Una Ve­ne­cia iné­di­ta lle­na de co­lor y mú­si­ca

David Pin­tor su­ma ar­qui­tec­tu­ra, via­jes y di­bu­jo en un nuevo cua­derno, de­di­ca­do a la ciu­dad ita­lia­na

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - BORJA CA­SAL, X. F.

Con la in­ten­ción de unir la ar­qui­tec­tu­ra, los via­jes y el di­bu­jo —tres de sus pa­sio­nes—, David Pin­tor (A Co­ru­ña, 1975) vuel­ve a sa­car un li­bro de via­jes al es­ti­lo de sus an­te­ce­so­res: Com­pos­te­la, Lis­boa y Bar­ce­lo­na. Esta vez pre­sen­ta Ve­ne­zia —pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Ka­lan­dra­ka—, un re­co­rri­do por la ciu­dad ita­lia­na en el que los lec­to­res acom­pa­ña­rán a una es­pe­cie de al­ter ego del au­tor. Un ilus­tra­dor que se mue­ve en bi­ci­cle­ta por las ca­lles ve­ne­cia­nas y que, ade­más de cua­derno y lá­piz, lle­va con­si­go un vio­lín.

Pin­tor —que for­ma par­te del dúo de hu­mor gráfico Pin­to & Chin­to— no ofre­ce un sim­ple pa­seo tu­rís­ti­co, sino que pre­ten­de dar a co­no­cer aque­llos lu­ga­res en los que no re­pa­ran los tu­ris­tas. Esas pla­zas, esos ca­fés o esas fa­cha­das que pa­san inad­ver­ti­das pa­ra mu­chos. Tam­po­co fal­tan los ga­tos ca­lle­je­ros, tan ca­rac­te­rís­ti­cos de Ve­ne­cia co­mo las gón­do­las, y que tam­bién acom­pa­ña­ron a Cor­to Mal­tés —mí­ti­co per­so­na­je de có­mic— en al­gu­na de sus aven­tu­ras por la ciu­dad ita­lia­na.

El pro­ce­so crea­ti­vo co­mien­za con las fo­to­gra­fías que el au­tor to­ma du­ran­te el via­je. Des­pués se do­cu­men­ta con las his­to­rias de los si­tios que vi­si­ta y por úl­ti­mo in­clu­ye los ele­men­tos fan­tás­ti­cos. Se abs­trae y qui­ta lo que no le in­tere­sa. No hay co­ches ni tam­po­co gen­te.

Pin­tor pre­ten­de con­se­guir un ca­rác­ter atem­po­ral, así co­mo re­tra­tar la esen­cia de la ciu­dad. «No es un li­bro rea­lis­ta», di­ce, y ya avi­sa de que Ve­ne­zia bus­ca di­fe­ren­ciar­se de los cua­der­nos de via­jes más do­cu­men­ta­lis­tas. El co­lor es fun­da­men­tal pa­ra el au­tor, ya que, se­gún di­ce, ca­da rin­cón de Ve­ne­cia tie­ne sus to­nos, pe­ro tam­bién afir­ma que cam­bia los co­lo­res si es­tos no le con­ven­cen. Lo im­por­tan­te, con­clu­ye, no es «pin­tar lo que ves, sino lo que sien­tes, que es el ofi­cio del pin­tor».

Ve­ne­zia.

Vis­ta del cam­pa­ni­le de San Mar­cos, que apa­re­ce en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.