Ga­li­cia es­qui­va los ata­ques al turismo que se ex­tien­den por Es­pa­ña

El sec­tor apor­ta el 11 % del PIB y en lo que va de año ya ge­ne­ró 478 millones Las cam­pa­ñas de pro­mo­ción se di­ri­gen a un via­je­ro res­pe­tuo­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - S. C.

«Nues­tro com­por­ta­mien­to an­te el turismo es di­fe­ren­te y nues­tros vi­si­tan­tes tam­po­co son los que ve­ra­nean en la cos­ta me­di­te­rrá­nea». Es­tos son dos de los mu­chos mo­ti­vos que ex­pli­can, se­gún Sa­ra San­tos, pre­si­den­ta de los ho­te­le­ros de San­tia­go, que Ga­li­cia no ten­ga los pro­ble­mas de otras zo­nas de Es­pa­ña con la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca y su res­pues­ta más agre­si­va, la violencia con­tra los vi­si­tan­tes.

Otros fac­to­res que per­mi­ten a Ga­li­cia es­tar a sal­vo de la po­lé­mi­ca por la pre­sen­cia de tu­ris­tas son el con­trol que se ejer­ce so­bre zo­nas pun­tual­men­te de­li­ca­das; la si­tua­ción pe­ri­fé­ri­ca de la comunidad, que el pre­si­den­te del Clús­ter Turismo de Ga­li­cia, Fran­cis­co González, re­su­me en un «por Bar­ce­lo­na se pasa, pe­ro a Ga­li­cia se vie­ne»; un cli­ma tem­pla­do que evi­ta al tu­ris­ta ávi­do de sol y que ha pro­te­gi­do a la comunidad del afán por el en­ri­que­ci­mien­to rá­pi­do de otras zo­nas; y las ex­ce­len­tes re­la­cio­nes en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do, que se ha tra­du­ci­do en el primer plan es­tra­té­gi­co de Es­pa­ña en­car­ga­do a un clús­ter, es de­cir, a to­do el sec­tor y que por tan­to tie­ne un gra­do muy al­to de cum­pli­mien­to.

Aco­gi­das des­de el si­glo IX

Hay más ra­zo­nes, y fue ayer el pro­pio pre­si­den­te de la Xun­ta quien las es­gri­mió. Se­gún in­for­ma Do­min­gos Sam­pe­dro, Nú­ñez Fei­joo di­jo al ter­mi­nar el Con­se­llo que «Ga­li­cia es lu­gar de aco­gi­da de pe­re­gri­nos des­de el si­glo IX» y eso mar­ca el ca­rác­ter per­so­nal y so­cial: «No veo yo or­ga- ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas que es­tén en con­tra [del turismo]». Ade­más, ex­pli­có que la violencia con­tra el turismo «no ten­drá am­pa­ro del Go­bierno ni ten­drá nin­gún am­pa­ro ins­ti­tu­cio­nal», ya que «ese ti­po de ac­ti­tu­des fas­cis­tas» no tie­nen lu­gar en Ga­li­cia y si al­gún par­ti­do o agru­pa­ción las de­fen­die­se, iría «en con­tra del pro­pio

pue­blo al que in­ten­ta re­pre­sen­tar».

La mis­ma idea la re­pe­tían des­de Turismo de Ga­li­cia: «Nin o sec­tor nin a so­cie­da­de es­tán a trans­mi­tir in­que­dan­zas na li­ña dos fe­nó­me­nos que ve­mos nou­tros te­rri­to­rios. Des­de Turismo de Ga­li­cia mos­tra­mos o no­so máis fir­me re­xei­ta­men­to a es­te ti­po de ac­cións, que agar­da­mos non oco­rran na no­sa co­mu­ni­da­de, máis ten­do en con­ta que Ga­li­cia é co­ñe­ci­da po­la boa aco­lli­da que pres­ta aos seus vi­si­tan­tes des­de hai sécu­los».

Bue­na opi­nión

«Que a los tu­ris­tas los tra­ta­mos bien —apun­ta González— se ve en las web de opi­nión, co­mo Tri­pad­vi­sor, don­de la opi­nión general ha­cia nues­tro sec­tor tu­rís­ti­co, si se pue­de ha­blar de que exis­ta al­go tan li­mi­ta­do, es bue­na. La gen­te sa­be que un ho­tel de dos es­tre­llas en Ga­li­cia es tan bueno co­mo uno de tres en otras par­tes de Es­pa­ña o in­clu­so co­mo al­guno de cua­tro es­tre­llas en Ro­ma».

