Re­vo­can la con­de­na a un po­li­cía pon­te­ve­drés por «fa­bri­car» prue­bas y el jui­cio se re­pe­ti­rá

El Su­pre­mo con­si­de­ra que el tri­bu­nal no fue im­par­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz de Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

A me­dia­dos del pa­sa­do año, un agen­te pon­te­ve­drés des­ti­na­do en la Co­mi­sa­ría de Joa­quín Cos­ta fue sus­pen­di­do tem­po­ral­men­te co­mo con­se­cuen­cia de una con­de­na de sie­te años de pri­sión por de­ten­ción ile­gal y fal­se­dad do­cu­men­tal que ha­bían de­ri­va­do de la in­cri­mi­na­ción de cua­tro per­so­nas por nar­co­trá­fi­co que, a la pos­tre, fue­ron ab­suel­tas. Aho­ra, el Su­pre­mo aca­ba de re­vo­car es­ta con­de­na im­pues­ta por la Au­dien­cia de Las Pal­mas y or­de­na re­pe­tir el jui­cio con un tri­bu­nal di­fe­ren­te al que en­jui­ció en su mo­men­to el pa­pel de es­te agen­te y de su com­pa­ñe­ro.

Y es que dos de los ma­gis­tra­dos que dic­ta­ron la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria y de­cre­ta­ron la deducción de tes­ti­mo­nio fren­te a am­bos po­li­cías fue­ron los que fi­nal­men­te juz­ga­ron a es­tos. En es­te sen­ti­do, los abo­ga­dos de am­bos po­li­cías bus­ca­ron el am­pa­ro del al­to tri­bu­nal da­do que «se cam­bió la com­po­si­ción de la sa­la en el mo­men­to de ini­cio de la se­sión de jui­cio oral (...) sin co­mu­ni­ca­ción a las par­tes, que no pu­die­ron ad­ver­tir­lo has­ta la no­ti­fi­ca­ción de la sen­ten­cia» que con­de­nó a sus clien­tes.

De he­cho, los ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo no du­dan en ta­char la sus­ti­tu­ción co­mo «sor­pre­si­va», al tiem­po que ex­po­nen una am­plia ju­ris­pru­den­cia del Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra sus­ten­tar la te­sis de que «no es po­si­ble ob­te­ner jus­ti­cia en el pro­ce­so si quien ha de im­par­tir­la no se si­túa en una po­si­ción de im­par­cia­li­dad co­mo ter­ce­ro ajeno a los in­tere­ses en li­ti­gio». A es­te res­pec­to, con­clu­yen que la «ar­gu­men­ta­ción con­te­ni­da en la sen­ten­cia aho­ra re­cu­rri­da, re­ve­la y re­fuer­za de mo­do diá­fano, los te­mo­res de que cuan­do de­du­ce el re­fe­ri­do tes­ti­mo­nio, ya ha va­lo­ra­do los he­chos que aho­ra se en­jui­cian, ya ha to­ma­do po­si­ción, ya se ha de­can­ta­do por una de las po­si­cio­nes en­fren­ta­das, que su con­tac­to con pre­vio con las prue­bas, ha de­ter­mi­na­do su re­so­lu­ción». En de­fi­ni­ti­va, es lo que en tér­mi­nos in­for­mar­les se co­no­ce, a ni­vel ju­di­cial, co­mo un tri­bu­nal con­ta­mi­na­do, ya que «emi­te sus con­clu­sio­nes va­lo­ra­ti­vas en aten­ción pri­mor­dial a las de­cla­ra­cio­nes del pri­mer pro­ce­so, pe­ro ob­vian­do que acu­sa­dos y tes­ti­gos han in­ver­ti­do su con­di­ción».

Ma­gis­tra­do po­lé­mi­co

Se da la cir­cuns­tan­cia de que el po­nen­te de am­bas sen­ten­cias, la que ab­sol­vió a los acu­sa­dos por nar­co­trá­fi­co y la que, pos­te­rior­men­te, con­de­nó a los po­li­cías, el ma­gis­tra­do Sal­va­dor Alba, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­na­rias por las ac­tua­cio­nes que lle­vó a ca­bo fren­te a Vic­to­ria Ro­sell cuan­do la sus­ti­tu­yó en un juz­ga­do de Ins­truc­ción al pre­sen­tar­se es­ta a las elec­cio­nes del 2015 en las lis­tas de Po­de­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.