El des­man­te­la­mien­to de la nuclear de Ga­ro­ña cos­ta­rá más de 300 mi­llo­nes

El Gobierno or­de­na su ce­se de­fi­ni­ti­vo, que no afec­ta a su apues­ta por las cen­tra­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - R. ROMAR

La plan­ta de San­ta Ma­ría de Ga­ro­ña (Bur­gos) pa­re­cía el ave fé­nix de las cen­tra­les nu­clea­res es­pa­ño­las. Ha­bía si­do sen­ten­cia­da en va­rias oca­sio­nes, y siem­pre lo­gró so­bre­vi­vir, pe­se a que sus 46 años de vi­da la con­vier­ten en la más an­ti­gua del par­que nuclear es­pa­ñol. In­clu­so des­co­nec­ta­da de la red eléc­tri­ca, lo que de­ci­dió la ope­ra­do­ra de la ins­ta­la­ción, Nu­cleo­nor, en di­ciem­bre del 2012, ame­na­za­ba con re­su­ci­tar, por­que nun­ca lle­gó a es­tar muer­ta del to­do. Has­ta aho­ra, en que ha re­ci­bi­do la que pa­re­ce ser la sen­ten­cia definitiva por parte del Ministerio de Ener­gía. El res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to, Álvaro Na­dal, anun­ció ayer la de­ne­ga­ción de la re­no­va­ción de la au­to­ri­za­ción de la ex­plo­ta­ción, pe­se a que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nuclear (CSN) ha­bía emi­ti­do un in­for­me fa­vo­ra­ble pa­ra su con­ti­nui­dad el pa­sa­do fe­bre­ro. De es­ta for­ma, el ce­se de ac­ti­vi­dad, de­ci­di­do el 5 de ju­lio del 2013, pa­sa a con­si­de­rar­se «de­fi­ni­ti­vo a to­dos los efec­tos».

Fue una de­ci­sión ba­sa­da en el am­plio re­cha­zo po­lí­ti­co y so­cial a la con­ti­nui­dad de la plan­ta, ya que so­lo sus 400 tra­ba­ja­do­res, ade­más del PP de Cas­ti­lla y León, apos­ta­ban por re­su­ci­tar­la, y, so­bre to­do, en la cons­ta­ta­ción de que su eli­mi­na­ción no su­po­nía nin­gún per­jui­cio al sis­te­ma de ge­ne­ra­ción eléc­tri­co en Es­pa­ña. Era una cen­tral vie­ja, con un di­se­ño si­mi­lar a uno de los reac­to­res si­nies­tra­dos en Fu­kus­hi­ma, y con es­ca­sa po­ten­cia. Cuan­do es­ta­ba en fun­cio­na­mien­to, sus es­ca­sos 466 me­ga­wa­tios ape­nas apor­ta­ban el 1 % de la elec­tri­ci­dad en Es­pa­ña. El pro­pio mi­nis-

tro de In­dus­tria, Ra­fael Na­dal, re­co­no­ció ayer que el acuer­do se to­mó «viendo el con­tex­to de cla­ra opo­si­ción po­lí­ti­ca» y te­nien­do en cuen­ta que las em­pre­sas han que­ri­do uti­li­zar es­te te­ma co­mo «ele­men­to de pre­sión» pa­ra cam­biar una re­gu­la­ción que las obli­ga a tri­bu­tar por la pro­duc­ción de com­bus­ti­ble nuclear gas­ta­do. De he­cho, es­to fue lo que mo­ti­vó a Nu­cleo­nor, en di­ciem­bre del 2012, a des­co­nec­tar por su cuen­ta y ries­go la ins­ta­la­ción, por lo que la ope­ra­do­ra fue mul­ta­da

con 18,4 mi­llo­nes de eu­ros, pe­se a que te­nía un in­for­me fa­vo­ra­ble pa­ra su con­ti­nui­dad. Na­dal tam­bién ad­mi­tió que la pos­tu­ra del Ejecutivo ha­bría si­do «di­fe­ren­te» si el Gobierno hu­bie­se te­ni­do ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

Ad­vir­tió, ade­más, que la de­ci­sión no afec­ta al res­to del par­que ató­mi­co es­pa­ñol y que el Gobierno man­tie­ne su apues­ta por la ener­gía nuclear. A ello fue tam­bién a lo que se aga­rró ayer el Fo­ro de la In­dus­tria Nuclear Es­pa­ño­la, que en­tien­de la me­di­da

co­mo «un he­cho con­cre­to y pun­tual que no con­di­cio­na la con­ti­nui­dad de la ope­ra­ción del res­to del par­que nuclear es­pa­ñol».

«El fin de las nu­clea­res»

To­do lo con­tra­rio en­tien­den los eco­lo­gis­tas. Green­pea­ce, de he­cho, ce­le­bró el cierre de­fi­ni­ti­vo de Ga­ro­ña, por­que de es­ta for­ma «se abre de­fi­ni­ti­va­men­te la puer­ta ha­cia el fin de la ener­gía nuclear en Es­pa­ña. Ce­rrar las cen­tra­les es más se­gu­ro y ren­ta­ble que dar­les li­cen­cia». Des­man­te­lar Ga­ro­ña es un pro­ce­so len­to. Ha­rá fal­ta un pla­zo de en­tre 13 y 16 años, y ca­ro, pues­to que cos­ta­rá más de 345 mi­llo­nes de eu­ros. Es la ci­fra que ba­ra­jó en un in­for­me del 2011 la Em­pre­sa Na­cio­nal de Re­si­duos (En­re­sa), la so­cie­dad pú­bli­ca que asu­mi­rá el pro­ce­so y la ma­yor parte del gas­to.

DA­VID AGUILAR

La cen­tral de Ga­ro­ña, al fon­do, em­pe­zó a ope­rar en 1971 y es la más an­ti­gua de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.