El ba­lon­ces­to co­mo for­ma de vi­da

Su pa­sión por el bás­quet le ha lle­va­do a con­ver­tir el tor­neo que or­ga­ni­za ca­da año en Mo­ra­ña en un re­fe­ren­te na­cio­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - ALEI­XAN­DRE MÉN­DEZ

Saúl Ares (Mo­ra­ña, 1983) ha lo­gra­do ha­cer reali­dad el sue­ño de mu­chos jó­ve­nes de de­di­car­se a aque­llo que le apa­sio­na. Des­cu­brió el ba­lon­ces­to a las puer­tas de la ado­les­cen­cia, y desde en­ton­ces se con­vir­tió en la cau­sa de sus des­ve­los. Pri­me­ro, ima­gi­nan­do ser una es­tre­lla so­bre el par­qué. Des­pués, di­ri­gien­do desde el ban­qui­llo el des­tino de jó­ve­nes pro­me­sas. Y ya en su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, des­cu­brió en la ges­tión de even­tos y en­ti­da­des de­por­ti­vas, y en la re­pre­sen­ta­ción de ju­ga­do­res, nue­vas fa­ce­tas desde las que se­guir dis­fru­tan­do de su de­por­te y ha­cer de él, ade­más, en su for­ma de vi­da.

El pa­sa­do vier­nes, co­mo ca­da año desde ha­ce más de tres lus­tros, el pa­be­llón de Mo­ra­ña aco­gió su ya tra­di­cio­nal 3on3 Carneiro ó Es­pe­to, que des­pués de 17 edi­cio­nes es to­do un re­fe­ren­te a ni­vel na­cio­nal. Y su­pe­ra­do un año más el reto de or­ga­ni­zar un even­to co­mo es­te, la voz de Saúl trans­mi­te una mez­cla de se­re­ni­dad y sa­tis­fac­ción tras ha­ber si­do to­do un éxi­to de par­ti­ci­pa­ción, con 32 equi­pos y cer­ca de 150 ju­ga­do­res incluyendo al­gu­nos que mi­li­tan en li­gas pro­fe­sio­na­les. «Lle­vo, li­te­ral­men­te, media vi­da de­di­ca­do a es­to», ex­pli­ca Saúl. Y así es, ya que con­ta­ba con ape­nas 17 años cuan­do asu­mió el reto, tras la pro­pues­ta del Con­ce­llo, de or­ga­ni­zar un tor­neo de ba­lon­ces­to 3x3 pa­ra di­ver­si­fi­car la ofer­ta de la fies­ta gran­de de Mo­ra­ña.

Pe­ro pa­ra en­ten­der la pa­sión con la que vi­ve ca­da año el even­to, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble co­no­cer có­mo lle­gó el ba­lon­ces­to a su vi­da. Y en­ton­ces, Saúl se es­fuer­za en no de­jar en el tin­te­ro nin­guno de los nom­bres que le han per­mi­ti­do ser quien es hoy en día. Re­cuer­da con ca­ri­ño a su pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca en el CPI San­ta Lu­cía, Ma­riano, a quien atri­bu­ye el pri­mer acer­ca­mien­to al bás­quet. Y des­pués des­ta­ca la fi­gu­ra de Emi­lio Díaz y Jo­sé Rey, dos ju­ga­do­res de Mo­ra­ña que le llevaron al Ba­lon­ces­to Cun­tis.

A par­tir de en­ton­ces, su ca­rre­ra co­mo ju­ga­dor con­ti­nuó en Cal­das y en el Inel­ga de Vi­la­gar­cía has­ta que fi­chó por el Ma­rín Pei­xe Ga­le­go sien­do ju­ve­nil, club en el que pa­sa­ría los si­guien­tes nue­ve años de su vi­da. Y fue allí don­de ini­ció la reconversión de ju­ga­dor a en­tre­na­dor, pri­me­ro, lle­van­do al equi­po jú­nior a ju­gar por pri­me­ra vez en su his­to­ria a la fa­se fi­nal de un cam­peo­na­to de Es­pa­ña an­te las can­te­ras de los gran­des

del bás­quet na­cio­nal. Y des­pués, co­men­zó a ex­plo­rar nue­vos ho­ri­zon­tes mien­tras ini­cia­ba sus es­tu­dios en edu­ca­ción fí­si­ca y, pos­te­rior­men­te, com­ple­men­ta­ba su cu­rrícu­lo apren­dien­do in­glés y por­tu­gués y orien­tan­do su for­ma­ción a la ges­tión y or­ga­ni­za­ción de en­ti­da­des y even­tos de­por­ti­vos.

Por ello, al ha­blar de es­ta eta­pa, Saúl se afa­na en des­ta­car es­pe­cial­men­te los nom­bres de dos per­so­nas de­ci­si­vas en su cre­ci­mien­to. «Uno es Luis San­tia­go, que es un pa­dre pa­ra mí más allá de lo de­por­ti­vo. Y el otro es Al­ber­to Blan­co, que fue quien me fi­chó pa­ra el Ma­rín co­mo ju­ga­dor y, años des­pués, me lla­mó pa­ra co­la­bo­rar con el Obra­doi­ro pa­ra ha­cer la la­bor de je­fe de pis­ta en los par­ti­dos de ca­sa: or­ga­ni­zar con­cur­sos, ac­tua­cio­nes...», cuen­ta.

En­tre­tan­to, ha­ce do­ce años abrió una nue­va puer­ta pro­fe­sio­nal em­pe­zan­do a tra­ba­jar co­mo agen­te de ju­ga­do­res. Una pro­fe­sión que hoy se ha con­ver­ti­do en su me­dio de vi­da y le ha in­tro­du­ci­do

en el star sys­tem del de­por­te de sus amo­res. Y gra­cias a to­da la gen­te que ha co­no­ci­do ejer­cien­do es­ta pro­fe­sión, ha con­se­gui­do que año tras año el tor­neo mo­ra­ñés cuen­te con pa­dri­nos de la ta­lla de Mon­cho Ló­pez, Ta­ma­ra Abal­de, Mon­cho Fer­nán­dez o, en es­ta edi­ción, el pre­pa­ra­dor fí­si­co de la se­lec­ción es­pa­ño­la fe­me­ni­na de ba­lon­ces­to, Jor­di Ara­go­nés.

A por las dos dé­ca­das

Pe­ro, a pesar de to­das las ex­pe­rien­cias que ha vi­vi­do en es­tos años, su Carneiro ó Es­pe­to si­gue, y pa­re­ce que se­gui­rá, ocu­pan­do un lu­gar pri­vi­le­gia­do en su co­ra­zón. Tan­to, que no ocul­ta su de­seo de se­guir dis­fru­tan­do de él du­ran­te mu­chos años. «Me gus­ta­ría lle­gar a las dos dé­ca­das de tor­neo —des­ve­la—. No sé si se­rá po­si­ble, pe­ro es­pe­ro que tan­to el Con­ce­llo co­mo los pa­tro­ci­na­do­res, a los que es­toy pro­fun­da­men­te agra­de­ci­do, si­gan apo­yán­do­nos co­mo has­ta aho­ra», agre­ga.

RA­MÓN LEIRO

Saúl Ares (en pri­mer plano) vol­vió a re­unir a ju­ga­do­res de gran ni­vel el vier­nes en Mo­ra­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.