En es­ta pla­ya se sir­ve la po­lé­mi­ca

El ta­ba­co o el nu­dis­mo son fuen­te de dis­cu­sión en nu­me­ro­sos arenales ga­lle­gos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - L. G. DEL VA­LLE, A. G. CHOUCIÑO

Una jor­na­da de pla­ya in­clu­ye, pa­ra la ma­yo­ría de ve­ra­nean­tes, re­qui­si­tos bá­si­cos co­mo el des­can­so, bue­nos ser­vi­cios de hos­te­le­ría, la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car al­gún de­por­te y dis­fru­tar de la me­jor com­pa­ñía. No obs­tan­te, al­gu­nos arenales ga­lle­gos se con­vier­ten en oca­sio­nes en un cam­po de ba­ta­lla de­bi­do a los en­con­tro­na­zos que se pro­du­cen por lo que ca­da uno en­tien­de por ocio. So­bre to­do, por­que al­gu­nas nor­ma­ti­vas po­nen so­bre la me­sa cues­tio­nes tan po­lé­mi­cas co­mo el nu­dis­mo, el ta­ba­co o si los ani­ma­les de com­pa­ñía tie­nen de­re­cho a es­tar en las pla­yas o no.

El na­tu­ris­mo, por ejem­plo, ha si­do cau­sa de dispu­ta his­tó­ri­ca en un buen nú­me­ro de pla­yas ga­lle­gas. Mu­chas zo­nas tie­nen de­li­mi­ta­das las áreas ap­tas pa­ra el nu­dis­mo y las que no lo son, pe­ro mu­chos des­pis­ta­dos en­tran en la zo­na equi­vo­ca­da y pro­vo­can ten­sión en­tre tex­ti­les —así se lla­ma a los que uti­li­zan ba­ña­dor— y los que emu­lan a Adán y Eva.

En la pla­ya de Area­lon­ga, en Ba­ro­ña (Por­to do Son), el 2013 mar­có un an­tes y un des­pués. Tan­to, que en es­te are­nal his­tó­ri­ca­men­te nu­dis­ta apa­re­cie­ron unas pin­ta­das en las que se cri­ti­ca­ba que los tex­ti­les hi­cie­ran uso, con pren­das de ba­ño, de esa pla­ya. Es­ta dis­cu­sión se ex­tien­de en oca­sio­nes a Figueiras, en las is­las Cíes o a Com­bou­zas y Ba­rra­ñán. En es­ta úl­ti­ma pla­ya del con­ce­llo de Ar­tei­xo, igual que en Val­co­bo, tampoco se per­mi­ten los ser­vi­cios de ma­sa­jes o cons­truir fi­gu­ras de are­na con fi­nes lu­cra­ti­vos. Uno so­lo pue­de lu­crar­se si re­gen­ta un chi­rin­gui­to.

No hay mul­ta, pe­ro sí dis­cu­sión

El ta­ba­co, sin du­da, en­cien­de la lla­ma del de­ba­te en cual­quier es­pa­cio. Tam­bién en las pla­yas. So­bre to­do des­de que el año pa­sa­do Sa­ni­da­de ini­cia­ra una cam­pa­ña en la que in­vi­ta­ba a los con­ce­llos a pro­mo­ver las pla­yas «sin hu­mo». Así, aun­que no se mul­ta a una per­so­na por fu­mar, en Per­bes (Mi­ño), Mo­rou­zos (Or­ti­guei­ra) o A La­dei­ra (Baio­na) es­ta in­di­ca­ción crea usual­men­te dis­cu­sio­nes en­tre el que ha­ce uso del

pi­ti­llo y, en ese mo­men­to, fu­ma­dor pa­si­vo.

Co­mo pe­rros y ga­tos se lle­van las per­so­nas que no acep­tan la pre­sen­cia ani­mal en los arenales fren­te a los que sí quie­ren dis­fru­tar del mar al la­do de su com­pa­ñe­ro más fiel. Pla­yas co­mo la de las Ma­ris­ca­do­ras, en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal, sí que per­mi­ten que las mascotas sean uno más.

Ve­to a pe­lo­tas y co­me­tas

Cui­da­do con las pe­lo­tas en la zo­na de O Gro­ve. Al­go muy co­mún en to­da la cos­ta es ver a ni­ños dis­fru­tan­do de la jor­na­da ju­gan­do con las pa­las o la pe­lo­ta. En A Lan­za­da o Area das Pi­pas se san­cio­na a quien rea­li­za es­tas ac­ti­vi­da­des en zo­nas de ba­ño o cer­ca de la ori­lla, zo­nas en las que pue­de mo­les­tar a otros usua­rios. Otro ele­men­to lú­di­co que se ve­ta en al­gu­nos arenales co­mo Sa­mil (Vi­go) y Pla­ya Amé­ri­ca (Ni­grán) son las co­me­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.