Dor­sal 46

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Relatos De Verán - ISAURO GONZÁLEZ GAR­CÍA 51 años. Qui­ro­ga. Téc­ni­co de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes

¡Te sa­ca 25 se­gun­dos! Le trans­mi­ten por el pin­ga­ni­llo. El ce­re­bro de Die­go res­ta esos 25 se­gun­dos de los 53 que tie­ne de ven­ta­ja so­bre su ri­val, el ale­mán Tau­lin, que aho­ra iba por de­lan­te de él en la subida a Al­to da Boi­moá. Re­te­ner al­guno de esos 28 se­gun­dos en los 10 km res­tan­tes de du­ra subida, con tra­mos del 17 %, mar­ca­ría la di­fe­ren­cia en­tre el triun­fo y el fra­ca­so de la tem­po­ra­da pa­ra el co­rre­dor gallego del Ti­nis­go­di Team.

«¡Va­mos gallego!», le gri­ta un afi­cio­na­do que co­rre en pa­ra­le­lo con él por su de­re­cha, mien­tras que por su iz­quier­da le re­ba­sa­ba una mo­to de la or­ga­ni­za­ción. Me­te un dien­te más, al­ter­na el pe­da­leo de pie y sen­ta­do. Die­go sa­be que su ri­val le es­tá res­tan­do más tiem­po. Y apa­re­cen sus enemi­gos men­ta­les, esos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que le in­va­den cuan­do re­cuer­da a Lu­cía, su ex, que lo de­jó meses atrás re­pro­chán­do­le que el ciclismo era más im­por­tan­te pa­ra él que su re­la­ción de pa­re­ja. Ella nun­ca en­ten­dió la pa­sión de Die­go por el ciclismo, ni cuan­do esta se con­vir­tió en su pro­fe­sión y me­dio de vi­da. Úl­ti­ma eta­pa de la Vuel­ta, y ahí es­tá, el dor­sal 46 y mai­llot ro­jo, Die­go González, blo­quea­do men­tal­men­te, y pe­da­lean­do por iner­cia.

¡Un mi­nu­to! El teu­tón le aven­ta­ja en 7 se­gun­dos, es lí­der vir­tual, res­tan más de 2 km, y la ca­den­cia de pe­da­leo de Die­go va de­cre­cien­do. Al sa­lir de una cur­va, sien­te có­mo una mano le da un em­pu­jón en la es­pal­da que, en lu­gar de ayu­dar­le, le des­equi­li­bra. Con una ma­nio­bra cir­cen­se evi­ta be­sar el ru­go­so as­fal­to. Re­cu­pe­ra­do el equi­li­brio, jun­to a la pancarta de 2 km es­cu­cha una voz que le re­sul­ta fa­mi­liar, y al gi­rar la ca­be­za atis­ba una jo­ven cu­ya ca­ra con ga­fas de sol le re­cuer­da a su año­ra­da Lu­cía. ¡Lu­cía! Sí, no hay du­das, es ella, la que nun­ca ha­bía ido a ver­lo a las ca­rre­ras, y hoy es­ta­ba pre­sen­cian­do su cal­va­rio. La jo­ven re­ti­ra sus ga­fas de sol y le lan­za un be­so. Un es­ca­lo­frío re­co­rre el cuer­po de Die­go. Se po­ne de pie so­bre su bi­ci, cam­bia desa­rro­llo, mue­ve con ra­bia la bi­ci de un la­do a otro. En­ca­ra los úl­ti­mos 200 me­tros de la lí­nea de me­ta pre­si­di­da por una pan­ta­lla con un cro­nó­me­tro que in­di­ca que ha­ce 40 se­gun­dos que ha lle­ga­do su ri­val. El dor­sal 46 cru­za la lí­nea de me­ta, y el cro­nó­me­tro se pa­ra en 52 se­gun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.