La Au­dien­cia no ve es­ta­fa en el ca­so de las ex­pro­pia­cio­nes del nu­do de Cu­rro

No obs­tan­te, los ma­gis­tra­dos con­de­nan al ti­tu­lar de la can­te­ra a cua­tro meses de cár­cel por frau­de fis­cal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

En la ex­pro­pia­ción de la can­te­ra Ári­dos de Cu­rro pa­ra cons­truir el ma­cro­nu­do en Ba­rro no exis­tió nin­gu­na es­ta­fa, tal y co­mo sos­te­nía la Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra, pe­ro sí un frau­de fis­cal. De es­te mo­do, la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra ha con­de­na­do a cua­tro meses de pri­sión, no­ve­cien­tos mil eu­ros de mul­ta y le res­trin­ge la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner sub­ven­cio­nes o ayu­das pú­bli­cas por un pe­río­do de dos años al em­pre­sa­rio Juan Luis Abal Pi­ñei­ro, ad­mi­nis­tra­dor úni­co de la ci­ta­da fir­ma, co­mo au­tor de un de­li­to con­tra la Ha­cien­da Pú­bli­ca. Es­te mis­mo car­go re­cae so­bre su com­pa­ñía, de tal mo­do que se le san­cio­na con dos­cien­tos mil eu­ros y la im­po­si­bi­li­dad de ob­te­ner sub­ven­cio­nes du­ran­te, tam­bién, dos años.

El mi­nis­te­rio pú­bli­co sen­tó en el ban­qui­llo, ade­más, al pe­ri­to que ta­só la sociedad pa­ra la Xun­ta en el mar­co del pro­ce­so ex­pro­pia­to­rio. En su ca­so, las ma­gis­tra­das de la sec­ción cuar­ta lo exo­ne­ran de cual­quier res­pon­sa- bi­li­dad pe­nal ba­jo la pre­mi­sa de que «no ha que­da­do de­mos­tra­do que el in­for­me de ta­sa­ción rea­li­za­do por el acu­sa­do sea si­quie­ra in­co­rrec­to, tan­to des­de la pers­pec­ti­va de los mé­to­dos uti­li­za­dos pa­ra la rea­li­za­ción de la ta­sa­ción, co­mo des­de las con­clu­sio­nes en sus va­lo­ra­cio­nes o que su­pere los már­ge­nes de dis­cre­cio­na­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va». De igual mo­do, en­tien­den que no ca­be «ha­blar de una con­ni­ven­cia en­tre el pe­ri­to con el otro acu­sa­do, el ex­pro­pia­do, con el fin de fi­jar un pre­cio desor­bi­ta­do, muy su­pe­rior al real, que per­mi­tie­ra per­pe­trar una con­duc­ta frau­du­len­ta, en­ga­ñan­do a la Ad­mi­nis­tra­ción».

En es­te pun­to, la Au­dien­cia re­se­ña que el úni­co da­to que apun­ta a un po­si­ble con­cier­to en­tre los acu­sa­dos es un co­rreo elec­tró­ni­co a la Fis­ca­lía General del Es­ta­do en el que se re­fe­ría que Abal Pi­ñe­ro «era pa­rien­te del en­ton­ces pre­si­den­te de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra —Ra­fael Lou­zán—, cu­ya in­ter­ven­ción en es­te pro­ce­so, des­de lue­go no fi­gu­ra». Pos­te­rior­men­te, du­ran­te la vis­ta oral ce­le­bra­da el pa­sa­do ma­yo, el au­tor de es­te co­rreo con­fe­só que «la re­fe­ren­cia que hi­zo cons­tar re­la­ti­va a la po­si­bi­li­dad de ob­ten­ción de ma­yor be­ne­fi­cio por ser fa­mi­liar del pre­si­den­te de la Dipu­tación es de su co­se­cha pro­pia, lo que nos lle­va a con­cluir que se tra­ta tan so­lo meras de con­je­tu­ras, ca­ren­tes de ba­se fác­ti­ca al­gu­na».

El tri­bu­nal re­se­ña que se tra­tó

de una ta­sa­ción com­ple­ja y que las dis­cre­pan­cias en­tre el in­for­me del pe­ri­to en­cau­sa­do y los de­sig­na­dos en el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial no de­ter­mi­nan una ac­tua­ción pe­nal. De he­cho, un re­pre­sen­tan­te de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca ve­ri­fi­có el ex­pe­dien­te ex­pro­pia­to­rio, mien­tras que el in­ge­nie­ro director del con­tra­to sub­ra­yó que «es di­fí­cil que se en­ga­ñe a la Xun­ta con una so­bre­va­lo­ra­ción».

En cuan­to al frau­de fis­cal, y da­do que la sen­ten­cia es re­cu­rri­ble an­te el Su­pre­mo, se in­ci­de en que el pro­pio em­pre­sa­rio re­co­no­ció que pre­sen­tó una de­cla­ra­ción com­ple­men­ta­ria al im­pues­to de So­cie­da­des del 2010, in­gre­san­do 372.571 eu­ros, así co­mo que, pos­te­rior­men­te, abo­nó otros 86.077 eu­ros por re­car­go e in­tere­ses. Se pre­ci­sa

que el 25 de fe­bre­ro del 2014, la Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra emi­te un de­cre­to pa­ra to­mar­le de­cla­ra­ción el 12 de mar­zo, es­cri­to que el em­pre­sa­rio re­ci­bió cua­ren­ta y ocho ho­ras des­pués de ha­ber­se tra­mi­ta­do, de tal mo­do que, dos días an­tes de acu­dir al edi­fi­cio ju­di­cial de A Par­da, pre­sen­tó la de­cla­ra­ción com­ple­men­ta­ria. «Cuan­do se efec­túa la re­gu­la­ri­za­ción ha pre­clui­do el pla­zo pa­ra aco­ger­se a tal po­si­bi­li­dad y la mis­ma ha de con­si­de­rar­se ex­tem­po­rá­nea».

Tras pre­ci­sar que exis­tió «áni­mo de­frau­da­to­rio o do­lo», las ma­gis­tra­das in­ci­den en que en la con­ta­bi­li­dad de la can­te­ra fi­gu­ra­ban dos ingresos, uno del 2009 y otro del 2010, que «no cons­tan en la co­rres­pon­dien­te de­cla­ra­ción de so­cie­da­des».

R. LEIRO

Abal Pi­ñei­ro, en el jui­cio ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.