«Yo te quie­ro», «y yo a ti tam­bién»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo -

Son lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que, co­mo mu­cho, du­ran unos cin­co mi­nu­tos y que se pro­du­cen una vez a la se­ma­na, ca­da quin­ce días o ca­da mes, se­gún las ne­ce­si­da­des. Pue­de so­nar a in­sig­ni­fi­can­cia. Pe­ro esas lla­ma­das cam­bian la vi­da de mu­chos ma­yo­res so­li­ta­rios. ¿De qué se tra­ta? De un pro­gra­ma de Cruz Ro­ja que im­pli­ca que, des­de la se­de de Pon­te­ve­dra, se ha­ga un se­gui­mien­to te­le­fó­ni­co a un to­tal de 316 ma­yo­res de la co­mar­ca pon­te­ve­dre­sa que vi­ven so­los, con otros an­cia­nos o con fa­mi­lia­res que pa­san el día fue­ra. Los en­car­ga­dos del con­tac­to te­le­fó­ni­co son vo­lun­ta­rios que pre­gun­tan a los an­cia­nos por su sa­lud y com­prue­ban que to­do es­té yen­do bien. Si no­tan que es­tán en­fer­mos o de­tec­tan que no co­gen el te­lé­fono a la ho­ra a la que ha­bi­tual­men­te los lla­man, dan la aler­ta pa­ra que se com­prue­be qué ocu­rrió.

Na­da me­jor pa­ra en­ten­der el pro­gra­ma que ha­blar con una de las vo­lun­ta­rias. Es el ca­so de Ma­ría Ro­ca, que to­das las se­ma­nas se des­pla­za des­de Can­gas a Pon­te­ve­dra pa­ra ha­cer las lla­ma­das de ri­gor a «sus ma­yo­res», co­mo ella los lla­ma. Ma­ría in­di­ca que ella tie­ne ya asig­na­do un cu­po fi­jo de an­cia­nos, a los que lla­ma se­ma­na tras se­ma­na. Se ha­ce así pa­ra que ellos pue­dan co­ger con­fian­za con el vo­lun­ta­rio. ¿Qué les pre­gun­ta? ¿Qué le cuen­tan los ma­yo­res? «A ve­ces ca­si no pue­des ni em­pe­zar a ha­blar. Tie­nen mu­chí­si­mas ga­nas de con­tar­te co­sas y so­bre to­do de agra­de­cer­te que los lla­mes», di­ce Ma­ría Ro­sa y Ma­ría, que po­cos mi­nu­tos des­pués de co­no­cer­se ya se pro­fe­sa­ban ca­ri­ño.

con una enor­me son­ri­sa. Ex­pli­ca ella que hay un pro­to­co­lo a se­guir, unas pre­gun­tas de ri­gor pa­ra sa­ber si el ma­yor en cues­tión es­tá bien: «Se le pre­gun­ta có­mo es­tá, có­mo fue la se­ma­na y aho­ra en ve­rano se in­sis­te mu­cho en que de­ben co­mer co­sas hi­dra­tan­tes y, so­bre to­do, no de­jar de be­ber agua. Ellos mu­chas ve­ces te di­cen que es­tán inape­ten­tes y en­ton­ces le re­cuer­das que aun­que no ten­gan ga­nas tie­nen que be­ber agua e in­ten­tar co­mer al­go».

Ma­ría Ro­ca tie­ne un enor­me sa­co de anéc­do­tas de sus lla­ma­das. A ve­ces le ocu­rren si­tua­cio­nes cu­rio­sas, co­mo cuan­do una mu­jer de avan­za­da edad, ca­si cen­te­na­ria, le di­jo que su hi­ja no po­día cui­dar­la por­que ya era ma­yor tam­bién y su sa­lud era peor que la de ella. «Te das cuen­ta de que hay per­so­nas muy ma­yo­res con hi­jos que tam­bién tie­nen ya mu­chos acha­ques en­ci­ma», se­ña­la la vo­lun­ta­ria.

Nor­mal­men­te, los ma­yo­res a los que se les ha­ce se­gui­mien­to no le ponen ca­ra a sus án­ge­les te­le­fó­ni­cos, esos que los lla­man pa­ra ver có­mo es­tán. Pe­ro ayer se pro­du­jo una ex­cep­ción. Ro­sa, una sep­tua­ge­na­ria pon­te­ve­dre­sa que ade­más de re­ci­bir lla­ma­das de la en­ti­dad acu­de a dis­tin­tos ta­lle­res de Cruz Ro­ja, co­no­ció a la vo­lun­ta­ria Ma­ría. La com­pli­ci­dad fue to­tal des­de el mi­nu­to ce­ro. Ma­ría le con­tó que ella, ade­más de ha­cer lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, im­par­te un ta­ller de me­mo­ria, y le pi­dió a Ro­sa que se su­me. La mu­jer le de­jó cla­ro que no fal­ta­rá. «Yo te quie­ro, te quie­ro, y te quie­ro tam­bién en mi ta­ller», le di­jo Ma­ría. «Y yo a ti tam­bién te quie­ro», le res­pon­dió Ro­sa, que tie­ne una de esas ri­sas con­ta­gio­sas que ale­gran el día a cual­quie­ra.

Ro­sa no vi­ve exac­ta­men­te so­la. Com­par­te un pi­so en Pon­te­ve­dra y tam­bién re­si­de cer­ca su hi­jo, pe­ro re­co­no­ce que sí pasa mo­men­tos so­la y que le en­can­ta re­ci­bir las lla­ma­das de la vo­lun­ta­ria: «El úni­co pro­ble­ma pue­de ser que no oi­ga el te­lé­fono. Pe­ro en cuan­to veo que me lla­ma un nú­me­ro lar­go ya sé que es Cruz Ro­ja y me pon­go muy con­ten­ta», ex­pli­ca. La mu­jer cuen­ta que tam­bién acu­de a dis­tin­tas cla­ses en la en­ti­dad: «Me en­can­ta so­bre to­do pin­tar cua­dros», di­ce con una so­no­ra car­ca­ja­da. Ma­ría, la vo­lun­ta­ria, re­pa­ra en que Ro­sa es­tá fe­liz. Y ella sen­ten­cia: «Con la tris­te­za no se va a nin­gu­na par­te, yo eso ya lo apren­dí».

NOEMI PAR­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.