La ma­yo­ría de las oe­ne­gés re­cha­zan el código de con­duc­ta pa­ra el res­ca­te de in­mi­gran­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - MA­RÍA SIGNO

Mien­tras la mi­nis­tra de De­fen­sa, Ro­ber­ta Pia­not­ti, y su co­le­ga de Ex­te­rio­res, An­ge­lino Al­fano, ex­pli­ca­ban ayer an­te dis­tin­tas co­mi­sio­nes del Par­la­men­to ita­liano los de­ta­lles de la fu­tu­ra in­ter­ven­ción del Ejér­ci­to en aguas de Li­bia pa­ra con­tro­lar la in­mi­gra­ción ile­gal, lle­ga­ron no­ti­cias de un nue­vo go­teo de víc­ti­mas en aguas del Me­di­te­rrá­neo.

Ocho ca­dá­ve­res fue­ron re­cu­pe­ra­dos du­ran­te una de las cuatro ope­ra­cio­nes coor­di­na­das por la Guar­dia Cos­te­ra. En to­tal se res­ca­ta­ron unas 500 per­so­nas en cuatro lan­chas neu­má­ti­cas a la de­ri­va. En el res­ca­te par­ti­ci­pó un bar­co de la oe­ne­gé es­pa­ño­la Proac­ti­va Open Arms, una de las or­ga­ni­za­cio­nes que ayer mos­tró su vo­lun­tad de sus­cri­bir el có­di- go de con­duc­ta pro­pues­to por el Gobierno ita­liano y que es­tá sien­do cau­sa de desacuer­do.

La ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les se nie­gan a fir­mar el código. En­tre ellas, Mé­di­cos Sin Fronteras (MSF), que es­pe­ci­fi­có que pe­se a ellos se­gui­rá man­te­nien­do su com­pro­mi­so de «sal­var vi­das en el Me­di­te­rrá­neo». La in­ten­ción de In­te­rior es re­gu­lar el tra­ba­jo de las oe­ne­gés que han si­do acu­sa­das por Fron­tex (la agen­cia de fronteras europea) y por fis­ca­les ita­lia­nos de alen­tar los viajes de los in­mi­gran­tes ha­cia Eu­ro­pa y apo­yar el trá­fi­co de per­so­nas al ope­rar ca­da vez más cer­ca de las cos­tas li­bias. Pa­ra MSF, el pun­to en desacuer­do del código es la obli­ga­ción de que sean los bar­cos de las oe­ne­gés quie­nes des­em­bar­quen en puer­tos seguros a los in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos, lo que In­mi­gran­tes res­ca­ta­dos por Mé­di­cos sin Fronteras.

«dis­mi­nui­rá la efi­cien­cia y el nú­me­ro de res­ca­tes». Tam­bién dis­cre­pan de la exi­gen­cia de per­mi­tir el ac­ce­so a sus bar­cos de po­li­cías ju­di­cia­les ita­lia­nos ar­ma­dos.

De las mu­chas oe­ne­gés que tra­ba­jan en el Me­di­te­rrá­neo tan so­lo tres: Sa­ve the Chil­dren, la chi­prio­ta Moas y Proac­ti­va Open Arms han fir­ma­do el código. Desde el Ministerio del In­te­rior, y con el apo­yo de la UE, se ad­vir­tió a las no fir­man­tes que no se ga­ran­ti­za­rá

su atra­que en los puer­tos ita­lia­nos, ade­más de «ser ex­clui­das en la or­ga­ni­za­ción de los res­ca­tes en el mar». Pi­not­ti in­sis­tió en el Par­la­men­to que la ope­ra­ción en Li­bia se­rá ba­jo el con­trol de la ONU y no le­sio­na­rá la so­be­ra­nía li­bia. «Se tra­ta de ayu­dar a la Guar­dia Cos­te­ra de Trí­po­li y es la res­pues­ta a una pe­ti­ción del Gobierno de uni­dad na­cio­nal de Fa­yez al Sa­rraj», in­sis­tió la mi­nis­tra.

A. PARRINELLO AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.