Vi­la­xoán fu­sio­na­rá punk, folk, reg­gae, ska y me­tal con una gran sar­di­ña­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - MA­RI­NA SANTALÓ JA­VIER BE­CE­RRA

Hay po­cas mez­clas que re­sul­tan tan atrac­ti­vas co­mo la que se pon­drá ver del 18 al 20 de agos­to en Vi­la­xoán: la mú­si­ca y la gastronomía se fu­sio­na­rán en es­ta vi­lla ma­ri­ne­ra con per­so­na­li­dad pro­pia de Vi­la­gar­cía. Pe­ro no so­lo eso. Na­da me­jor que las pa­la­bras del can­tan­te y es­cri­tor Xur­xo Sou­to pa­ra des­cri­bir lo que uno pue­de en­con­trar­se en As Re­ve­ni­das: «Vi­la­xoán é un­ha ini­cia­ción ao mo­de­lo ga­le­go de fes­ti­val, to­da un­ha vi­la que abre as súas por­tas e re­ci­be aos seus vi­si­tan­tes con gai­tei­ros e xo­gos po­pu­la­res dende pri­mei­ra ho­ra da ma­ña». Si Pa­rís era una fies­ta, Vi­la­xoán lo si­gue sien­do. Desde pri­mer ho­ra y con ac­ti­vi­da­des pa­ra to­dos los gus­tos: fe­ria con ar­te­sa­nía, jue­gos, food­trucks y ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res acom­pa­ñan a los dos pla­tos fuer­tes. Las fa­mo­sas sar­di­nas, al es­ti­lo re­ve­ni­das, que dan nom­bre al fes­ti­val; y un car­tel que da pie al apo­do: «O fes­ti­val das lin­guas».

Fue una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más ala­ba­das du­ran­te la pre­sen­ta­ción. Di­ver­si­dad y cul­tu­ra que­dan pa­ten­tes al echar un ojo a las 26 propuestas mu­si­ca­les que su­birán y ba­ja­rán del es­ce­na­rio sin dar des­can­so a un pú­bli­co con el que no ha­brá ba­rre­ras. «Ter­bu­ta­li­na fai­che bai­lar co­mo se te du­cha­ses to­dos os días en au­gar­den­te» es la fra­se es­co­gi­da pa­ra pre­sen­tar al quin­te­to ga­lle­go y su in­ten­so ga­ra­ge-punk, que acu­di­rá a Vi­la­xoán con su «So­ni­do Es­tei­ro» re­cién sa­li­do del horno.

