Due­lo a bo­fe­ta­das en la fron­te­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Una lla­ma­da a tiem­po del je­fe de Ga­bi­ne­te de Ben­ja­min Ne­tan­yahu im­pi­dió lo que ha­bría si­do un es­per­pen­to sin pre­ce­den­tes. El dipu­tado is­rae­lí Oren Ha­zan y el jor­dano Yah­ya al Saud, dos per­so­na­jes po­lé­mi­cos en sus res­pec­ti­vos Par­la­men­tos, que­da­ron ayer en la fron­te­ra pa­ra pe­gar­se y así so­lu­cio­nar la ten­sión di­plo­má­ti­ca en­tre Is­rael y Jor­da­nia. Ne­tan­yahu fre­nó la dispu­ta en el úl­ti­mo mo­men­to cuan­do Ha­zan, de su mis­mo par­ti­do, el Li­kud, se en­con­tra­ba a tres ki­ló­me­tros del puen­te Allenby, pun­to de en­cuen­tro en­tre los dos le­gis­la­do­res. Al Saud, que no du­dó en lla­mar co­bar­de a su ho­mó­lo­go is­rae­lí, tam­bién fue de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des de su país, que le im­pi­die­ron el pa­so al via­duc­to. El ára­be afir­mó que pe­lea­ría con Ha­zan «en cual­quier país del mun­do».

La pug­na en­tre am­bos tie­ne su ori­gen en la muer­te de dos jor­da­nos du­ran­te el asal­to a la em­ba­ja­da is­rae­lí en Amán ha­ce diez días. Ha­zan es­cri­bió en su per­fil de Twit­ter que los jor­da­nos «a los que les da­mos agua en abun­dan­cia y a quie­nes les pro­te­ge­mos el cu­lo día y no­che, ne­ce­si­ta­rían un poco de re­edu­ca­ción». Su co­men­ta­rio en­fu­re­ció a Al Saud, que le re­tó pú­bli­ca­men­te a un due­lo en la fron­te­ra ar­gu­yen­do que «el za­pa­to de cual­quier ni­ño pa­les­tino es más res­pe­ta­ble que es­te vi­llano y su en­ti­dad [Is­rael]».

Oren Ha­zan acep­tó el ór­da­go en la no­che del mar­tes me­dian­te otro men­sa­je en la red so­cial: «Acep­to la in­vi­ta­ción del miem­bro del Par­la­men­to jor­dano pa­ra ver­nos en el puen­te. Ma­ña­na a las 10.00 ho­ras es­ta­ré en el puen­te Allenby pa­ra una char­la ca­ra a ca­ra. Ten­go una ofer­ta que no po­drá re­cha­zar». Los áni­mos se cal­dea­ron rá­pi­da­men­te. Ha­zan, con­si­de­ra­do el en­fant te­rri­ble de la po­lí­ti­ca is­rae­lí, se cor­tó el pe­lo y acu­dió a la reunión con su in­ha­la­dor pa­ra pre­ve­nir un po­si­ble ataque de as­ma. Mien­tras, Al Saud re­trans­mi­tía en di­rec­to por Fa­ce­book su ca­mi­na­ta ha­cia el puen­te, con­gre­gan­do a más de 11.000 es­pec­ta­do­res du­ran­te la emi­sión.

Ape­nas 15 mi­nu­tos an­tes de la ci­ta, el je­fe de Ga­bi­ne­te de Ne­tan­yahu, Yoav Ho­ro­vitz, te­le­fo­neó a Ha­zan pa­ra evi­tar que la bra­va­ta fue­se a ma­yo­res. Ade­más, los is­rae­líes tie­nen prohi­bi­do cru­zar el puen­te. «Vi­ne hoy pa­ra una reunión de paz, pe­ro cuan­do el pri- mer mi­nis­tro me ha­ce una pe­ti­ción, la res­pe­to», ex­pli­có el dipu­tado poco des­pués, ex­hor­tan­do a su país a or­ga­ni­zar un en­cuen­tro le­gal en­tre am­bos en el fu­tu­ro. Al Saud lla­mó cer­do a Ha­zan y con­clu­yó el di­rec­to afir­man­do que «Ne­tan­yahu ha sen­ti­do la ira de los jor­da­nos y ac­tuó con pru­den­cia al no abrir la fron­te­ra».

Un his­to­rial con­flic­ti­vo

Ha­zan y Al Saud ya pro­ta­go­ni­za­ron otros es­cán­da­los en el pa­sa­do. El he­breo, sus­pen­di­do una se­ma­na por in­sul­tar a otros le­gis­la­do­res, fue pro­pie­ta­rio de un ca­sino en Bul­ga­ria en don­de se per­mi­tía el con­su­mo de dro­gas du­ras y la pros­ti­tu­ción. Por su par­te, Al Saud cau­só en el 2013 un in­ten­so en­fren­ta­mien­to en el Par­la­men­to jor­dano que de­ri­vó en un ti­ro­teo con fu­si­les AK-47.

El rey Abdalá II exi­gió ayer la con­de­na a muer­te del guar­dia de se­gu­ri­dad is­rae­lí acu­sa­do de ma­tar a los dos jor­da­nos. La cá­li­da re­cep­ción al agen­te por par­te de Ne­tan­yahu a su lle­ga­da a Is­rael es la cau­sa prin­ci­pal del dis­tan­cia­mien­to en­tre Amán y Tel Aviv. Oren Ha­zan se cor­tó el pe­lo es­pe­cial­men­te pa­ra la oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.