«Es cues­tión de or­ga­ni­zar­se con las du­chas»

Co­men­za­ron a pe­re­gri­nar en Tui y, tras pa­sar la no­che en Cal­das, ayer, los 1.250 re­co­rrie­ron el Bai­xo Ulla

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RI­NA SANTALÓ

No pa­san des­aper­ci­bi­dos. Van con pa­so fir­me y sa­lu­dan a cá­ma­ra cuan­do per­ci­ben el in­te­rés que sus­ci­tan. Sus zan­ca­das en di­rec­ción a San­tia­go por el Ca­mino Por­tu­gués no lla­ma­rían la aten­ción de no ser por­que no se de­jan de ver pies. «Tar­da­mos más de 45 mi­nu­tos en ade­lan­tar­les», se­ña­la un gru­po que pa­sa por el mis­mo pun­to mi­nu­tos antes. Pue­de pa­re­cer un ade­lan­ta­mien­to forzado o una exa­ge­ra­ción, pe­ro cuan­do uno se en­cuen­tra por fin con el pe­lo­tón da cré­di­to a sus pa­la­bras. Su­man 1.250 per­so­nas de dis­tin­tos rin­co­nes de Es­pa­ña. Las ban­de­ras que car­gan al­gu­nos de ellos dan más pis­tas: País Vas­co, Ca­na­rias... Con tal can­ti­dad de gen­te, es di­fí­cil que al­gu­na comunidad se que­de sin re­pre­sen­ta­ción.

Char­lan, es­cu­chan mú­si­ca o re­zan en pe­que­ños gru­pos, mien­tras que Protección Ci­vil de Val­ga y el Se­pro­na vi­gi­lan que no ha­ya nin­gún al­ter­ca­do. «Nor­mal­men­te se acer­ca una per­so­na has­ta el ca­mino pa­ra com­pro­bar que to­do es­tá bien», se­ña­la Jo­sé Ma­nuel Ote­ro (Caa­ma­ño), je­fe de la Po­li­cía y Protección Ci­vil de Val­ga. Ayer, fue­ron cuatro. Son los me­nos sor­pren­di­dos. To­da­vía re­cuer­dan cuan­do, en 2010, vie­ron pa­sar a un gru­po de 800 per­so­nas y a otro de 1.000 en la mis­ma se­ma­na. Desde en­ton­ces, no vol­vió a pro­du­cir­se un des­pla­za­mien­to en ma­sa se­me­jan­te.

Quie­nes si con­fe­sa­ron que­dar­se ex­tra­ña­dos de en­con­trar­se con un gru­po tan gran­de fue­ron el res­to de pe­re­gri­nos que re­co­rrie­ron ayer la eta­pa que va desde Cal­das has­ta Pa­drón. Fue­ron ma­dru­ga­do­res. Y, el in­men­so gru­po tu­vo al­go que ver en ello: «Nos in­for­ma­mos de que sa­lían de Cal­das a las 7.30 ho­ras y de­ci­di­mos sa­lir media ho­ra an- Son tan­tas las per­so­nas que se apun­ta­ron a la ini­cia­ti­va de Ac­ción Ca­tó­li­ca que otro gru­po tar­dó 45 mi­nu­tos en ade­lan­tar­les.

tes», ex­pli­ca un gru­po de ami­gas de Ma­drid. An­drea Nú­ñez, Cris­ti­na del Río, Car­men Ru­bio y Lau­ra Gar­cía son so­lo cuatro de los mu­chos pe­re­gri­nos que ha­cen hin­ca­pié en las di­fi­cul­ta­des pa­ra ade­lan­tar­les. Tam­po­co son las úni­cas en bro­mear con el sus­to que se llevaron cuan­do su­pie­ron de su exis­ten­cia y te­mie­ron que­dar­se sin ca­ma en al­guno de los al­ber­gues. Pe­ro, no ha­bía de que preo­cu­par­se: a la fal­ta de es­pa­cio pa­ra alo­jar­se, el gru­po que ini­ció su ca­mino en Tui arre­gló con tiem­po la no­che en pa­be­llo­nes y otros es­pa­cios de gran­des di­men­sio­nes pa­ra pa­sar las no­ches.

«Es cues­tión de or­ga­ni­zar­se con la du­chas», se­ña­lan nue­ve ami­gas de en­tre 17 y 19 años de Má­la­ga so­bre las com­pli­ca­cio­nes que pue­de te­ner via­jar co­mo parte de un gru­po tan gran­de. So­lo de su dió­ce­sis son 200 per­so­nas. «So­mos la más nu­me­ro­sa», Un gru­po de ami­gas de Má­la­ga, la dió­ce­sis con más afluen­cia.

ex­pli­can. Es­tán en­can­ta­das con la can­ti­dad de gen­te que es­tán co­no­cien­do y con el ca­mino en sí. Hay gen­te de to­das las eda­des, pe­ro la ma­yor parte son jó­ve­nes. Aun­que sal­ta a la vista, así lo des­ta­ca tam­bién Jo­sé Ma­nuel Mar­huen­da, de Va­len­cia.

«Cuan­do se apos­tó por San­tia­go pa­ra ce­le­brar la asam­blea de Ac­ción Ca­tó­li­ca, sur­gió la idea de rea­li­zar el ca­mino desde Tui». La idea co­bró for­mó y, ahí es­tán, a un pa­so de San­tia­go, adon­de lle­ga­rán hoy pa­ra re­unir­se en el co­le­gio La Sa­lle has­ta el

pró­xi­mo do­min­go pa­ra apro­bar los ob­je­ti­vos del pró­xi­mo cua­trie­nio. Mar­huen­da, que ya ha­bía re­co­rri­do el Ca­mino Fran­cés, se­ña­la que «es­ta es una ex­pe­rien­cia muy di­fe­ren­te, que per­mi­te re­fle­xio­nar con­jun­ta­men­te». El le­ma es­co­gi­do pa­ra el re­co­rri­do es, así, «sa­lir, ca­mi­nar y sem­brar siem­pre de nue­vo».

Parte del éxi­to del re­co­rri­do de es­tos días lo ga­ran­ti­zó la buena or­ga­ni­za­ción: un au­to­bús, un co­che es­co­ba y un co­che con me­ga­fo­nía y bo­ti­quín del que es­tán a car­go las her­ma­nas Bea­triz y Cris­ti­na Díaz. Son so­lo dos de las vo­lun­ta­rias que es­tán ha­cien­do que la lle­ga­da a San­tia­go va­ya se­gún lo es­pe­ra­do. En­car­ga­dos del re­par­to de co­mi­da y de la lim­pie­za y en­fer­me­ros lle­gan hoy tam­bién a su des­tino. Lo ha­cen de­jan­do el ca­mino un po­co más va­cío pe­ro, ya lo avi­sa Caa­ma­ño, ca­da vez son más los pies que lo re­co­rren. Y lo dis­fru­tan.

MAR­TI­NA MISER

M. MISER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.