di­cos cer­ca­nos al Su­pre­mo. Ese tér­mino, ex­ten­di­do en el de­re­cho de Su­da­mé­ri­ca, so­lo se apli­ca a los pro­ce­di­mien­tos ci­vi­les y se re­fie­re a una suer­te de «ár­bi­tro» al que las par­tes re­cu­rren co­mo me­dia­dor, pe­ro fue­ra de los tri­bu­na­les. Ese «juez de ave­nen­cia» (co­mo tam­bién se le co­no­ce) con el que Ur­dan­ga­rin se com­pa­ra zan­ja con­flic­tos ba­sán­do­se en su buen cri­te­rio y no en el de­re­cho. Na­da que ver con las acu­sa­cio­nes por las que fue con­de­na­do el cu­ña­do del rey por la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ur­dan­ga­rin en el ini­cio del jui­cio en Pal­ma, en enero del 2016.

Pal­ma, al que ja­más se le im­pu­tó ha­ber­se lu­cra­do por in­ter­me­diar en na­da, sino por ha­ber­se en­ri­que­ci­do gra­cias a la pre­va­ri­ca­ción, la mal­ver­sa­ción, el frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, el trá­fi­co de in­fluen­cias y dos de­li­tos fis­ca­les.

Iña­ki Ur­dan­ga­rin, que por esos ilícitos fue con­de­na­do a 6 años y 3 me­ses de cár­cel, in­sis­te, co­mo hi­zo en el jui­cio, en que to­dos los tra­ba­jos en los que par­ti­ci­pó en Ba­lea­res los hi­zo con la «con­cien­cia de que to­do se ha­cía co­rrec­ta y le­gal­men­te». Y, en cual­quier ca­so, desde el ma­yor des­co­no­ci­mien­to del de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo, del que —ar­gu­ye— se ocu­pa­ba su ex­so­cio Die­go To­rres, vi­ce­pre­si­den­te de Nóos.

Ata­ques a la Au­dien­cia

«Pe­di­mos la ab­so­lu­ción de to­dos y ca­da uno de los de­li­tos por los que en su día la Au­dien­cia de Pal­ma» con­de­nó a Ur­dan­ga­rin, re­su­mió ayer Ma­rio Pas­cual Vi­ves sin en­trar en el fon­do de aque­lla sen­ten­cia.

Su es­cri­to, sí que lo ha­ce, so­bre to­do pa­ra ata­car al tri­bu­nal que pre­si­dió Sa­mant­ha Ro­me­ro. Se­gún la de­fen­sa de Ur­dan­ga­rin, la sa­la re­dac­tó un fa­llo pla­ga­do de «fun­da­men­ta­cio­nes iló­gi­cas, ab­sur­das y que ca­re­cen de la so­li­dez y ra­zo­na­bi­li­dad le­gal­men­te ne­ce­sa­rias». Vi­ves lle­ga a ar­gu­men­tar que «la ver­sión judicial» del fa­llo «re­sul­ta más im­pro­ba­ble que pro­ba­ble».

Buena parte del ale­ga­to di­ri­gi­do al Su­pre­mo se es­me­ra en ne­gar el trá­fi­co de in­fluen­cias, ba­se de la sen­ten­cia con­de­na­to­ria, en tan­to en cuan­to el fa­llo sos­tie­ne que Ur­dan­ga­rin pu­do co­me­ter esos de­li­tos con la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca que di­ri­gía Jaume Ma­tas por su po­si­ción en la Ca­sa Real. Se­gún el re­cur­so, no hu­bo «nin­gún trá­fi­co de in­fluen­cias», sino que el ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón se de­di­có a des­ple­gar sus «con­tac­tos de­por­ti­vos tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les».

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.