Cla­ro que la si­tua­ción de hoy pue­de no ser la mis­ma ma­ña­na. «El cli­ma de hos­ti­li­dad an­te el tu­ris­ta, la si­tua­ción que se da en otras zo­nas de Es­pa­ña —di­ce Fran­cis­co González— no de­be preo­cu­par­nos a los ga­lle­gos pe­ro sí ocu­par­nos».

En la comunidad no hay una pre­sen­cia ma­si­va de vi­si­tan­tes sal­vo en pun­tos con­cre­tos. San­tia­go es, ob­via­men­te, el po­lo de atrac­ción, pe­ro aún así, se­gún Sa­ra San­tos, «la no­che del Após­tol ha­bía ca­mas en la ciu­dad». La pre­si­den­ta de los hos­te­le­ros en­tien­de que pa­ra al­gu­nos ve­ci­nos los tu­ris­tas pue­dan ser una mo­les­tia, pe­ro no son per­so­nas pro­ble­má­ti­cas: «Es cier­to que no tie­nen mu­cho di­ne­ro, gas­tan po­co, y lo ve­mos por­que si en el ho­tel no es­tá in­clui­do el desa­yuno, ca­si nin­guno lo pi­de, por ejem­plo. Pe­ro son unos vi­si­tan­tes es­tu­pen­dos, muy ama­bles y edu­ca­dos».

Tie­ne que ver, di­cen los ex­per­tos, con el ca­rác­ter re­li­gio­so o es­pi­ri­tual del Ca­mino, y los ja­leos noc­tur­nos que se pue­den dar en el cas­co his­tó­ri­co, apun­ta San­tos, es­tán más re­la­cio­na­dos con las fies­tas que con los pe­re­gri­nos.

Otros pun­tos de­li­ca­dos son los espacios na­tu­ra­les, co­mo la pla­ya de As Ca­te­drais o las Illas Cíes. En am­bos ca­sos, el lí­mi­te de afo­ro ha or­de­na­do de for­ma muy po­si­ti­va la pre­sen­cia de vi­si­tan­tes, aun­que en el acan­ti­la­do de Ri­ba­deo no que­da ve­ge­ta­ción al tér­mino del ve­rano.

La cla­ve es­tá en mi­rar a lo le­jos: «Evi­tar el en­ri­que­ci­mien­to rá­pi­do, que es muy ape­te­ci­ble —di­ce el pre­si­den­te del clús­ter— pa­ra con­se­guir que del turismo vi­van nues­tros hi­jos y nues­tros nie­tos». Pa­ra los em­pre­sa­rios del sec­tor «el nú­me­ro no de­be sig­ni­fi­car na­da». Y lo ex­pli­ca González con un ejem­plo: «Si yo ten­go 100 ha­bi­ta­cio­nes, pre­fie­ro ocu­par 50 a 100 eu­ros la no­che que 100 a 50 eu­ros. Por­que con lo pri­me­ro ten­go po­si­bi­li­dad de cre­cer, y ga­nar, pe­ro con lo se­gun­do es­toy a pun­to de sen­tir­me des­bor­da­do».

Aun­que los nú­me­ros de vi­si­tan­tes no son lo prio­ri­ta­rio, Fei­joo los ex­hi­bió esta mis­ma se­ma­na: en lo que va de año, Ga­li­cia ha re­ci­bi­do 2,5 millones de vi­si­tan­tes (un 5 % más que el año pa­sa­do) con 3,6 millones de per­noc­ta­cio­nes (un 8 % más). Y el INE apun­ta­ba ayer mis­mo un da­to igual de in­tere­san­te: los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros en lo que va de año de­ja­ron en las ar­cas ga­lle­gas 478 millones de eu­ros, aún muy le­jos de los 8.982 millones que se re­cau­da­ron en to­da Es­pa­ña, pe­ro un 15 % más que en el 2016.

Fei­joo avi­sa que la Xun­ta no am­pa­ra­rá las «ac­ti­tu­des fas­cis­tas» de los co­lec­ti­vos agre­si­vos con los tu­ris­tas «La si­tua­ción no de­be preo­cu­par­nos, pe­ro sí ocu­par­nos», di­ce el pre­si­den­te del clús­ter de Turismo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.