El adiós ofi­cial de Fe­li­pe de Edim­bur­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - REU­TERS

Con un som­bre­ro de bom­bín ne­gro y ba­jo una llu­via to­rren­cial, el du­que de Edim­bur­go, Fe­li­pe de In­gla­te­rra, se des­pi­dió ayer de 65 años en la vi­da pú­bli­ca pa­san­do re­vis­ta a sol­da­dos de la Ma­ri­na Real que ha­bían com­ple­ta­do una lar­ga ca­mi­na­ta de 1.664 mi­llas (2.678 ki­ló­me­tros) pa­ra re­cau­dar fon­dos. El ac­to tu­vo lu­gar en las de­pen­den­cias del pa­la­cio de Buc­king­ham, don­de el ma­ri­do de Isa­bel II en­sal­zó los lo­gros de los ma­ri­nes que par­ti­ci­pa­ron en el co­no­ci­do co­mo Re­to Global 1.664, una se­rie de even­tos y prue­bas de re­sis­ten­cia en las que se han re­co­gi­do fon­dos pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes de ca­ri­dad.

«Te­ner al du­que co­mo je­fe de la Ma­ri­na es ex­cep­cio­nal, for­ma par­te de nues­tro es­pí­ri­tu y es una fi­gu­ra ma­ra­vi­llo­sa que sir­ve de ejem­plo pa­ra to­dos los ma­ri­nes», di­jo el te­nien­te Gary Green, quien ideó el ci­ta­do re­to, mos­trán­do­se or­gu­llo­so de po­der par­ti­ci­par en su «ju­bi­la­ción».

El ac­to fue ele­gi­do con mi­mo. El prín­ci­pe Fe­li­pe pres­tó sus ser- vi­cios en la Ro­yal Navy du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mundial y ayer pa­só re­vis­ta a sus tro­pas por úl­ti­ma vez pa­ra po­ner el bro­che final a su re­ti­ra­da de la vi­da pú­bli­ca, anun­cia­da el pa­sa­do ma­yo. A sus 96 años, su ines­pe­ra­da de­ci­sión sor­pren­dió a mu­chos, pe­ro fue apo­ya­da en to­do mo­men­to por la rei­na y el pa­la­cio de Buc­king­ham, des­car­tan­do que es­tu­vie­se re­la­cio­na­da con un em­peo­ra­mien­to de su sa­lud.

El más lon­ge­vo

El con­sor­te más lon­ge­vo de la co­ro­na bri­tá­ni­ca ha pre­si­di­do 22.219 ac­tos en so­li­ta­rio des­de que su es­po­sa se con­vir­tió en rei­na en 1952. El pri­me­ro de ellos fue tam­bién en Buc­king­ham el 2 de mar­zo de 1948, unos me­ses des­pués de su ma­tri­mo­nio con la prin­ce­sa Isa­bel, cuan­do en­tre­gó unos pre­mios de la Fe­de­ra­ción de Bo­xeo.

Siem­pre ejer­ció su fi­gu­ra de con­sor­te va­rios pasos por de­trás de su es­po­sa, con un pe­cu­liar sen­ti­do del hu­mor del que hi­zo ga­la en sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. De he­cho, Fe­li­pe siem­pre bro­mea di­cien­do que su «pri­mer, se­gun­do y de­fi­ni­ti­vo empleo es es­tar siem­pre jun­to a la rei­na». Pe­se a la des­pe­di­da, un por­ta­voz acla­ró que es­te po­drá par­ti­ci­par de ma­ne­ra pun­tual en al­gu­nos com­pro­mi­sos jun­to a su es­po­sa y que se­gui­rá apo­yan­do a las 785 or­ga­ni­za­cio­nes que apa­dri­na.

Su nom­bre siem­pre ha es­ta­do Fe­li­pe sa­lu­da con su bom­bín, en un día llu­vio­so.

en­tre los más ac­ti­vos de la realeza, in­clu­so por en­ci­ma de los du­ques de Cam­brid­ge, por lo que aho­ra mu­chos no ter­mi­nan de creer­se que su des­pe­di­da sea un adiós de­fi­ni­ti­vo sino más bien un has­ta lue­go: «Es­toy se­gu­ra de que

no des­apa­re­ce­rá; to­do el mun­do le echa­rá de me­nos. Ha si­do una per­so­na que siem­pre es­tá ahí y creo que so­mos muy, muy afor­tu­na­dos de te­ner­lo», re­co­no­cía My­ra But­ter, que co­no­ce al prín­ci­pe des­de su in­fan­cia. La pro­tes­ta, an­te la em­ba­ja­da ale­ma­na en Ate­nas.

YUI MOK AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.