«Atrás, atrás Juan, rá­pi­do, rá­pi­do»

Un in­cen­dio sin con­trol obli­gó a des­alo­jar va­rias ca­sas y a cor­tar la A-52 en Ve­rín. Allí, va­rios au­to­mo­vi­lis­tas se to­pa­ron con un mu­ro de fue­go y tu­vie­ron que re­tro­ce­der

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - CÁNDIDA AN­DA­LUZ

Un caos to­tal. El in­cen­dio que ayer por la tar­de se ini­ció en la pa­rro­quia de Vi­la­maior do Val, en el mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Ve­rín, aca­bó con­vir­tien­do la co­mar­ca en un au­tén­ti­co in­fierno. Que­da­rá en la re­ti­na de mu­chos ve­ci­nos. Y tam­bién del grupo Am­pa­ra­noia, que de ca­mino al fes­ti­val So­nRías Bai­xas se me­tió de lleno en­tre las lla­mas. Con­du­cían por la A-52, mi­nu­tos an­tes de que fue­ra cor­ta­da al trá­fi­co, y el fue­go lle­gó a cer­car su vehícu­lo. Lo de­ja­ron pa­ten­te en un ví­deo col­ga­do en su cuen­ta de Twit­ter: «Atrás Juan, rá­pi­do, rá­pi­do», gri­ta­ba la can­tan­te a su com­pa­ñe­ro en el mo­men­to en el que las lla­mas pasaron so­bre el co­che. En el ví­deo se ve có­mo se acer­can a una zo­na de in­ten­so hu­mo y có­mo de re­pen­te se ven me­ti­dos en me­dio de las lla­mas que cru­za­ban la ca­rre­te­ra. El fue­go se ini­ció a las cua­tro de la tar­de y el in­ten­so vien­to hi­zo que en po­cos mi­nu­tos se des­pla­za­ra has­ta la pa­rro­quia de Quei­ru­gás, si­tua­da a unos tres ki­ló­me­tros de la ca­pi­ta­li­dad del mu­ni­ci­pio. A par­tir de ahí el des­con­trol fue to­tal, por cul­pa de las ra­chas cam­bian­tes de vien­to. En po­cos mi­nu­tos hu­bo que cor­tar cua­tro ki­ló­me­tros de la N-525 en esta lo­ca­li­dad y eva­cuar a los ve­ci­nos que es­ta­ban más pró­xi­mos al fue­go de­cre­tán­do­se el ni­vel 2 de aler­ta que es­ta­ble­ce la Xun­ta

en el ca­so de que el fue­go pue­da afec­tar a la po­bla­ción y a bie­nes no fo­res­ta­les.

In­ten­so hu­mo

Des­de to­das las par­tes de la co­mar­ca se de­ja­ba ya ver una gran co­lum­na de hu­mo de un fue­go que fue cam­bian­do du­ran­te to­da la tar­de de­bi­do al vien­to, ori­gi­nan­do nue­vos fo­cos. Uno de ellos

se acer­có a la A-52 a las ocho de la tar­de, pa­só so­bre ella y obli­gó a cor­tar el trá­fi­co, de­jan­do in­co­mu­ni­ca­das va­rias zo­nas de la co­mar­ca. Y tam­bién, a las per­so­nas que allí se en­con­tra­ban, al no po­der des­viar­las a la N-525 que se­guía cor­ta­da por precaución. No so­lo re­sul­ta­ba pe­li­gro­so cru­zar la A-52 por el in­ten­so hu­mo, sino que las lla­mas atra­ve­sa­ron la vía, lle­gan­do in­clu­so a ser muy pe­li­gro­so pa­ra los con­duc­to­res que pasaron por la zo­na an­tes de que se es­ta­ble­cie­ra el con­trol del trá­fi­co.

Los que cir­cu­la­ban por la N-525 di­rec­ción Ou­ren­se que­da­ron du­ran­te va­rias ho­ras in­co­mu­ni­ca­dos,

ya que la úni­ca ma­ne­ra de po­der des­pla­zar­se era re­tro­ce­der has­ta A Gu­di­ña, 32 ki­ló­me­tros en di­rec­ción con­tra­ria, pa­ra co­ger otras vías. A las nue­ve de la no­che se pu­do abrir uno de los ca­rri­les de la A-52, en di­rec­ción a A Gu­di­ña aun­que se­guía cor­ta­do el de di­rec­ción Vigo. Has­ta la zo­na se des­pla­za­ron, lle­ga­da ya la no­che, miem­bros de la UME, des­pla­za­dos al lu­gar an­te el ries­go pa­ra los ve­ci­nos. Más de dos­cien­tas per­so­nas par­ti­ci­pa­ron du­ran­te to­da la tar­de en la lu­cha con­tra el fue­go. Al cie­rre de esta edi­ción ya ha­bían ar­di­do unas 400 hec­tá­reas y el in­cen­dio con­ti­nua­ba ac­ti­vo.

Al­gu­nas zo­nas de la co­mar­ca que­da­ron du­ran­te va­rias ho­ras in­co­mu­ni­ca­das

SAN­TI M. AMIL

Las lla­mas cru­za­ron la A-52, a la al­tu­ra de Ve­rín, y la au­to­vía fue cor­ta­da du­ran­te ho­ras.

El grupo Am­pa­ra­noia, en­tre las lla­mas. Se en­con­tra­ron el fue­go so­bre ellos cuan­do via­ja­ban por la A-52 ca­mino del fes­ti­val So­nRías Bai­xas. El sus­to que se lle­va­ron fue im­pre­sio­nan­te, so­bre to­do cuan­do vie­ron que las lla­mas lle­ga­ban al co­che. Lo gra­ba­ron to­do en un ví­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.