Su­per­vi­vien­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Relatos De Verán -

El es­cua­drón avan­za­ba por el río ce­na­go­so, sin in­mu­tar­se por los co­co­dri­los que les ob­ser­va­ban desde la ori­lla. Desde que es­ta­lló la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las avan­za­di­llas son más nu­me­ro­sas y se realizan so­bre pai­sa­jes in­hós­pi­tos, pen­só el ofi­cial de man­do pa­ra sí mis­mo. Les ha­bían en­co­men­da­do la mi­sión de avan­zar pa­ra com­pro­bar el te­rreno, pe­ro nun­ca pen­só que cae­rían en una em­bos­ca­da co­mo aque­lla.

De­ce­nas de hom­bres sal­ta­ron desde los ár­bo­les li­mí­tro­fes, lan­zán­do­se so­bre los hom­bres de la avan­za­di­lla, que se de­fen­dían co­mo po­dían con sus ar­mas. El es­cua­drón se re­agru­pó to­do lo que pu­do, pa­ra in­ten­tar re­pe­ler el ata­que. Ca­da vez la for­ma­ción se es­ta­ba de­bi­li­tan­do más. Rom­pie­ron fi­las y se di­ri­gie­ron ha­cia el bos­que in­ten­tan­do es­ca­par de sus agre­so­res. Pe­ro ca­da vez iban ca­yen­do más hom­bres. Cuan­do es­ta­ban ya muy aden­tra­dos en el bos­que, sus agre­so­res los de­ja­ron, ya que sa­bían que no sal­drían de esa.

El ge­ne­ral y los diez hom­bres que que­da­ban ca­mi­na­ron y ca­mi­na­ron du­ran­te días. Sin agua y sin co­mi­da in­ten­tan­do sa­lir de ese mal­di­to bos­que, aun­que pa­re­cía im­po­si­ble. Mu­chos pe­re­cie­ron en el ca­mino, in­cluí­do el ca­pi­tán. Los cuatro su­per­vi­vien­tes bus­ca­ban una sa­li­da y un buen día la en­con­tra­ron de­lan­te de ellos. El cam­pa­men­to —su cam­pa­men­to— o lo que que­da­ba de él, ya que es­ta­ba arra­sa­do, sin su­per­vi­vien­tes.

Aque­llos cuatro hom­bres se sen­ta­ron pen­san­do en la suer­te que ha­bían te­ni­do al so­bre­vi­vir, y se sin­tie­ron afor­tu­na­dos. Fue­ron mu­chas las ve­ces en las que es­tu­vie­ron en­tre las ga­rras de la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.