El nor­te y el sur

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Relatos De Verán -

«Los pá­ja­ros del Nor­te son el ejem­plo de la co­mo­di­dad y el con­fort. Siem­pre en sus ni­di­tos, lle­nos de la me­jor pa­ja que hay, siem­pre con sus ar­ti­lu­gios pa­ra guar­dar los hue­vos. Siem­pre con sus crías bien pei­na­das, re­chon­chas y ca­pri­cho­sas. Los pá­ja­ros del Nor­te aman sus vi­das». «Los pá­ja­ros del Sur son el ejem­plo de la des­gra­cia. ¡Uf! Son to­do un in­cor­dio pa­ra no­so­tros. Ellos, con sus ni­du­chos de pa­co­ti­lla, y sus pi­cho­nes ali­caí­dos. Nor­mal que se quie­ran ir de esa bi­rria de esa zo­na… Te pre­gun­ta­rás… ¿fue­ron así to­da la vi­da? Pues no. Hu­bo un tiem­po en el que pá­ja­ros del Nor­te y del Sur eran to­tal­men­te igua­les, lo que pa­sa es que los del Sur tu­vie­ron pro­ble­mi­llas con su par­va­da… cuan­do seas ma­yor te lo ex­pli­ca­ré. El ca­so es que los pá­ja­ros a fa­vor de los gru­pos con­ser­va­do­res des­tro­za­ron to­do cuan­to vie­ron y muy po­cos ni­dos y fa­mi­lias lo­gra­ron que­dar­se en pie. Aho­ra es me­jor que ni te acer­ques a esa zo­na, es un au­tén­ti­co cam­po de ex­ter­mi­nio».

«Hi­jo, sé que te en­tu­sias­ma ir a vi­vir con los pá­ja­ros del Nor­te, pe­ro el vue­lo es de­ma­sia­do di­fí­cil y pe­li­gro­so, po­dría­mos mo­rir los dos… Y no sé si esos pa­ja­rra­cos del Nor­te lle­ga­rían a acep­tar­nos…».

«Hi­jo, aho­ra esos pá­ja­ros del Sur pre­ten­den in­va­dir­nos a no­so­tros, mez­clar­se con sus plu­mas lle­nas de áca­ros… ¡Ma­dre mía! Quie­ren in­cul­car sus pro­ble­mas y su po­bre­za a no­so­tros. Hi­jo, si al­gún día te cru­zas con al­guno de esos, ig­nó­ra­les, ¿va­le? Es por tu bien…».

«Hi­jo, tran­qui­lo, agá­rra­te a mis plu­mas, el via­je se­rá muy lar­go, ¿de acuer­do? Duer­me si quie­res, vo­la­ré has­ta el Nor­te, quie­ro ver­te fe­liz». «¡Me­nos mal que no­so­tros, los pá­ja­ros del Nor­te no pa­sa­mos por esos tragos tan ho­rro­ro­sos!».

«Hi­jo, vie­nen unas co­rrien­tes de ai­re muy pe­li­gro­sas agá­rra­te muy bien, ¡agh! ¡Son de­ma­sia­do fuer­tes! ¡Creo que no po­dré re­sis­tir­las!...».

«Bueno, hi­jo, ve­te a ju­gar con tus ami­gos, te es­tán es­pe­ran­do». «Sí, ma­má».

Mien­tras, en el mar Me­di­te­rrá­neo, dos pá­ja­ros del Sur ya­cían muer­tos en el agua.

SI­MÓN GALLEGO GALVIS 14 años A Co­ru­ña Es­tu­dian­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.