Tiem­po lí­mi­te an­te el fuego: 4 ho­ras

La Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias tie­ne des­pla­za­do un des­ta­ca­men­to de 25 sol­da­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

Per­te­ne­cen a la uni­dad de éli­te del Ejér­ci­to cuan­do de emer­gen­cias se tra­ta. Co­mo en ve­ra­nos an­te­rio­res, y coin­ci­dien­do con la cam­pa­ña es­ti­val de ma­yor ries­go de in­cen­dios fo­res­ta­les, la Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias (UME) ha des­pla­za­do desde su ba­se de ope­ra­cio­nes en León has­ta Pon­te­ve­dra a un des­ta­ca­men­to de vein­ti­cin­co sol­da­dos a cu­yo fren­te se en­cuen­tra el te­nien­te Ru­bén Da­río Fer­nán­dez Mar­cos.

Es­te des­plie­gue res­pon­de a su pro­pia ra­zón de ser, al he­cho de que la uni­dad dis­po­ne de un pla­zo de cuatro ho­ras desde que es ac­ti­va­da por una emer­gen­cia has­ta que se des­plie­ga en la zo­na de ope­ra­cio­nes y comienza a in­ter­ve­nir. De es­te mo­do, ya en su día se vio que era im­po­si­ble que en ese tiem­po un con­voy mi­li­tar —la ve­lo­ci­dad má­xi­ma a la que pue­den cir­cu­lar es de 80 ki­ló­me­tros por ho­ra— pu­die­se dar res­pues­ta a un in­cen­dio en Ga­li­cia par­tien­do desde lo­ca­li­dad leo­ne­sa de El Fe­rral del Ber­nes­ga.

Es­te ve­rano, los in­cen­dios pa­re­cen ha­ber da­do una cier­ta tre­gua en la co­mar­ca de Pon­te­ve­dra a la UME, lo que no implica que los mi­li­ta­res ba­jen la guar­dia. De es­te mo­do, realizan un adies­tra­mien­to con­ti­nuo pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos an­te cual­quier po­si­ble con­tin­gen­cia que pu­die­se sur­gir, ya que son cons­cien­tes de que las cir­cuns­tan­cias pue­den dar un gi­ro de 180 gra­dos de un día pa­ra otro.

Nor­mal­men­te, el des­ta­ca­men­to lle­va a ca­bo una se­rie de ejer­ci­cios en el pro­pio cam­po de adies­tra­mien­to de la Bri­lat, en cu­ya ba­se es­tán acuar­te­la­dos, o en su en­torno. Allí si­mu­lan desde có­mo ata­car di­rec­ta­men­te un fuego has­ta có­mo uti­li­zar las au­to­bom­bas pa­ra pro­te­ger puntos sen­si­bles, sin ol­vi­dar el empleo de ba­te­lu­mes y otros equi­pa­mien­tos de uso in­di­vi­dual por parte de los mi­li­ta­res.

Ron­dan las on­ce de la ma­ña­na y las si­re­nas de una de las tres mo­to­bom­bas des­pla­za­das por la UME a Pon­te­ve­dra rom­pe el si­len­cio del la­go Cas­ti­ñei­ras. En cues­tión de unos se­gun­dos, el re­tén se apea del vehícu­lo y se prepara pa­ra ha­cer fren­te a las fic­ti­cias lla­mas. A me­di­da que los sol­da­dos se aden­tran en la ma­le­za, nue­vos tra­mos de man­gue­ra se van aña­dien­do has­ta que, en un mo­men­to da­do, se da por con­tro­la­do el fuego. Los mi­li­ta­res des­an­dan el ca­mino y, al tiem­po que re­fri­ge­ran la zo­na afec­ta­da, van se­pa­ran­do los dis­tin­tos tra­mos de man­gue­ra que ha­bían in­cor­po­ra­do a la ini­cial.

En es­te pun­to, el te­nien­te Mar­cos des­ta­ca que, en su día a día en la ba­se de León, no son tan ha­bi­tua­les los adies­tra­mien­tos por in­cen­dio co­mo lo pue­den ser por inun­da­cio­nes, te­rre­mo­tos u otros desas­tres. La ex­pli­ca­ción es que, a lo lar­go del año, tie­nen que ac­tuar en tan­tos fue­gos que ya les sir­ve de re­cor­da­to­rio con­ti­nuo de có­mo de­ben in­ter­ve­nir.

LÓ­PEZ PENIDE

Los mi­li­ta­res de la Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias si­mu­lan en el La­go de Cas­ti­ñei­ras un ata­que di­rec­to a un in­cen­dio fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.