Muere Ángel Nieto, pio­ne­ro del motociclismo español y 13 ve­ces cam­peón

Muere Ángel Nieto, que hi­zo del motociclismo un fe­nó­meno so­cial con su ca­ris­ma y 13 tí­tu­los mun­dia­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - BORJA GONZÁLEZ

El mun­do del motociclismo vis­te de lu­to. Ángel Nieto, tre­ce ve­ces cam­peón del mun­do, fa­lle­ció ayer a los 70 años en un hos­pi­tal de Ibi­za, don­de per­ma­ne­cía in­gre­sa­do des­de el 26 de ju­lio tras su­frir un gra­ve ac­ci­den­te. No pu­do su­pe­rar el trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co que su­frió tras ser em­bes­ti­do el quad que con­du­cía por un turismo. Con el gol­pe, sa­lió des­pe­di­do y per­dió el cas­co. Su ca­be­za su­frió así un im­pac­to que ha aca­ba­do sien­do fa­tal.

Su sa­lud ha­bía su­fri­do un gran em­peo­ra­mien­to y ayer se so­me­tió a una de­li­ca­da in­ter­ven­ción de ho­ra y me­dia. Pe­ro la ope­ra­ción no re­ver­tió su si­tua­ción y fa­lle­ció a me­dia tar­de. «Ha si­do un gran padre, un gran ami­go y un gran de­por­tis­ta», ma­ni­fes­tó Ge­le­te Nieto.

En un de­por­te co­mo el motociclismo re­sul­ta muy di­fí­cil com­pa­rar épo­cas. In­flu­yen cir­cuns­tan­cias, cir­cui­tos y me­cá­ni­cas. Ca­da era ha te­ni­do a sus hé­roes, aun­que mu­chos no ter­mi­na­ron plas­man­do lo que se es­pe­ra­ba de ellos. Pe­ro en más de 70 años con la ac­tual con­fi­gu­ra­ción del Mun­dial, unos ele­gi­dos han da­do al­go más a es­te de­por­te. Y, sin lu­gar a du­das, uno de ellos es Ángel Nieto, el au­tén­ti­co pa­drino de la ge­ne­ra­ción de pi­lo­tos es­pa­ño­les que do­mi­na el cam­peo­na­to des­de ha­ce mu­chos años.

Con su pi­car­día, su in­te­li­gen­cia y su co­ra­je rom­pió ba­rre­ras. Y con su don de gen­tes, por­que su­po co­se­char ami­gos allí por don­de se mo­vie­se, co­mo pi­lo­to, al fren­te de un equi­po, co­mo padre y tío de pi­lo­tos, co­mo co­men­ta­ris­ta de te­le­vi­sión, en los más de 50 años en los que se mo­vió por el pad­dock.

Un ta­len­to que le hi­zo des­ta­car, que vol­vió lo­co al afi­cio­na­do y dis­pa­ró la pa­sión por el motociclismo en Es­pa­ña. Su­po en­ten­der que ha­cía fal­ta un em­pu­jón, lle­var las dos rue­das a la pe­que­ña pan­ta­lla pa­ra que los es­pa­ño­les en­ten­die­sen qué era eso en lo que es­ta­ba arra­san­do y en lo que le se­guían otros jó­ve­nes que ter­mi­na­rían co­mo fi­gu­ras.

La le­yen­da cuen­ta que en­ga­ñó a los res­pon­sa­bles de aque­lla RTVE que cre­ye­ron que iban a ha­cer un do­cu­men­tal, una ven­ta­na por la que ven­dió la mo­to. El hom­bre por el que el Cir­cui­to del Ja­ra­ma se aba­rro­tó en sep­tiem­bre de 1971, pa­ra ver­le co­ro­nar­se en ca­sa, en una his­to­ria car­ga­da de épi­ca. Tras un caí­da a pun­to es­tu­vo de no co­rrer, has­ta el pun­to de que el va­lle­cano na­ci­do en Za­mo­ra tu­vo que su­bir­se a la to­rre de con­trol pa­ra, mi­cro en ma­nos, lan­zar un «que­daos, que co­rro». Y ga­nó, la ca­rre­ra y el tí­tu- lo de 125cc.

«Fue uno de los pre­cur­so­res de los pi­lo­tos mo­der­nos, el que con­si­guió le­van­tar el motociclismo y ha­cer­lo fa­mo­so en Es­pa­ña». Así ha­bla­ba Va­len­tino Ros­si, uno de los que Nieto siem­pre ha con­si­de­ra­do de los su­yos, co­mo al mí­ti­co bri­tá­ni­co Barry Shee­ne, del que no pa­ra­ba de con­tar his­to­rias.

Lo­cuaz y siem­pre con al­go in­tere­san­te que con­tar, más de aque­lla épo­ca más ca­na­lla en la que dis­fru­ta­ba tan­to en­ci­ma co­mo fue­ra de la mo­to. «Ha vi­vi­do al má­xi­mo des­de to­dos los pun­tos de vis­ta y es­tá en el ADN de los Nieto». Ros­si, que cuen­ta con Pa­blo Nieto co­mo la re­fe­ren­cia de ges­tión de­por­ti­va de sus equi­pos en Mo­to2 y Mo­to3, ha te­ni­do siem­pre una gran sin­to­nía con su fa­mi­lia.

Re­co­rrió el mun­do im­pul­san­do a sus hi­jos Ge­le­te y Pa­blo pa­ra que triun­fa­sen co­mo pi­lo­tos, aun­que el pe­so del ape­lli­do siem­pre les ju­gó una ma­la pa­sa­da. Co­mo a su so­brino Fon­si. To­do mien­tras par­ti­ci­pa­ba en las re­trans­mi­sio­nes de la te­le­vi­sión, voz im­pres­cin­di­ble de un de­por­te con au­dien­cias mi­llo­na­rias.

Esa ve­na ca­na­lla la ali­men­tó siem­pre. «Lo más in­creí­ble de Ángel era su ener­gía a pe­sar de te­ner 70 años», con­si­de­ró Ros­si. Así lo sien­ten tam­bién pi­lo­tos más jó­ve­nes co­mo Marc Már­quez o Ma­ve­rick Vi­ña­les, que con­fe­só no ha­ber po­di­do aguan­tar su rit­mo el día en que se pro­cla­mó cam­peón de Mo­to3.

Ángel Nieto Rol­dán na­ció en Za­mo­ra un 25 de enero de 1947. Se lle­vó sie­te tí­tu­los mun­dia­les de 125cc y seis en 50cc (12+1), y se apun­tó 90 vic­to­rias en Gran­des Pre­mios. Un maes­tro, uno de los gran­des mi­tos del de­por­te español.

El ex­pi­lo­to, en una ima­gen to­ma­da en el 2013.

EFE

Ángel Nieto, en una fo­to de ar­chi­vo to­ma­da en 1975.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.