Al fes­ti­val que cumple es­te año su ca­tor­ce aniver­sa­rio gra­cias a la ini­cia­ti­va de la aso­cia­ción A Re­pi­cho­ca se su­man tam­bién Es­ne Bel­tza, una coc­te­le­ra de co­lo­res pro­ce­den­te de País Vas­co; Skin­dred, una ban­da bri­tá­ni­ca de me­tal al­ter­na­ti­vo for­ma­da en New­port (Ga­les); y Bohe­mian Be­trays, el gru­po hún­ga­ro que fu­sio­na mú­si­ca fol­cló­ri­ca bal­cá­ni­ca con punk y ska. Los ca­ta­la­nes La Pe­ga­ti­na y gru­pos ga­lle­gos co­mo Da­ki­da­rría, Noi­te Fe­cha­da o De Va­cas com­ple­tan el car­tel. Có­mo no iba a ser bau­ti­za­do co­mo «O fes­ti­val das lin­guas». Sa­bas­tian Pringle ac­tuan­do en el Blue Balls Fes­ti­val de Lu­cer­na (Suiza) el mes pa­sa­do. Tie­nen la (me­re­ci­da) fa­ma de ale­grar­le el día más amar­ga­do. Lo han de­mos­tra­do en sus múl­ti­ples con­cier­tos en fes­ti­va­les es­pa­ño­les y sus fre­cuen­tes in­cur­sio­nes en Ga­li­cia. Aho­ra les to­ca Vi­go (ma­ña­na, Cas­tre­los 23.00 ho­ras, 6 eu­ros). Se­gu­ro que lo­gran en­tu­sias­mar a la au­dien­cia. —¿Qué le pa­re­ce si le di­go que los niños en­lo­que­cen sal­tan­do con te­mas co­mo «Good Girls»? —Que eso nos ha­ce sen­tir vi­vos. Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que ha­ce­mos mú­si­ca pa­ra dar­le a la gen­te ale­gría, amor y ener­gía. Nos en­can­ta sa­ber que la edad de nues­tra au­dien­cia pue­de ba­jar tan­to. — Hay una co­ne­xión muy fuer­te con Áfri­ca en su mú­si­ca. ¿Có­mo em­pe­zó? —Áfri­ca es la fuen­te de la hu­ma­ni­dad, ex­ten­dien­do su his­to­ria a tra­vés de tan­tas cul­tu­ras. ¿Có­mo no po­dría­mos in­cor­po­rar su in­fluen­cia en to­dos no­so­tros en nues­tra mú­si­ca? La co­ne­xión co­men­zó por es­cu­char mu­cha mú­si­ca afri­ca­na, por ejem­plo Ben­gaBeat de Ke­nia y Da­niel Mi­sia­ni. Los rit­mos y me­lo­días de la mú­si­ca son tan vi­ta­les que siem­pre han si­do una fuer­te ins­pi­ra­ción pa­ra no­so­tros. —Se­me­ja que cuan­do el pop pa­sa por una cri­sis, siem­pre acu­de a la mú­si­ca afri­ca­da. ¿Por qué? —¡Oh, no nos di­mos cuen­ta de eso! Pe­ro es una teo­ría in­tere­san­te. Tal vez pa­se eso por­que el pop se ha ex­ten­di­do de­ma­sia­do y los mú­si­cos sien­ten la ne­ce­si­dad de vol­ver a co­nec­tar con las raí­ces y la cul­tu­ra. Se­gu­ra­men­te, ese ti­po de cri­sis que tú di­ces lle­ve a más mú­si­cos a vi­rar su sen­si­bi­li­dad ha­cia los so­ni­dos afri­ca­nos. —¿Cuál es el men­sa­je de Crys­tal Figh­ters? —Amor, li­ber­tad y uni­dad. Y que no hay lí­mi­tes en el amor, la felicidad y el dis­fru­te. Que­re­mos que la gen­te

Li­de­ra a los Crys­tal Figh­ters. Ha­bla co­mo un hip­pie del 67, pe­ro su mú­si­ca es ra­bio­sa­men­te ac­tual. Ma­ña­na vi­si­ta Vi­go

se­pa que pue­de te­ner tan­ta di­ver­sión y ser li­bre pa­ra ha­cer lo que quie­ra, y dis­fru­tar de la vi­da en el ca­mino. Tam­bién que­re­mos re­cor­dar a la gen­te la im­por­tan­cia de ha­cer un im­pac­to po­si­ti­vo aquí en la tie­rra cuan­do se pue­de —Trans­mi­ten mu­chí­si­ma ju­ven­tud y vi­ta­li­dad. ¿Sien­ten, pe­se a ello, que van a ser mú­si­cos pa­ra el res­to de tu vi­da? —El nom­bre de Crys­tal Figh­ters lo de­ci­di­mos tras un pa­sa­je de una ópe­ra inaca­ba­da que des­cri­be a los gru­pos de jó­ve­nes que vi­vían en un tiem­po de gran li­ber­tad en el País Vas­co a me­dia­dos de los años 80. Siem­pre he­mos in­ten­ta­do lle­var ese es­pí­ri­tu con no­so­tros y es­pe­ra­mos es­tar ha­cien­do mú­si­ca pa­ra el res­to de nues­tras vi­das. —Bri­tá­ni­cos, pe­ro co­nec­ta­dos con el Pais Vas­co. Cu­rio­so. —Sí, Lau­re [una de las can­tan­tes] que nos me­tió en la cul­tu­ra vas­ca y mú­si­ca tra­di­cio­nal. Co­men­za­mos a ex­pe­ri­men­tar con la mez­cla de mú­si­ca folk tra­di­cio­nal de Es­pa­ña y el País Vas­co con rit­mos elec­tró­ni­cos.

ALENXANDRA WEY EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.