Na­tur­hou­se cam­bia Bar­ce­lo­na por Ma­drid en ple­na de­ri­va se­pa­ra­tis­ta

Ale­ga «ra­zo­nes ope­ra­ti­vas» pa­ra mu­dar por sor­pre­sa su se­de so­cial, y si­gue los pasos de otros gran­des gru­pos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - RU­BÉN SANTAMARTA

Na­tur­hou­se, el gru­po es­pa­ñol de ven­ta de productos die­té­ti­cos, anun­ció ayer por sor­pre­sa un cam­bio muy re­le­van­te, el de su se­de so­cial: de Bar­ce­lo­na a Ma­drid. La com­pa­ñía se lo co­mu­ni­có a la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res —es una fir­ma que co­ti­za en bolsa— jus­ti­fi­cán­do­lo en «ra­zo­nes ope­ra­ti­vas». «Desde que en el pa­sa­do abril del 2015 sa­lió a bolsa [Na­tur­hou­se] ha con­so­li­da­do la di­rec­ción de la so­cie­dad y del gru­po en sus ofi­ci­nas en Ma­drid en las que ade­más de la presidencia se encuentran las di­rec­cio­nes ope­ra­ti­vas de la com­pa­ñía y del gru­po y en don­de se vie­ne reunien­do con ha­bi­tua­li­dad el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción y sus co­mi­sio­nes de­le­ga­das», aña­día en ese es­cri­to es­te gru­po con más

de 1.900 fran­qui­cias dis­tri­bui­das por unos vein­te paí­ses.

El tras­la­do lo apro­bó el con­se­jo y no ten­drá im­pac­to en el empleo, por­que se man­ten­drán los pues­tos de la ofi­ci­na de Bar­ce­lo­na. Pe­ro sí tie­ne otras sig­ni­fi­ca­cio­nes. El mo­vi­mien­to lle­ga en un mo­men­to muy de­li­ca­do pa­ra las em­pre­sas ca­ta­la­nas por la de­ri­va independentista del Gobierno de Puig­de­mont, y el pre­si­den­te de Na­tur­hou­se siem­pre se ha mos­tra­do con­tra­rio a ese pro­ce­so. Fé­lix Re­vuel­ta es rio­jano, y lle­gó a Ca­ta­lu­ña en la dé­ca­da de los 60. De­ci­dió es­ta­ble­cer­se en Bar­ce­lo­na y allí lle­va desde

en­ton­ces. «Me enamo­ré de Ca­ta­lu­ña na­da más lle­gar y me fui ha­cien­do, po­co a po­co, ca­ta­lán. Tu­ve hijos y les edu­qué en la len­gua ca­ta­la­na, li­bre­men­te», di­jo en una con­fe­ren­cia en la que aler­tó de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des que tie­nen los em­pre­sa­rios en Ca­ta­lu­ña «que pien­san de ma­ne­ra di­fe­ren­te», en re­la­ción al se­pa­ra­tis­mo. «Ser es­pa­ñol en Ca­ta­lu­ña es muy com­pli­ca­do por­que la bre­cha so­cial que se ha abier­to en Ca­ta­lu­ña es in­ter­na», aler­ta­ba re­cien­te­men­te. «El em­pre­sa­ria­do allí ca­lla, y lo ha­ce por mie­do a per­der sub­ven­cio­nes», aña­día en otro mo­men­to. Tam­bién lle­gó a aler­tar de que una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te po­dría de­ri­var en una «re­pú­bli­ca su­da­me­ri­ca­na» por la fal­ta de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

El pre­ce­den­te

Re­vuel­ta, fun­da­dor de So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na, se ha­bía re­sis­ti­do a la mu­dan­za. In­sis­tía en que su in­ten­ción era man­te­ner la se­de so­cial en Ca­ta­lu­ña, pe­ro se ha cu­ra­do en sa­lud a la vista del complejo es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Ya en el 2012, cuan­do em­pe­za­ba a ins­ta­lar­se la idea del in­de­pen­den­tis­mo en las fi­las de Ar­tur Mas, de­ci­dió lle­var­se de Bar­ce­lo­na la se­de Ki­lu­va, su so­cie­dad inversora fa­mi­liar desde la que con­tro­la Na­tur­hou­se (tie­ne más del 70 % del ca­pi­tal). Aho­ra se lle­va la se­de de una em­pre­sa co­ti­za­da en cu­yo con­se­jo se sien­ta el ejecutivo ga­lle­go Jo­sé Ma­ría Cas­te­llano, uno de sus hom­bres de con­fian­za.

Es­te no es un ca­so ais­la­do. En­tre las gran­des so­cie­da­des, antes lo hi­cie­ron la ma­triz de Man­po­wer, Uber o la ca­de­na de ho­te­les Derby, aun­que nin­gu­na ha ale­ga­do ofi­cial­men­te que sea por el in­de­pen­den­tis­mo. El año pa­sa­do, más de 800 em­pre­sas se fue­ron de Ca­ta­lu­ña a otras re­gio­nes es­pa­ño­las, mien­tras cap­tó 531.

El due­ño de Na­tur­hou­se es muy crí­ti­co con el in­de­pen­den­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.