Trump dic­tó la excusa de su hijo so­bre la reunión con los ru­sos en la cam­pa­ña

Las prue­bas au­men­tan la pre­sión so­bre el pre­si­den­te en ple­na in­ves­ti­ga­ción del fis­cal Mue­ller so­bre el al­can­ce del Ru­sia­ga­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

En la mesa de tra­ba­jo del Air For­ce One a la vuel­ta de la cum­bre del G20 en Ham­bur­go. Ahí fue don­de Donald Trump de­ci­dió im­po­ner­le a su hijo, Don Jr., una ver­sión in­co­rrec­ta —en la que ocul­ta­ba en­tre otros da­tos la asis­ten­cia de su cu­ña­do, Ja­red Kush­ner y la iden­ti­dad de una de sus in­ter­lo­cu­to­ras— de la reunión que man­tu­vo en la To­rre Trump con un em­pre­sa­rio afín a Vla­di­mir Pu­tin y con Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya, la abo­ga­da de con­fian­za de va­rios em­pre­sa­rios afi­nes al pre­si­den­te ru­so.

Trump echó mano de Ho­pe Hicks y Josh Raf­fel, dos de los ase­so­res de la Ca­sa Blan­ca más cer­ca­nos y lea­les al pre­si­den­te pa­ra in­ten­tar fre­nar una tor­men­ta me­diá­ti­ca que no ha­cía más que de­bi­li­tar al mag­na­te.

La ver­sión ini­cial del hijo de Trump, re­su­mi­da en un comunicado de ape­nas cuatro lí­neas, da­ba co­mo excusa del en­cuen­tro «la ne­ce­si­dad de re­unir in­for­ma­ción so­bre el pro­ble­ma de las adop­cio­nes de niños ru­sos» por parte de fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses. Ho­ras des­pués, cuan­do The New York Ti­mes se dis­po­nía a publicar va­rios co­rreos pri­va­dos de Donald Jr., es­te reac­cio- nó col­gán­do­los él mis­mo en sus pro­pias re­des so­cia­les y aña­dien­do a su ar­gu­men­ta­rio que el ob­je­ti­vo real de la ci­ta con los ru­sos era el de re­ci­bir in­for­ma­ción su­pues­ta­men­te com­pro­me­te­do­ra so­bre Hi­llary Clin­ton. «¿Quién no iría?», se pre­gun­ta­ba a mo­do de jus­ti­fi­ca­ción el vás­ta­go del pre­si­den­te.

Sin em­bar­go, es­te nue­vo ha­llaz­go por parte del Was­hing­ton Post no ha­ce más que es­tre­char el cer­co so­bre el pre­si­den­te en ple­na tor­men­ta so­bre la Ca­sa Blan­ca. El fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller si­gue con su dis­cre­ta in­ves­ti­ga­ción so­bre las im­pli­ca­cio­nes reales del mag­na­te en la tra­ma ru­sa. Y la men­ti­ra es, junto con los es­cán­da­los se­xua­les, uno de los puntos peor va­lo­ra­dos por los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, lo que po­dría mer­mar la cre­di­bi­li­dad de un pre­si­den­te que ya es el me­nos po­pu­lar del país desde la eta­pa de Ri­chard Ni­xon.

Peor que el des­plo­me de su pres­ti­gio po­drían ser sus con­se­cuen­cias pe­na­les. Mue­ller tra­ba­ja so­bre la hi­pó­te­sis de una obs­truc­ción a la jus­ti­cia en ba­se a las nu­me­ro­sas men­ti­ras que se le acha­can a Trump, a las coac­cio­nes que de­nun­ció Ja­mes Co­mey y otros in­di­cios de las relaciones de los co­la­bo­ra­do­res del pre­si­den­te con Rusia.

Ayer, el equi­po pre­si­den­cial anun­ció el ini­cio del des­man­te­la­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en Rusia que el Kremlin or­de­nó ce­rrar tras las san­cio­nes im­pues­tas por Trump, que es­ta mis­ma se­ma­na po­dría fir­mar una am­plia­ción. Los Trump, en una vi­si­ta a New Ham­ps­hi­re.

BR­YAN SNYDER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.