«Por moi­to que es­tu­des non as le­vas to­das con­ti­go»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - T. MONTERO

Su tri­bu­nal en Cu­lle­re­do te­nía seis pla­zas asig­na­das. Apro­ba­ron ocho per­so­nas, seis mu­je­res y dos hom­bres. Las seis pla­zas son pa­ra ellas. Co­mo el res­to de las trein­ta que ha­bía pa­ra la es­pe­cia­li­dad de Bio­lo­gía en se­cun­da­ria. So­lo han apro­ba­do mu­je­res. En­tre ellas, San­dra Pé­rez Co­to (Ri­ba­deo, 1988), que tam­bién es una ve­te­ra­na en lo que a exá­me­nes pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca se re­fie­re. Se pre­sen­tó tres ve­ces en Ga­li­cia y otra en Cas­ti­lla y León. La de es­te año ha si­do la úl­ti­ma. Ayer co­no­ció su pri­mer des­tino pro­vi­sio­nal co­mo fun­cio­na­ria: Bu­re­la.

«So­mos máis mu­lle­res» en las es­pe­cia­li­dad, re­co­no­ce es­ta jo­ven, que el año pa­sa­do se ha­bía que­da­do a las puer­tas de ob­te­ner su pla­za. «Por moi­to que es­tu­des non le­vas to­das con­ti­go —re­co­no­ce— por­que hai un com­po­ñen­te de azar»: que jus­to el te­ma que uno tie­ne más flo­jo sea el del exa­men, o que uno se en­cuen­tre mal, o que ten­ga unas ma­las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Ella, en la an­te­rior con­vo­ca­to­ria, se lo ha­bía to­ma­do más en se­rio. Tan en se­rio que la pri­me­ra prue­ba la su­peró con la se­gun­da me­jor no­ta de su tri­bu­nal. Y des­pués, na­da. No su­peró la fa­se de la de­fen­sa de la pro­gra­ma­ción. Nun­ca sa­brá por qué. «Non po­des ir a un­ha co­rrec­ción de exa­me», la­men­ta.

Por eso, San­dra Pé­rez siem­pre ha es­tu­dia­do las opo­si­cio­nes a la vez que tra­ba­ja­ba. Es­te cur­so que aca­ba de ter­mi­nar ejer­ció co­mo do­cen­te en León. Se ha­bía pre­sen­ta­do a las opo­si­cio­nes —los ejer­ci­cios de Cas­ti­lla y León «son moi­to máis fá­ci­les que as de aquí», co­men­ta— y la lla­ma­ron pa­ra ha­cer una sus­ti­tu­ción. El cur­so an­te­rior lo pa­só en Olei­ros. «Si que é moi­to máis com­pli­ca­do pre­pa­ra­las men­tres tra­ba­llas». De he­cho, la recomendación ge­ne­ral es to­mar­se la opo­si­ción co­mo un tra­ba­jo y es­tu­diar ocho ho­ras dia­rias. Ese com­po­nen­te de azar del que ha­bla es­ta ma­ri­ña­na se de­mues­tra con su ca­so: «A pe­sar de que o ano pa­sa­do es­tu­da­ra moi­tí­si­mo máis que es­te, que ía máis pre­pa­ra­da, caeu ago­ra». Pa­só el pri­mer exa­men «e non con­ta­ba». Y des­pués apro­bó la de­fen­sa de la pro­gra­ma­ción. «Así que hai cou­sas que se nos es­ca­pan», con­clu­ye. Es una ca­rre­ra de fon­do. San­dra tam­bién acha­ca a ese «pu­ro azar» que so­lo ha­yan apro­ba­do mu­je­res en la es­pe­cia­li­dad de Bio­lo­gía. «Xa ao se­gun­do exa­me pa­sa­mos máis mu­lle­res». De he­cho, uno de los chi­cos de su tri­bu­nal «foi a se­gun­da me­llor no­ta na pri­mei­ra pro­ba» y des­pués se que­dó sin pla­za. «Non é cues­tión de que vaian me­nos pre­pa­ra­dos, eu creo que é de ra­tio», afir­ma. ¿Hay al­gu­na ex­pli­ca­ción de por qué tan­tas mu­je­res se pre­sen­tan a las opo­si­cio­nes? «Co­men­ta­lo si, por­que xa na aca­de­mia era­mos máis, pe­ro non a ver­da­de é que non sei por que».

MI­GUEL

San­dra Pé­rez pro­bó suer­te en Cas­ti­lla y León ade­más de en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.